Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
avances
Travis Strikes Again: No More Heroes

Travis Strikes Again: No More Heroes - impresiones

A un mes de su estreno, tenemos una última cita con Travis Tochdown y con Goichi Suda.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Goichi Suda, o SUDA51 como se hace llamar, tiene una larga historia en los videojuegos, pero ninguno de sus protagonistas es tan popular como el vacilón Travis Touchdown. No More Heroes se estrenó en 2011 para poner la popular y a la vez un tanto impopular Wii (entre un cierto grupo de jugadores) en un escalón de autoestima diferente. Un juego con defectos, pero sensacional por sus rarezas, su estilazo y sus personajes. Tuvo una secuela, mejor en calidad pero sin tanto impacto, y quedó aparcado a pesar de las peticiones de sus fans.

Con Nintendo de vuelta a la gloria gracias a Switch, Suda ha decidido rescatar esta franquicia. No es No More Heroes 3, pero tiene espadas láser, conversaciones ágiles y papel higiénico. Es Travis Strikes Again: No More Heroes, un proyecto indie que se considera a su vez homenaje a los clásicos. Un juego de juegos que conserva toda la explosividad que recordamos y que por fin hemos podido probar.

Mucho ruido y mucho color desde el mismo inicio. La primera media hora que jugamos fue como una borrachera de cultura pop y referencias indie, esparcidas por todos lados. Desde la intro clásica de Sega a la escena de Terminator con Arnie desnudo. Es tan directo y descarado que no tiene nada que envidiar a Hotline Miami. Y el hecho de que el guión te meta directamente dentro de unos videojuegos hace que todo sea aún más extraño y fascinante, rompiendo la cuarta pared con asiduidad por las ganas del desarrollador de contactar directamente con el jugador.

El resultado es que acabo rebasando por varios lados la delgada línea que separa la ironía de la metedura de pata, el chiste de la desbarrada y que no tiene miedo a entrar en el terreno de la vergüenza ajena. Travis y compañía se jactan a menudo de ser unos jugones, y repiten que si no eres un auténtico gamer no vas a ser capaz de superar las pantallas que te proponen. Hay unas cuantas malas palabras y chistes escatológicos (vuelve la escena de guardar en el WC), y también momentos en los que se les va de las manos.

Travis Strikes Again: No More Heroes

Con lo que hemos jugado no podemos decir muy claramente de qué va el guión, porque la parte narrativa pasó como un rayo por nuestras narices, como esas experiencias cercanas a la muerte de las películas. Lo que os podemos contar es que Travis ha vuelto triunfante y que está dentro de un mundo de videojuegos. El máster habla contigo y te guía por el tutorial al principio, unos niveles beat'em up en los que lo único que tienes que hacer es avanzar rápido haciendo lo que te mande.

Utiliza la mezcla tradicional de ataque fuerte y ataque débil para hacer combos cuerpo a cuerpo, que pueden crecer haciendo buen uso del salto y de la carrera. Hay enemigos a los que hay que pegar una buena paliza y otros más normalitos de relleno, pero en caso de que la cosa se empiece a complicar, Travis conserva el recurso del ataque especial, asignado al botón R. A medida que avanza la partida, el personaje va desbloqueando habilidades, asignadas al botón L. Nos dio tiempo a ver dos, una para lanzar al rival con fuerza y otra de tirar proyectiles en un área amplia para golpear a varios a la vez.

Al tipo que se atrevió a meter en un juego eso de utilizar el Wiimote -que usaban las abuelas para jugar a Wii Sports- imitando el gesto de la masturbación para recargar una espada, no se le iba a pasar por alto el sensor de movimiento del Joy-Con. De momento, sin innovación, pues lo que hemos visto es exactamente igual que siempre: Travis tiene que recargar su la energía de su beam katana agitando el mando.

Travis Strikes Again: No More HeroesTravis Strikes Again: No More Heroes

El formato de este juego es cámara aérea un poquito inclinada, que te va siguiendo por pasillos que se estrechan y se ensanchan a medida que te cruzas con una nueva oleada de enemigos. También hay algún puzlecito sencillito, algún mecanismo que accionar, pero no tiene pinta de que vaya a ser un elemento importante del gameplay. Nos gustó encontrarnos con tantos tipos de malos en tan pocos metros, cada uno con una particularidad a tener en cuenta (como uno explosivo) y esperamos que esa sea la tónica general. Porque, al fin y al cabo, este es solo uno de los seis tipos de experiencias incluidas en el título, así que apunta a variedad a raudales.

Lo que más disfrutamos de toda esta escabechina de combates fue la sensación de compostura que transmiten los ataques. En los vídeos parecía repetitivo, sin embargo engancha mucho ir abriéndose paso entre todos esos adversarios cambiantes golpe a golpe. Y eso nos lleva a la segunda parte. A ese todo de neón que lo envuelve visualmente, que te hace creer que estás jugando a un clásico o a una recreativa, aunque sea con sus propias rarezas.

Con toda la confusión que pretende y consigue provocar en la primera toma de contacto, al final el gusto que te deja Travis Strikes Again es bueno por el simple motivo de que es divertido. Y eso que solo nos dio tiempo a probar el tutorial de uno de los seis juegos que hay en esta vieja consola que tiene en su caravana. Nos dejó sorprendidos lo que Suda y su equipo han creado, y eso que para él era solo un proyecto indie de menor calado. Color, intensidad y locura al más puro estilo No More Heroes, y ya estamos deseando poder tener la versión final para ver cómo son todos esos otros juegos que guarda en secreto.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Travis Strikes Again: No More HeroesTravis Strikes Again: No More HeroesTravis Strikes Again: No More Heroes