Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Trials of Mana

Análisis de Trials of Mana

Otro remake de un precioso y clásico J-RPG llega esta vez a Nintendo Switch, PS4 y PC. ¿Sujeta la nostalgia el paso de los años?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Con la llegada de Final Fantasy VII: Remake ha resurgido la polémica sobre el enfoque y el contenido de los remakes de los clásicos. Los fans más ortodoxos se quejarán por cada cambio o nuevo hilo que se introduzca en los títulos que tanto les gustan, mientras que otros consideran que los remakes deberían redefinir el título, asumir riesgos e innovar, incluso aunque a algunos jugadores no les guste. Mientras la séptima edición de Final Fantasy se ha decantado por su propio camino, los creadores de la nueva versión de Trials of Mana decidieron copiar a su precursor de la manera más fiel posible, pero en este caso esa opción no ha sido la mejor.

No obstante, vayamos por partes. ¿Qué es la franquicia Mana? Bajo este nombre (cuya versión japonesa se conoce como Seiken Densetsu) se esconde una marca JRPG reconocida como un clásico de culto. Sus mejores entregas son Secret of Mana y Trials of Mana, que se remonta a la época de Super Nintendo, y su último lanzamiento ha sido el remake de este último.

Los autores del proyecto intentaron reflejar el contenido original, y en muchos aspectos nos han sorprendido. Si comparamos los mapas, los héroes o incluso peleas contra jefes con sus predecesores no cabe duda de que han mejorado. Sin embargo, exceptuando estas buenas adaptaciones del contenido, el remake también ha heredado los defectos del original, que no eran pocos. No solo incorpora los elementos que nos encantaron del original, sino todos aquellos que no encajan con los estándares de hoy en día. Por si fuera poco, obviando las escenas clave, se notan las consecuencias de un bajo presupuesto. Por ejemplo, algunas de las escenas que recordamos de la versión original como divertidas y bonitas, en el remake dan la sensación de ser infantiles e incluso absurdas.

Trials of Mana

Trials of Mana se diferencia de otros juegos del género porque al principio elegiremos la composición definitiva de nuestro equipo. Podemos elegir a tres de entre seis héroes, el primer personaje que elijamos será nuestro protagonista y, los otros dos, sus compañeros. Este es el inicio de la maravillosa aventura que se avecina, una historia que nosotros mismos escribiremos, ya que dependiendo de los personajes que elijamos, los diálogos, relaciones y escenas serán diferentes.

No obstante, menos las introducciones de dos o tal vez tres personajes, el resto son muy poco interesantes y es más probable que nos provoquen un gesto de indiferencia que una sonrisa. Así pues, para probar las diferencias entre las variantes del equipo, completamos los prólogos de cada una de ellas. Debemos decir que por más que lo intentamos, nos rendimos ante la historia de Riesz, cuya única motivación es encontrar a su hermano. No es que este motivo esté mal planteado, todo lo contrario, pero el prólogo en sí mismo no nos hizo pensar otra cosa que simplemente se trataba de una dulce niñita rubia que no hace mucho más productivo que mirar fijamente con sus ojazos azules. Hoy en día, el planteamiento de este personaje no está a la altura y es casi un insulto.

Lo más curioso es que la mayoría de los problemas de la historia no son el resultado de una mala elaboración, sino de la incorporación y transferencia de las escenas individuales a un motor completamente nuevo. Los nuevos modelos de los personajes son más naturales y humanizados, pero no encajan con los cuadros de diálogos ni con las escenas, por mucho que pretendan que se asemeje al original. Ya deberíamos haber superado la época en la que los cambios relevantes de la historia surgían porque sí o en la que cuando la trama se congelaba y no había nada que la sacara adelante, de repente aparecía un cañón que simplemente llevaba a los personajes hacia el otro continente o una especie de tortuga gigante decidía llevarlos a través del océano en su espalda. Los jugadores pueden llegar a ignorar muchas de estas características de los JRPG, pero es muy difícil ignorar la gran cantidad de increíbles coincidencias y las acciones excesivamente forzadas (y repetitivas en exceso) de Trials of Mana.

Así pues, lo que una vez nos pareció inolvidable, hoy en día puede parecer una solución ordinaria, rebuscada o banal. Es una pena que los creadores ni siquiera intentasen introducir alguna novedad en el juego. Salta a la vista que tenían miedo de trasladar la aventura a la actualidad con algo más que no fuera mejorar la ambientación o los gráficos, y en muchas ocasiones ni siquiera estos aspectos se libran.

Trials of ManaTrials of ManaTrials of ManaTrials of Mana

Sí, es evidente que los seis personajes principales están muy bien hechos, y la voz acaba siendo la guinda del pastel para dejarnos mucho más clara la personalidad de cada personaje y los lugares por los que son bonitos y acogedores, pero en seguida se nota que el mundo de Trials of Mana, por desgracia, se queda muy vacío. Ni siquiera hay rastro de la diversidad arquitectónica que ya en su día necesitaba el original. Vayamos a la zona que vayamos, ya sea la caballerosa Valsena o la ciudad portuaria de Beiser, todas parecen iguales, y ya no solo la zona, sino los lugareños. Es imposible no darse cuenta e ignorar que los PNJ son los mismos y los van incorporando en todas las zonas, de hecho, a veces hemos llegado a ver a más de dos personajes iguales juntos. Puede que hasta los vendedores bailarines que encontramos en todas las tiendas les hagan gracia a los fans, pero es imposible que todo el mundo lo pase por alto.

