Español
Gamereactor
análisis
Vampire: the Masquerade - Justice

Análisis de Vampire: the Masquerade - Justice

Nos hemos convertido en vampiros y nos hemos escabullido por Venecia comiendo ratas y mordiendo a la gente en el cuello en este sigiloso juego de realidad virtual.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Probablemente, siempre pensaré que la inmersión que ofrece la realidad virtual es la mejor carta del formato, o la mayor ventaja, depende de como lo quieras ver. No tengo ningún problema en adentrarme en otros juegos, pero hay algo único en sentir que de verdad estás allí. Hay muchos juegos que consiguen hacerlo y lo hacen bien. Seguiremos citando durante mucho tiempo el juego Half-Life: Alyx como el estándar de cómo se puede hacer y cómo se debería hacer de la mejor forma, al igual que hicimos durante mucho tiempo con el Super Mario 64 como estándar de referencia para plataformas en 3D. Parece que en el caso de Alyx, los desarrolladores se han fijado mucho en el diseño y todo parece muy prometedor. La ubicación de Vampire: the Masquerade - Justice es Venecia. El entorno parece que sea exactamente lo que me hubiera gustado que hicieran para que diera la sensación de estar realmente presente, aunque obviamente no lo estoy.

La primera misión del juego consiste sobre todo en entender y habituarse a las mecánicas. Existen pequeñas paradas bien situadas que explican cómo hacer las cosas. Los ajustes antes de empezar están bien, son cómodos e incluyen todas las posibilidades que te puedas imaginar para mover y girar al personaje. Soy consciente de que esto es muy importante para aquellas personas que se marean jugando a juegos de realidad virtual, por suerte, este juego ofrece todos los ajustes de accesibilidad que se te ocurran para evitarlo. En el menú puedes cambiar desde el tipo de movimiento al que prefieras hasta la velocidad a la que te giras y otras comodidades.

Vampire: the Masquerade - Justice

Una vez que he seleccionado mis preferencias, empieza la aventura. No se tarda mucho en entender de qué tipo de experiencia de juego se trata, así que si esperas mucha acción, probablemente acabes decepcionado. En su lugar, Vampire: The Masquerade - Justice es un juego de sigilo típico, en el que no pierdes ninguna oportunidad para matar. El mundo me absorbió rápidamente, pero era demasiado gris y aburrido. Enseguida me di cuenta de que todo lo que hacía el juego por crear esa atmósfera, también jugaba un poco en su contra.

De todas formas, al principio del juego tenía la misión aparentemente sencilla de colarme por las alcantarillas de la ciudad y abrirme camino por los callejones. El juego es muy estrecho en el diseño de niveles, pero también hay buenas oportunidades de elegir un camino diferente y progresar de distintas formas. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones, lo más importante es mantenerse escondido, ya que si te descubren, acabarás muerto. Para ello, puedes trepar por los lugares altos, esconderte y acercarte sigilosamente a los enemigos para morderles en el cuello, obviamente. Después de todo, eres un vampiro con lo que todo eso conlleva. Morder a la gente es importante para recargar energía, lo que te permite usar las habilidades, y es aquí cuando llegamos al primer y mayor punto en el que el juego funciona en su contra y provoca que todo sea más aburrido de lo que debería ser.

Publicidad:
Vampire: the Masquerade - Justice

Para utilizar las habilidades necesitas energía. La primera habilidad que se obtiene es la invisibilidad para poder escabullirse de los que nos quieren matar. Sin embargo, como pasa con el resto de cosas que tienes que hacer en el juego, incluso para atacar a los enemigos, necesitas tener la suficiente energía. Puedes recuperarla de distintas formas, incluso acercándote desprevenida y sigilosamente a una persona, agarrándola e inclinándote sobre ella para chuparle la sangre. Además, también hay muchísimas ratas correteando por ahí que puedes capturar y succionar su sangre hasta dejarlas secas, aunque tienen mucha menos sangre que los humanos. Es por eso que tendrás que capturar a muchos de estos roedores para conseguir la suficiente energía. Agarrar a un enemigo e inclinarte sobre su cuello es divertido, de hecho, no pude evitar abrir la boca y hacer yo mismo los sonidos. Desafortunadamente, el proceso no es del todo fluido y muchas veces lleva más tiempo del que requeriría, dejándote a veces al descubierto y es simplemente muy lento. En general, se trata de un problema del juego, ya que algunas acciones sencillas, como tirar de una palanca, girar una rueda e incluso abrir una puerta, son un poco torpes.

El mayor problema es que las mecánicas del juego funcionan en su propia contra cuando casi todo lo que tienes que hacer requiere energía, y aunque puedas mejorar las habilidades, te quedas a menudo sin energía y te dicen que necesitas más sangre. Una vez ya has avanzado más en el juego, te dan un arma y puedes crear flechas para usarla, lo que también supone un gasto de energía. Aunque puedas crear una flecha que haga que las personas se queden dormidas para así poder chuparles la sangre, todo se convierte en un círculo vicioso y pesado en el que necesitas conseguir energía para hacer algo que gasta energía y que a su vez te permite... En fin, más de lo mismo, creo que se entiende la idea.

