Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

Análisis de Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

No falla. Se estrena una película de robots gigantes y un poco antes tenemos el juego. Desgraciadamente, tampoco falla en la insufrible tradición de este subgénero (el de las adaptaciones) de ofrecer trabajos mediocres.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

High Moon Studios hizo un gran trabajo con Cybertron Wars, desarrollando un juego muy interesante con un online entretenido y que gustó mucho a los jugadores. Uno esperaría que su siguiente juego, y más aún cuando se basa en la misma franquicia, seguiría el mismo camino, pero la maldición de las adaptaciones cinematográficas ha hecho presencia y ha convertido una jugosa licencia en una piedra en el zapato.

El Lado Oscuro de la Luna no es una adaptación propiamente dicha a lo que veremos en la gran pantalla, sino una suerte de prólogo que nos relatará cómo se llega a los acontecimientos que veremos en los cines. Está presente todo lo que un principio desearían los aficionados: Autobots, Decepticons, nuevos integrantes de cada bando, un Starscream mezquino, un Optimus Prime vitaminado y mucho energón. La teoría está presente, pero la ejecución es pobre y la puesta en escena, más bien cutre.

Hay una clara diferencia entre el modelado de los protagonistas respecto a los enemigos y el entorno, muchísimo más detallados, aunque tampoco son nada del otro mundo. Las texturas en general son extremadamente simples y poco trabajadas, dándole al juego un aspecto poco lucido y, por qué no decirlo, con sensación de dejadez. Por supuesto, esta laxitud visual no es óbice para que haya tirones de framerate cuando la pantalla presente a muchos enemigos.

El sonido podría destacar, incluso ser bueno, ya que los efectos y la banda sonora son los de la película, pero por algún motivo que se nos escapa, el doblaje español va a su aire y las voces no se corresponden con las de la película (cosa que no ocurre en inglés, con un Peter Cullen soberbio, como siempre). El resultado son voces anodinas, sin ningún tipo de interés, que más parece que están leyendo el prospecto de unas aspirinas que interpretando a robots gigantes involucrados en una guerra milenaria.

Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

Básicamente estamos frente a un título de abrirse paso a tiro limpio, de uno contra el mundo. Avanzamos un poquito y tiroteo, avanzamos otro poquito y algo más de tiroteo. Un pequeño nivel de infiltración y de vuelta a pegar tiros como locos. Eso sí, podremos aniquilar a la facción contraria de dos formas: como robots o como vehículos. Para este fin se ha habilitado una nueva transformación, la Stealth Form (forma de camuflaje) en la que gozaremos el blindaje superior de nuestra forma de vehículo, pero con un arsenal de mayor contundencia, tanto, que muchas veces es absurdo escoger la forma humanoide para evolucionar en el juego.

En estos tiroteos se nos recuerda constantemente la necesidad de buscar cobertura en medio de los enfrentamientos, pero sin darnos ninguna herramienta para ello, como ocurre en Gears of War o Vanquish. Deberemos confiar en nuestra movilidad y en saber utilizar los parapetos y las columnas. Sin embargo, al juego le encanta ponernos en zonas de aniquilación (rodeados de enemigos con la ventaja de la altura) y si jugamos en el nivel de dificultad difícil podemos sufrir bastante en determinadas situaciones.

Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

De vez en cuando también tendremos que recurrir a nuestra forma de vehículo para recorrer grandes distancias en un tiempo determinado (incluso hay un nivel de shooter aéreo) en el que lo que prima es el control, derrapar en las curvas y saltar obstáculos. Sin embargo, el control es muy tosco y la física del coche es manifiestamente mejorable, cayendo siempre de pie y chocando contra muros invisibles.
Y una vez que ya hemos luchado contra el último enemigo final y hecho que los Decepticons pongan los pies en polvorosa (aunque con final abierto, que hay que ir al cine a ver qué pasa) los alicientes para continuar jugando son más bien escasos. El modo de un jugador es muy, muy limitado, con un modo campaña que dura unas cinco horas (en difícil, en normal la mitad) y con pocos alicientes para jugar una segunda vuelta (algún logro basado en la puntuación y poco más). El multijugador es algo más entretenido, pero aún así no llega a las cotas de diversión de Cybertron Wars y aburre pronto.

Un juego visualmente muy mejorable, con un sistema de juego que flaquea en el control y en el diseño de los niveles y que se hace absurdamente corto. Ni siquiera el online será capaz de arrancarnos muchas más horas de diversión de lo que hace el modo campaña. Lo mejor sería el apartado sonoro, pero en español el doblaje es bastante mediocre (no así el inglés) y desmerece una gran banda sonora.

Transformers: El Lado Oscuro de la Luna
Transformers: El Lado Oscuro de la Luna

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
04 Gamereactor España
4 / 10
+
Intenta introducir variedad en su desarrollo, aunque es torpe en las formas. La banda sonora es la de la película y el doblaje original es genial.
-
Texturas y modelados muy pobres e inestabilidad de fps. Es fácil que te quedes vendido a la primera de cambio en medio de un tiroteo por culpa de un sistema de coberturas inexistente.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Segunda opinión

(Versión Nintendo 3DS, comentario de David Vicente)
Transformers: El Lado Oscuro de la Luna: Stealth Force Edition para Nintendo 3DS es una versión alternativa a las de Wii, PlayStation 3 y Xbox 360. Con la misión de derrotar a Megatron y Soundwave, Optimus Prime y compañía plantarán cara nuevamente a los Decepticons, en diversos escenarios como el desierto siberiano o la ciudad de Nueva York. El juego en sí es muy malo, gráficamente anticuado, digno de la primera hornada de PSP, repetitivo hasta la saciedad y corto, muy corto, con tan sólo 18 misiones y un único modo. Por si fuera poco, limita a utilizar sólo a los Transformers en su modo coche y Stealth Force. En conclusión, por muy escaso que te parezca el catálogo de Nintendo 3DS, huye de esta cosa llamada Transformers. 4/10

Contenido relacionado



Cargando más contenido