Además, alguna vez nos hemos encontrado con un barco fantasma o un pueblo en el desierto, cuyos habitantes (y comerciantes, claro está), son los mismos monstruos con los que habíamos luchado hacía tan solo unos minutos. Ni siquiera se han molestado en cambiar a estos personajes lo más mínimo, por lo que esto hace que la idea de visitar otro asentamiento nos provoque más repulsión que emoción.

Y esto no es todo, hacía mucho que no veíamos tan poca diversidad de enemigos a los que enfrentarnos. A diferencia de Final Fantasy 7 Remake, Trials of Mana no se ha molestado en ampliar la diversidad de enemigos. Nos encontramos con los mismos monstruos tanto en las cimas de los volcanes como en las verdes praderas, sin ninguna variación de color si quiera para adaptarse a las diferentes ambientaciones, lo que demuestra que no se han preocupado nada más de lo estrictamente necesario.

Sin embargo, a pesar de todos estos aspectos negativos, Trials of Mana todavía tiene algo de esa... magia primitiva, un innegable encanto. Nos lo pasamos sorprendentemente bien jugándolo, seguramente gracias al sistema de combate accesible para prácticamente todo el mundo y la maravillosa banda sonora que, por cierto, podemos elegir entre la composición original o la modificada, igual que en el remaster de Final Fantasy X. Muchas veces no éramos capaces de decidir qué versión nos gustaba más, las dos son igual de buenas.

Trials of Mana

También debemos destacar el interesante cambio en la mejora de personajes, ahora el aumento de los atributos individuales no solo define las estadísticas sino que también afecta a las habilidades únicas, e incluso determina el acceso a diferentes hechizos mágicos. Aunque se trata de un buen cambio, puede parecer algo anticuado, ya que obliga al jugador a planificar mejor la distribución de los puntos, y esta característica se ha quedado algo obsoleta en los últimos títulos del género. Por ejemplo, para que una hechicera como Angela pueda utilizar la magia de fuego, tenemos que invertir la mayoría de puntos que tanto nos ha costado conseguir en su fuerza, ya que es la estadística que se vinculó al fuego. Así pues, aunque disfrutamos planificando nuestra composición, no nos acabó gustando demasiado esta solución.

Por otra parte, una de las mejores innovaciones ha sido el sistema de promoción de los héroes para acceder a las clases más fuertes, cuya elección puede afectar drásticamente al desarrollo del juego. Al alcanzar el nivel dieciocho y más tarde el treinta, cada personaje podrá presentarse a la promoción de uno de los dos caminos de su árbol de clases. Para hacerlo más complicado, a cada uno de ellos se le asigna un valor, luz u oscuridad. Duran, quien enseguida se convirtió en nuestro favorito, podía convertirse en un brillante caballero o un agresivo gladiador, y solo podíamos elegir una opción. Además, al decidir la nueva clase debemos tener en cuenta el papel que cada personaje desempeña en la partida. Por suerte no hay nada que nos impida experimentar, así que podemos decantarnos por el camino de la luz y más tarde adentrarnos al lado oscuro, y el resultado puede ser realmente sorprendente.

Trials of ManaTrials of ManaTrials of ManaTrials of Mana

Trials of Mana 2020 es un juego que atrae a los fans veteranos de los clásicos del género o a aquellos que añoran el pasado, pero sobre todo a aquellos que son capaces de soportar los cambios y defectos que, teniendo en cuenta la incorporación de motores modernos y las altas expectativas, podían haber estado mejor. La fiel transición del juego a la una versión moderna tiene puntos a su favor, como la nostalgia incomparable que transmite, y aquí el remake cumple de sobra su función. Sin embargo, al viajar por la nueva versión del mundo de Mana nos encontramos más desperfectos de lo que nos gustaría. Además, al dirigirse a una audiencia moderna y no contar con un gran presupuesto, cuesta ver los aspectos positivos, y es que el sistema de combate no podía ser el salvavidas del resto de carencias.

Así pues, está claro que es un buen título, pero no mucho más. Es imposible alabar el mundo de Mana simplemente por la nostalgia, por muy maravilloso que fuese. Un juego tan clásico como este merecía mucho más esfuerzo y dedicación y, en nuestra opinión, el resultado siempre es mucho mejor cuando los creadores se atreven a incluir novedades y trabajan para adaptar su trabajo a la audiencia moderna a la que se dirigen. Si se trabaja con este enfoque y esa intención, los jugadores pueden tener la oportunidad de redescubrir el título, aunque el equipo se arriesgue a que algunas partes no gusten tanto. Lamentablemente, Trials of Mana no tiene nada nuevo que ofrecer ni que sorprenda de manera positiva a nadie.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Recreación de las escenas clave del original. Modelos más definidos y bonitos. Formación de un equipo desde el principio. Sistema de combate accesible y desarrollo interesante de los personajes. Buen audio y selección entre doblaje inglés y japonés.
-
Largas esperas al cargar los mapas. Soluciones insulsas e infantiles para la historia. Falta de variedad en el mundo. Enemigos y PNJ repetitivos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Trials of ManaScore

Trials of Mana

ANÁLISIS. Autor: Paweł Matyjewicz

Otro remake de un precioso y clásico J-RPG llega esta vez a Nintendo Switch, PS4 y PC. ¿Sujeta la nostalgia el paso de los años?



Cargando más contenido