Vampire: the Masquerade - Justice
Publicidad:

El juego te permite elegir los caminos y las estrategias, pero al ser un juego de sigilo en todos los sentidos, tu estrategia acaba siendo siempre la misma y la más fácil para moverte alrededor de los enemigos haciendo el mínimo esfuerzo. El problema llega cuando todo consume energía y esto hace que la diversión se convierta más bien en frustración. Desafortunadamente, dejó de tener gracia y resoplé unas cuantas veces cuando empecé a sentir que chupar la sangre era una carga constante y cuando me di cuenta, en una parte del juego, de que podía correr en vez de sortear hábilmente a los enemigos. Sentía que estaba haciendo trampas de una mala manera porque me estaba aprovechando de un defecto del juego. Como he dicho antes, aunque el diseño de los niveles es bastante estrecho, existen otras oportunidades para jugarlo de forma diferente. Además, el juego te anima a probar los distintos caminos y estrategias para sortear los obstáculos. No obstante, una vez te descubren, se te ha acabado la suerte, es por eso que la gran mayoría del juego consiste en evitar que te descubran, escabullirte de las personas o morderle el cuello a alguien.

Por otro lado, si intentas matar a los enemigos con un ataque, perderás la oportunidad de chuparles toda la sangre. Por ejemplo, una habilidad te permite abrir una pequeña puerta y unas manos agarran a tus enemigos, pero si mueren de esta forma, has utilizado tu energía sin poder recuperarla. En alguna ocasión en la que tuve que deshacerme de algunos enemigos, lo que hacía para conseguir la energía para poder despejar la zona, era aprovechar que las ratas aparecían con mucha frecuencia, así que me iba una habitación a gran altura en la que dejaba secas a las criaturas, eliminaba a un enemigo y volvía a repetir otra vez todo el proceso.

Vampire: the Masquerade - Justice

El estilo visual ligeramente gris cobraba vida con algunos detalles como el humo de las chimeneas y las luces de neón, y la iluminación y los efectos del agua estaban muy conseguidos cuando me abría camino por el alcantarillado del juego. Sin embargo, el juego tiene los típicos problemas de realidad virtual que he visto tantas veces en el pasado. Todo parece bastante miserable y anticuado, lo que contrasta con un ambiente que creo que es bastante bueno en general. Por otra parte, pienso que mientras no haya enemigos vigilando que me maten inmediatamente, me lo voy a pasar mucho mejor. Conforme vas avanzando por los niveles del juego, la exploración y los puzzles del entorno son mucho mejores cuando intentas atravesar áreas con múltiples enemigos.

Hay muchas cosas que me gustaron del juego. Tal y como he dicho antes, el ambiente está muy bien, aunque podría haberse hecho de forma que diera un poco más de miedo. Al evitar a los enemigos, también es muy entretenido explorar los entornos, y a pesar de que los sonidos a veces provienen de la dirección equivocada y se escuchan murmullos, incluso cuando ya he matado a todas las personas de los alrededores, el entorno sonoro junto con la intensa música están bastante bien. Deshacerte de los enemigos temblorosos apuntando bien con la flecha que les hace quedarse dormidos para luego morderles en el cuello es mucho más divertido que intentar sortearlos y pasar desapercibido. Sin embargo, tener que atrapar una rata detrás otra limita demasiado a los jugadores. Deberían haber pensado un poco más en el diseño de juego para así hacerlo mucho más entretenido. Sin duda, entiendo que el juego está muy centrado en el sigilo y en encontrar la estrategia para deshacerte de aquellos que te quieren matar, pero creo que se podría haber hecho mucho mejor. Me parece un poco absurdo que, siendo un vampiro, ya no puedas hacer nada cuando te quedas sin energía, que además se agota demasiado rápido.

Vampire: the Masquerade - Justice

Otro elemento que perjudica la experiencia general con el juego es el movimiento. Existe una mecánica de teletransporte que se utiliza sobre todo para alcanzar grandes alturas o moverte por las repisas. Sin embargo, el sistema es un poco inconsistente y el círculo blanco que te indica a dónde puedes ir no siempre coopera, por lo que en algunas partes me frustraba un poco. Encima, ya existen otros elementos que hacen que el juego sea pesado. Lla experiencia se ralentiza por todos estos elementos pesados y mal diseñados

Al jugar unas cuantas horas, mi opinión sobre el juego variaba mucho dependiendo del momento. Lo que más me molestaba era que cambiaba demasiado en cuanto a la calidad del entretenimiento, teniendo desde partes muy divertidas a momentos muy aburridos que solían arruinarse por un mal diseño de juego. Después de todas las críticas, tampoco diría que el juego es malísimo, pero es cierto que no se ha aprovechado todo su potencial y por desgracia, no termina de enganchar, así que me piro, vampiro.

05 Gamereactor España
5 / 10
+
Buena ambientación, los desafíos se pueden llevar a cabo de distintas maneras y es divertido hacer los sonidos cuando chupas la sangre.
-
Los elementos visuales son aburridos, es muy frustrante tener que recargar la energía todo el rato y la teletransportación funciona de forma inconsistente.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Vampire: the Masquerade - JusticeScore

Vampire: the Masquerade - Justice

ANÁLISIS. Autor: Conny Andersson

Nos hemos convertido en vampiros y nos hemos escabullido por Venecia comiendo ratas y mordiendo a la gente en el cuello en este sigiloso juego de realidad virtual.



Cargando más contenido