Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Tropico 6

Análisis de Tropico 6

El Presidente está muy empachoso.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Soportar durante muchos, muchos años y seis títulos las explotaciones de El Presidente en el paraíso tropical podría ser algo excesivo. Es posible que uno de los indicios de que la saga está quemada (no se echaron la suficiente protección) sea el cambio de estudio, de Haemimont Games a Limbic Entertainment. Pero aún queda algo de provecho a pesar del desgaste, aunque para los veteranos de la serie el juego será muy parecido a los anteriores.

Para quienes no tengan ni idea de qué va el asunto, Tropico es un juego en el que construir ciudades en un ambiente tropical de "república bananera" y tú eres El Presidente. Las tareas diarias incluyen la instalación de granjas, plantas de proceso, nuevas viviendas para la población y todo tipo de infraestructuras y formas de entretenimiento. Los diversos mecanismos políticos para asegurarte la reelección son únicos, tienes que hace que los disidentes sufran "accidentes desafortunados" y cosas así. La serie eleva los clichés al máximo nivel en este sentido. Deberás equilibrar los presupuestos, las cuentas en Suiza, la felicidad de la población o los grupos internos como los comunistas y capitalistas mientras que las potencias rivales te intentan torcer los planes. Tienes que acostumbrarte a esto, sobre todo porque esta sexta entrega no se queda corta y trae todo lo de las anteriores y más.

Tropico 6

Esta vez no hay una gran campaña, sino más bien una selección de escenarios con narrativas y objetivos únicos y distintos que van desde la gestión de las cárceles a la logística y la diplomacia. Las islas solitarias han crecido y ahora son archipiélagos enteros, los que hace que el énfasis en el transporte público y la logística en general sea mayor. Esto implica nuevas líneas de autobuses, túneles y puentes que ayuden a la gente a desplazarse de su casa al trabajo. Para aquellos que hayan probado Cities: Skylines estas opciones no serán nada del otro mundo, pero es agradable verlas como parte de la planificación urbana. Sin embargo, los mapas y las poblaciones más grandes son bastante difíciles de controlar, y la micro gestión de estructuras individuales y de los individuos es casi imposible al principio del juego. Este crecimiento no parece encajar muy bien con las opciones de gestión de personajes que el juego sigue ofreciendo.

Entre algunas de las nuevas características encontramos la posibilidad de decorar el palacio (está bien, pero son cambios meramente estéticos), hacer discursos electorales para ganar la confianza de la gente, un nuevo sistema de investigación para desbloquear los edificios y sus opciones de personalización y la posibilidad de poder robar maravillas del mundo para usarlas como atracciones turísticas. Esto último nos dejó algo desconcertados, ya que se sale de lo totalitario y parece ser de otro juego. Añaden beneficios al gameplay y aumentan el turismo, pero no acaban de encajar.

La versión de la review no era la definitiva, por lo que algunos de los problemas técnicos los podrán resolver. La construcción de carreteras daba bastantes problemas en zonas estrechas, el espacio debería haber sido más que suficiente pero la herramienta era algo tosca y no permitía escoger los puntos de llegada y de partida. Algunos acontecimientos se repetían una y otra vez, lo que parecía un descuido o un bug.

Tropico 6

El nuevo Tropico está muy bien visualmente, tiene mares azules y paisajes exuberantes que cambian de un mapa a otro. Los cambios de escenario de selvas tropicales a islas desérticas y áridas son bienvenidos y aportan personalidad. Eso sí, las texturas planas del suelo y la falta de detalle en los edificios o cultivos al mirarlos de cerca no se sostienen tan bien. El principal problema no es que Tropico 6 sea un horror absoluto, sino que se parece mucho a Tropico 5, que es del 2014. La diferencia en cuanto al detalle en lo visual debería ser mayor considerando los avances que han aparecido en estos cinco años. La música es bastante buena y tiene temas familiares estilo calypso y ritmos latinos e isleños que son relajados por lo general. También hay un par de temas de estos que no te puedes sacar de la cabeza.

Lo peor de Tropico 6 es que se está hundiendo bajo el peso de su propia historia. Hay muchos elementos que son muy superficiales o parecen no tener conexión, es como un disco de Grandes Éxitos. Esto hace que planificarse para progresar a través de las cuatro etapas del juego sea complicado si no tienes mucha experiencia. A fin de cuentas, Tropico 6 sigue siendo un agradable juego de dominación con una actitud relajada y estrafalaria. Pero la próxima versión debe reinventar la fórmula o dejar el tema. Puede que seis El Presidentes sean ya demasiados y por eso Haemimont se ha mudado a Mars con el fin de sobrevivir.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Tropico 6Tropico 6Tropico 6
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Muchas cosas que hacer relacionadas con la temática, nuevos archipiélagos y nuevos retos, bonito si lo miras desde lejos.
-
Aporta poco a lo de siempre, es más amplio pero no profundiza.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países