Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
avances
Trackmania

Trackmania - Vuelta de calentamiento

Aún quedan varias semanas para que se estrene, pero ya lo hemos probado para coger la sensibilidad al volante.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Toca volver a ponerse en modo piloto de Trackmania. Esta veterana franquicia de la conducción local y vertiginosa vuelve a través de una entrega en la que Nadeo ha decidido apostar todo al PC. Lo que no cambia es la apuesta por el DIY, por conservar y ampliar esa comunidad voluntariosa y autónoma que no para de crear sus propios circuitos con los que retar a sus vecinos digitales.

A estas alturas, la mayoría de la gente sabe de lo que va esta serie, pero siempre hay recién llegados que deben saber los pilares básicos de Trackmania. Nadeo hace juegos en los que solo importan el vehículo y el trazado. Aquí no hay ni marcas prestigiosas cuyos vehículos son recreados al detalle ni un taller en el que tunear y decorar, ni conducción hiperrealista en la que importa hasta el desgaste de las gomas. Ni siquiera está el típico modo historia o carrera en el que ir progresando de la mano de un piloto. Todo eso se queda fuera a cambio de un editor de niveles para todos, facilidades para compartir y carreras para sacar las mejores marcas y récords.

Esta nueva entrega, que recupera el nombre original y sin apellidos, va de cara. Desde el mismo menú de juego no te dice si quieres intentarlo al fallar, te invita a "mejorar", a recordar un segundo o dos. También es directo en el control, pues aquí te pasas la mayor parte del tiempo acelerando y frenando antes de las curvas, pegando tumbos al stick para pasar por sus bruscos slaloms y chicanes sin perder velocidad. Por supuesto, es más fácil decirlo que conseguirlo.

La superficie sobre la que toca correr es tan importante como en los simracers. Además de las pistas típicas de la serie Trackmania, el estudio ha añadido algunas sobre hielo o sobre barro. No son los únicos elementos ambientales a tener en cuenta, porque hay portales que alteran el estado del coche al pasar por ellos, puede que con aceleración o con frenado. La intención es que el jugador no pueda alcanzar un estado de calma o relajación, que no se acabe de sentir cómodo.

Trackmania

Incluso si todas estas variantes que afectan sobre la marcha se quedan a un lado, la carretera tarda poco en abandonar el estilo realista a base de construcciones diseñadas para impactar y anonadar. Quienes hayan probado las últimas entregas, como por ejemplo Trackmania Turbo, se pueden hacer una idea rápidamente acerca de qué significa esa descripción. A unos metros (o kilómetros, a saber a esta velocidad) sobre un escenario básico y corriente le puede seguir una secuencia de curvas en ese sobre pista helada que más bien parecen un circuito de bobsleigh. Ahora toca meter en la ecuación rampas, saltos y unos peraltes que provocarían vértigos a cualquier piloto profesional, y ya queda completa esta experiencia que no ofrece ninguna de las franquicias de conducción de renombre.

Sonará raro, pero ya en estas primeras vueltas nos hemos reencontrado con la diversión de siempre. Desde luego, para empezar hay que tomar el asiento de un piloto de arcade, no de simulador. Nadeo apenas se esfuerza en destapar lo que de verdad importan al afrontar estas carreras: que su fórmula son tres partes de velocidad y una de puzles. Es semejante a lo que ocurre con Trials, pero a cuatro ruedas en vez de dos. Puedes pasártelo sin ser un experto, pero para dominarlo hay que pensar, no basta con tener buena capacidad de pilotaje. Esta versión de acceso anticipado que hemos probado ya propone varios retos sobre distintas superficies, para poco después empezar a combinarlos todos y a complicar la vida.

La intensidad se multiplica cuando lo único que ves es que los elementos se precipitan frontalmente contra ti, que es lo que ocurre cuando aprietas el botón del turbo. No llega al extremo de Wipeout, pero se queda cerca. Al mezclar su velocidad con los elementos ambientales de las pistas provoca unos cambios de tercio muy impactantes en cuestión de segundos. Los circuitos que hemos visto no están pensados para ir con el acelerador pisado constantemente, hay que usar el freno y tomar precauciones para no irse al abismo.

Trackmania

Decíamos antes que en este videojuego no hay licencia, marcas o recreaciones al detalles de los mejores bólidos del mercado y de la competición, y se repite si hace falta. Ni tampoco un espacio en el que personalizar los coches, ya sea en diseño o en gameplay. Todos los que hay son iguales porque esto no va de qué conduces, sino de cómo lo haces. Es importante tenerlo claro.

Una vez que ya has dado cuenta de todas las pistas incluidas y te has colgado tus medallas de oro, plata y bronce, empieza Trackmania. La vida de este título está en su editor, en el que puedes hacer cualquier tipo de pista con los mismos elementos que ha usado el equipo creativo. Hemos mencionado que esas puertas con efectos antes y hay alguna más que aún no nos hemos encontrado, como una que deja el coche "frágil". En esta ocasión no hemos podido investigar mucho, así que os hablaremos de ello más adelante, pero vale la pena mencionar que es accesible y fácil de usar.

Crear y compartir es la esencia para que estos títulos funcionen bien y al nuevo Trackmania le va la vida en ello. De momento hemos sido capaces de tomar el pulso a su conducción y a sus retos, y el resto llega a partir del 1 de julio.

Trackmania

Contenido relacionado



Cargando más contenido