Español
Gamereactor
análisis
Warhammer Age of Sigmar: Realms of Ruin

Análisis de Warhammer Age of Sigmar: Realms of Ruin

Un RTS decente lastrado por problemas técnicos que lo hacen parecer tan indomable como el Reino de las Bestias.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Mientras avanzas por los fétidos pantanos de Ghur, el Reino de las Bestias, sabes que te vigilan. El suave tintineo de tu armadura es el único sonido que acompaña tu incursión en estas duras tierras. Finalmente, la trampa ha saltado y oyes los cuernos de guerra de los diabólicos Orruks, que intentan acabar contigo y con tus hombres. Te mantienes fuerte, inconmovible, y te preparas para la batalla. Y entonces, todo se detiene. ¿Es una opción de pausa táctica? No, es el juego estrellándose. Lo siento, no hay historia de fantasía épica para ti.

A veces, desearía que no pusiéramos puntuaciones en las cosas. Es lo que le interesa al 90% de la gente, cuando en realidad sería estupendo que todo el mundo pudiera entender los altibajos de un juego sin un valor numérico. Y sin embargo, no vivimos en ese mundo. Es probable que la mayoría se limite a desplazarse hasta el final de este artículo para obtener la puntuación y seguir adelante, pero si te has quedado, gracias, porque estoy a punto de hablar de un juego que me hubiera gustado más.

HQ

He tenido unas cuantas oportunidades de jugar a Warhammer Age of Sigmar: Realms of Ruin, y aparte de preguntarme si el título podría ser un poco más corto, había mucha expectación ante este juego. Warhammer 40.000: Dawn of War II es, en mi opinión, un juego de estrategia en tiempo real de primera categoría, y por los avances y demás, este parecía una versión fantástica del mismo. Controla pequeños, pero poderosos ejércitos de distintas facciones a lo largo de una campaña finamente elaborada, enfréntate a la IA en el roguelite Modo Conquista o lucha contra otros jugadores en el multijugador.

Publicidad:

En primer lugar, vale la pena señalar que podríamos tachar la campaña de este análisis. La primera escena se bloqueaba repetidamente, así que tuve que saltármela para poder entrar en la campaña. Después, a las tres misiones, el juego no me dejó continuar. El juego se bloquea constantemente y, teniendo en cuenta que mi PC es capaz de ejecutar todo lo demás que le he lanzado este año, tengo que atribuirlo a problemas técnicos del juego. Esto no afectará a todo el mundo, pero a mí me ha impedido adentrarme en la atracción principal. El multijugador y Conquista están bien, pero la campaña es donde parece que se ha puesto más énfasis. Los desarrolladores han contado con el renombrado autor de Warhammer, Gav Thorpe, han introducido al jugador en Warhammer: Age of Sigmar, y han creado su propia historia para incluirla en el lore.

Warhammer Age of Sigmar: Realms of Ruin

En primer lugar, vale la pena señalar que podríamos tachar la campaña de este análisis. La primera escena se bloqueaba repetidamente, así que tuve que saltármela para poder entrar en la campaña. Después, a las tres misiones, el juego no me dejó continuar. El juego se bloquea constantemente y, teniendo en cuenta que mi PC es capaz de ejecutar todo lo demás que le he lanzado este año, tengo que atribuirlo a problemas técnicos del juego. Esto no afectará a todo el mundo, pero a mí me ha impedido adentrarme en la atracción principal. El multijugador y Conquista están bien, pero la campaña es donde parece que se ha puesto más énfasis. Los desarrolladores han contado con el renombrado autor de Warhammer Gav Thorpe, han introducido al jugador en Warhammer: Age of Sigmar, y han creado su propia historia para incluirla en el lore.

Pero basta de quejas. Cuando pude jugar al juego, resultó ser muy divertido. El modo de juego es muy sencillo: piedra, papel o tijera, con arqueros contra espadas, espadas contra escudos y escudos contra arqueros. Sin embargo, no es tan sencillo como lanzar unidades en buenas combinaciones, ya que también hay diferentes niveles de unidades y combinaciones que pueden permitir que las unidades de escudos venzan a las de espadas. Cuando jugaba con los orruks, mantuve un punto de estrangulamiento durante unos diez minutos usando tres Marshcrawla Sloggoths y haciendo que aplastaran todo lo que el enemigo me lanzaba. La mayoría de las unidades también tienen habilidades únicas, que pueden cambiar el rumbo de la batalla. Con un sistema muy fácil de aprender, Warhammer Age of Sigmar: Realms of Ruin parece un RTS muy accesible para los recién llegados, tanto a la ambientación de Age of Sigmar como al género RTS. También hay profundidad para los jugadores más expertos, pero a los veteranos probablemente les molestará el hecho de que no puedas sacar a tus unidades de un mal combate a menos que quieras enviarlas de vuelta a casa. Esto puede dar lugar a situaciones molestas en las que acabes intentando maniobrar mejor que tu oponente solo para que tus tropas se acerquen un poco al enemigo y se lancen a un combate cuerpo a cuerpo a la desesperada.

Publicidad:
Warhammer Age of Sigmar: Realms of Ruin

A pesar de algunas molestias, las batallas son bastante atractivas, y gran parte de ello se debe a los efectos visuales desplegados por Warhammer Age of Sigmar: Realms of Ruin. Las unidades parecen haber sido arrancadas del tablero y cada una de ellas tiene un aspecto muy distintivo. No estás simplemente golpeando soldados de diferentes colores unos contra otros, y cada enfrentamiento parece una gran escaramuza de fantasía. Age of Sigmar ha cobrado vida como nunca antes (aunque eso no es decir mucho teniendo en cuenta los juegos que ha tenido la ambientación anteriormente), y hay un montón de detalles que demuestran lo mucho que los desarrolladores se preocuparon por hacerlo realidad. El pintor de ejércitos y el creador de escenarios son sólo dos ejemplos que añaden otra capa de profundidad al juego en su conjunto. Puede que no hagan que las batallas sean más vistosas, pero te hacen sentir que tu ejército es tuyo y que puedes montar un escenario para plasmar su gloria como quieras.

Como ya he dicho, sólo he experimentado la mitad de lo que ofrece Warhammer Age of Sigmar: Realms of Ruin, así que con el tiempo volveré a este juego para ver si está a la altura de su potencial. Sin embargo, tal y como está ahora, el juego es una sólida introducción a Warhammer Age of Sigmar, al género de estrategia en tiempo real o a ambos. Un gran aspecto, batallas decentes y mucha personalización hacen que el Reino de las Bestias resulte atractivo a pesar de no ser el destino perfecto para unas vacaciones. Fuera de su campaña, Warhammer Age of Sigmar: Realms of Ruin no destaca especialmente. Sus modos Conquista y Multijugador son divertidos durante un tiempo, pero carecen de ese tirón que te mantenga jugando durante horas y horas. Esperemos que, cuando se resuelvan los problemas técnicos, podamos ver la visión que Frontier tenía con su nuevo y brillante juego de estrategia.

HQ
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Grandes efectos visuales, jugabilidad simple pero efectiva, buena introducción a los juegos Age of Sigmar y al sistema RTS.
-
Problemas técnicos, cuelgues, multijugador y un modo roguelite que cansa enseguida.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido