Español
Gamereactor
análisis
Warhammer: End Times - Vermintide

Análisis de Warhammer: The End Times - Vermintide

El estudio Fatshark nos invita a un mundo lleno de ratas mutantes infectadas, muchas espadas y 'gore' por doquier. Gamereactor os trae el primer análisis en exclusiva mundial.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Un rugido furioso resuena por los estrechos callejones y confluye en el mercado en el que nos encontramos mis hermanos y yo. Una espalda peluda y enorme aparece en lo alto de un tejado y el monstruo y los que le siguen se impulsan entre los edificios con nosotros como objetivo. Solo tenemos unos segundos y debo encontrar refugio, si quiero evitar convertirme en un charco de pulpa sanguinolenta en el suelo. Me cubro tras mis compañeros y rezo silenciosamente para que esos FrankenSkaven vayan a por otro cobarde y se olviden de mí.

Warhammer: End Times - Vermintide es la historia que Fatshark ha creado para contarnos el intento de los Skaven (hombres rata) de conquistar el mundo y cuyo máximo objetivo de conquista es la ciudad de Ubersreik. El centro de mando es la Red Moon Inn, una posada que será el punto de inicio de la guerra actual. Ahí podrás recomponer a tu equipo, elegir la misión, limpiar tu inventario, llenar la munición y crear/fundir/mejorar armas.

Entonces, para entrar a la batalla, podrás acoger una partida como anfitrión (host) o unirte como un participante más. Si escoges esta última opción, ten en cuenta que puedes estar reemplazando a un bot lo que en la práctica implica que con mala suerte puedes empezar tu partida herido, o en el peor de los casos, ya muerto.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

El gameplay está muy bien hecho e involucra a los usuarios con una serie de eventos que ofrecen algo de variedad. Al principio, habrá varias misiones para jugar y cuando las pases, desbloquearás el siguiente acto, que te ofrecerá nuevos y emocionante proyectos. Además, las misiones son muy variadas y entretenidas: en algunas tendrás que viajar muy lejos entre los barrios de la ciudad antes de alcanzar tu objetivo y el otro es lo que se llaman tareas de evento. Estas últimas son superdivertidas y muy, muy difíciles en las dificultades más altas (es decir, todas las que están por encima de normal). En ellas, tendrás que llevar a cabo cierta tarea en una zona muy grande, como recolectar sacos de comida o barriles de pólvora y, mientras lo haces, una horda tras otra de Skavens intentará empalarte, colgarte, aplastarte o darte una señora paliza. Cada misión tiene una apariencia y un propósito únicos, pero siguen el mismo hilo tanto en diseño como estructura. Nunca sabes qué esperarte y los detalles son muy agradables. Por ejemplo, a medida que progreses por los distintos barrios, podrás atisbar los monumentos que ya viste en otras misiones anteriores. Todo está conectado con mucho detalle y eso nos ha impresionado bastante.

Es cierto que, hasta cierto punto, el gameplay se parece al de Left 4 Dead. Uno tiene que llegar de un punto A a un punto B, en donde alguien estará esperándote para llevarte hasta un lugar seguro. Incluso algunas de las habilidades de los Skavens nos recuerdan a las de los infectados. No obstante, el concepto de Vermintide es mucho mejor que el del título de infectados. Se nota que tras este juego hay mucha más planificación y reflexión, más emoción y también más detalle. Es más grande, más largo, más guay, tiene unos enemigos más interesantes y, sencillamente, está a otro nivel.

Warhammer: End Times - VermintideWarhammer: End Times - Vermintide

Por otra parte, la atmósfera que crea el juego es absolutamente fantástica y se encuentra en cada esquina y en cada callejón de Ubersreik, pero se nota más y se hace más pesada en la intensa oscuridad de la ciudad. La arquitectura gótica y la ausencia de fuentes de luz reales (aparte de las antorchas y de las hogueras que iluminan la ciudad hasta cierto punto) son las claves para crear de forma efectiva esta atmósfera. Además, el diseño está genial. El título está repleto de ángulos y cambios de niveles, lo que conforma un mundo interesante y vibrante.

Los edificios y los pasajes subterráneos de los que surgen los Skaven están muy bien diseñados y ofrecen un montón de habitaciones y serpenteantes pasillos. Hay mucho que descubrir y recolectar, pero las hordas enemigos tienden a ser más rápidas a la hora de llegar a los objetivos. Y eso resulta ser una maniobra inteligente del estudio pues hay mucho por descubrir incluso cuando juegas los mismos niveles por tercera o cuarta vez. Si tienes en cuenta cosas como los coleccionables o el dominio de todos los niveles de dificultad, la rejugabilidad está clara.

Es increíblemente importante que cooperes con los otros jugadores que quedan en la partida, lo que puede dar mal resultado si juegas con extraños. Por ejemplo, si te quedas a cubierto o si intentas correr tu solo, lo más probable es que acabes en las garras de algunas de las variedades más avanzadas de los Skaven y necesitarás que alguien te rescate. De hecho, incluso puedes llegar a tener todavía más mala suerte y quedarte en una zona más elevada que tus compañeros, lo que hace que seas completamente inalcanzable. Es igualmente importante que cooperes al luchar codo con codo, porque de lo contrario no llegarás muy lejos. La necesidad de ayudarse los unos a los otros en esta clase de títulos es fundamental para poder seguir avanzando y Fatshark ha conseguido crear una experiencia con energía. Afortunadamente, también podrás confiar en los 'bots' (compañeros de equipo controlados por ordenador), ya que, en comparación con la versión de la beta, ahora son mucho más "humanos". Decimos esto porque, antes, por ejemplo, no parecían muy dispuestos a salvarte, pero ahora eso ya no es un problema. Eso sí, suelen quedarse atrás e incluso llegan a meterse en algunas situaciones un poco peliagudas, pero podrás dejarlos en la cuneta si quieres.

Es fácil maniobrar con el personaje y los ataques y sus reacciones son rápidos y fluidos. No obstante, nos hemos dado cuenta de que, en ocasiones, es demasiado fácil quedarse trabado en los pocos obstáculos que hay. Nos referimos a cosas como un escalón o a intentar pasar entre dos columnas que, a primera vista, parecían tener sitio de sobra para que el personaje pudiese pasar. En circunstancias normales, eso no importa demasiado, pero cuando te persigue una horda o cuando tienes un Ogro Rata respirándote en la nuca, esos obstáculos pueden ser un verdadero factor de estrés. También hay algún que otro retraso de vez en cuando, pero no es algo que dure mucho.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Entonces, llegamos al apartado de los gráficos, hacia los que tenemos sentimientos encontrados. Todo parece un poco confuso y, en algunos puntos, no se ve demasiada coherencia. Por ejemplo, algunas estructuras de piedra parece planas en comparación con las brillantes vigas; algunos de los elementos de madera son directamente goma elástica y no hay demasiada hierba u hojas. Es decir, que existe un contraste bastante relevante entre los bellos entornos y algunos detalles del ambiente. Los enemigos también pintan un poco confusos, sobre todo cuando vienen en grupo, pero aparte de estos elementos que os hemos ido describiendo, los gráficos son sorprendentemente bellos. Sin embargo, lo que más nos llamó la atención es la maravillosa iluminación que crea esa atmósfera tan buena que tiene el título. El juego de luces consigue crear esa sensación amenazadora, oscura y placentera que cubre la experiencia, sin olvidarnos por supuesto de los reflejos que se crean en las armas, la sangre, el agua, etc.

Los Skaven se dividen en varios tipos que, juntos, pueden ser mortales. Puesto que hay varios tipos de enemigos y sus comportamientos varían un montón, tendrás que adaptarte a sus estilos de lucha. Esto permite que las batallas sean dinámicas y molen más. Además, el cambio entre ataque a distancia y ataque cuerpo a cuerpo es constante y, ya que el enemigo puede aparecer desde cualquier dirección, tendrás que estar siempre atento. Tened en cuenta que a menudo aparecen rezagados cuando crees que ya habías acabado con la horda que acababa de venir y no olvides que es muy fácil que haya una horda tendiéndoos una emboscada.

Eso sí, el sonido puede ser una ayuda fabulosa. Los diferentes tipos de Skaven tienen distintos gritos de batalla y ruidos, lo que puede servir como aviso si estás atento. Ahora bien, es tarea vuestra distinguir el sonido de cada Skaven, eso os lo dejamos a vosotros. Al respecto, la música también es fantástica y hay varios sonidos sutiles que quedan genial con el contexto. Está bien equilibrado, porque el ritmo aumenta con las batallas y se calma cuando derribáis al último Skaven. Además, las explosiones, los truenos y los gritos de agonía de los Skaven resuenan por la ciudad.

Warhammer: End Times - VermintideWarhammer: End Times - Vermintide

El juego sigue impresionándonos en cuanto a los personajes que se pueden seleccionar, tanto en términos de armas como en términos de diferencias y apariencia. Cada héroe tiene su propio conjunto de armas y todas están cuidadosamente pensadas para cada uno. Es cierto que no empiezas con todas ellas, pero podrás ir desbloqueándolas a medida que completes misiones y avances en los niveles. No obstante, mola que con las mejoras y todas las variaciones haya alrededor de unas 8.000 armas disponibles. Por eso, la diferencia entre cada héroe es muy grande y, por ejemplo, si escogéis al enano, veréis el mundo desde una perspectiva más baja que la del resto de personajes... Otro detalle chulo de muchos.

La historia y la forma en la que avanza la trama se basa en las secuencias que aparecen antes de que empiece la misión, donde te cuentan de qué va tu objetivo. Además, todo esto está aderezado con unos diálogos muy decorados en los que conocerás el fuerte carácter de cada personaje y sus propias historias. También hay una introducción que lo une todo y te cuenta que ocurrió en el mundo, por qué tu grupo de héroes es el encargado de salvar la ciudad y qué papel desempeña el posadero en toda la trama. Por desgracia, puesto que Fatshark decidió no mostrar nada de esto hasta que se desbloqueara el día de lanzamiento (hoy), aún no hemos podido ver la introducción.

No nos cabe la menor duda de que este título respira del universo Warhammer. El diseño, los personajes y sus características son completamente genuinos del género. Por otra parte, la apariencia de los personajes está muy bien diseñada y, una vez los hayas probado a todos, te darás cuenta que hasta el salón de la posada Red Moon Inn está pensada para cada uno de ellos. Es una forma muy agradable y buena de experimentar el mundo de Warhammer, sin importar si lo acabas de conocer o si eres un acérrimo veterano de los juegos de tablero.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

En sí, la experiencia es bastante simple. La sensación es muy buena y, a pesar de que una horda de Skaven sedientos de sangre se acercaban, nos encontramos a nosotros mismos sonriendo como tontos. Esa misma sonrisa se mantiene mientras exploramos los pasadizos subterráneos y los oscuros edificios y se une a los tembleques que sentimos al escuchar el sonido de un eco asesino en las sombras. Por otro lado, la sensación de como nuestra espada entra en la cabeza de nuestros enemigos en medio del caos reinante es sencillamente mágica, pero lo más impresionante son las visiones que tenemos al detenernos para tomar un respiro. Está claro que Vermintide genera fuertes sensaciones, ¿no? Lo cierto es que hay un montón de todo y el juego jamás llega a ser aburrido. El ritmo es muy alto, bordeando lo agobiante en algunas ocasiones, y el tiempo simplemente vuela. "Sólo una pantalla más", pero nunca nos quedamos ahí. Queremos jugarlo bien, no queremos abandonarlo... Estamos inmersos, queremos saber más del misterioso Warhammer e involucrarnos en su mundo.

Al principio, parecía un juego muy decente, notable, pero con el humor que nos ha dejado, con la emoción que nos ha transmitido y con la dinámica que tiene, esa valoración no le hacía justicia a la sorpresa que supone Vermintide. La experiencia es cruelmente apasionante y esperamos sinceramente que Fatshark siga creando juegos de Warhammer, pero la próxima vez que se centren en otra raza y en otro continente. Desde luego, tienen contenido de sobra para seguir haciéndolo genial.

Warhammer: End Times - VermintideWarhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
Warhammer: End Times - Vermintide
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Unas mecánicas muy bien conseguidas; un diseño fantástico; un ritmo intenso perfecto; la atmósfera es magnífica; el mundillo es muy interesante, y los diálogos son espléndidamente buenos.
-
Algunos 'bugs' y ciertos elementos gráficos que no han quedado bien pulidos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.