Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entrevista Hideo Kojima Guía completa Sekiro eFootball PES 2020 ventas
Español
Portada
análisis
We. the Revolution

Análisis de We. the Revolution

Van a rodar cabezas en esta nueva entrega ambientada en la Revolución francesa, que consiste en tomar la decisión correcta aunque no tengamos claro cuál es.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Pocos juegos se han atrevido a plasmar la Revolución francesa, un período violento de la historia de Francia (y Europa) en el que vimos rodar cabezas durante un levantamiento especialmente sangriento, pero sí lo ha hecho We. The Revolution, el nuevo trabajo de Polyslash. Tras su lanzamiento para PC, acaba de llegar a consolas y hemos podido vivir la revolución en Nintendo Switch. Sin duda, tenemos mucho que comentar sobre ella.

We. The Revolution, al igual que el período histórico que representa, es increíblemente desolador desde que empieza. Jugamos en el papel de un juez que tiene el poder de decidir literalmente entre la vida y la muerte, lo que (como esperábamos a raíz de otros juegos) nos lleva a tomar decisiones morales que afectan en gran medida al argumento. Si, por ejemplo, elegimos castigar duramente a un revolucionario, quedamos en mal lugar con la facción revolucionaria, lo que a su vez supondría atentar contra nuestra propia vida (en la misma línea que Democracy 3, de Positech).

En el fondo, We. The Revolution trata sobre encontrar el equilibrio, no solo a nivel general entre las distintas facciones en guerra, sino también con nuestra familia. Todas las noches al llegar a casa tenemos que decidir con quién pasar tiempo, y cada decisión influye de manera positiva o negativa en la relación con nuestra mujer, padre e hijos. La felicidad de cada miembro de la familia conlleva ciertos beneficios en la partida, pero pasar tiempo solo con uno crea resentimiento en los demás, por lo que hay que elegir sabiamente.

La mayor parte del juego consiste en tomar decisiones en los juzgados. Al principio hay que tener en cuenta muchas cosas que intentan explicarnos inútilmente con unos menús caóticos y tutoriales abarrotados de texto, pero conforme progresamos nos damos cuenta de que simplemente hay que revisar los archivos de casos, hacer preguntas mediante un minijuego y tomar decisiones teniendo en cuenta todos los elementos. No es tan profundo como podría haber sido (no es Phoenix Wright, desde luego), pero cada caso cuenta con unas patentes originales y razones para reflexionar.

We. the RevolutionWe. the Revolution

Los casos a menudo nos dan a elegir entre nuestras prioridades, pero... ¿Y si la ejecución de un hombre claramente culpable destruye irreparablemente nuestra relación con una de las facciones? ¿Y si el jurado quiere liberar a un hombre que ha sido declarado culpable? ¿Y si un delincuente se declara culpable, pero las razones del delito tienen justificación? Debemos hacernos todas estas preguntas y afrontar las consecuencias una vez hemos firmado la sentencia.

Conforme avanza el juego, nos vamos alejando de los juzgados y se nos pide diseñar nuestro propio sello, dar discursos en ejecuciones (donde debemos tener especial cuidado con nuestras decisiones y cómo estas puedan influir en la multitud) e incluso dirigir batallas. Algunas de estas actividades, que se incluyen de una forma muy aleatoria, no terminan de encajar con la temática judicial del juego. Sin embargo, otras sirven para aumentar el riesgo de nuestras decisiones, ya que el juego nos recuerda constantemente que todas ellas condicionan lo que ocurre en París y el transcurso de la historia.

En cuanto al contenido de los casos, varían desde situaciones muy duras de abuso sexual hasta vandalismo, y resulta interesante ver cómo las actitudes de la época influyen en la manera de entender los distintos acontecimientos. Los casos no son ajenos al contexto, y solo escuchando al jurado nos damos cuenta de que los individuos encajan con la complejidad de la revolución. Un violador deja de ser un simple violador si es un héroe revolucionario, lo que cambiaría por consiguiente tanto la opinión popular como la del jurado.

We. the Revolution

Dicho esto, la presentación de las historias era algo deslucida. La interpretación de la secuencia inicial era tan buena que nos habría encantado poder disfrutarla durante todo el juego, pero en vez de esto, solo hacemos clic en cuadros de texto aburridos y leemos montañas de casos. Los elementos narrativos podrían haberse hecho con un poco más de entusiasmo, sobre todo teniendo en cuenta el contraste de los mismos con las secuencias de corte cómico que cumplen la importante función de transmitir la desolación del contexto.

Pese a que el juego fue lanzado previamente para PC, hemos encontrado algunos errores, como un menú de opciones en la pantalla de inicio del que no se puede salir y un menú de pausa que no funciona del todo bien. No arruinan por completo la experiencia, pero tratándose de un lanzamiento para consola son errores graves.

Dicho esto, el estilo poligonal 'low-poly' del juego es todo un espectáculo visual, y aunque estamos más acostumbrados a asociarlo con títulos como Banjo-Kazooie que con dramas serios, es lo suficientemente sutil como para encajar con los tonos grises y marrones de la París revolucionaria. Tampoco hay demasiado movimiento, por lo que en ocasiones da la sensación de que vagamos por un lienzo antiguo.

En conjunto, We. The Revolution es una visión amarga de uno de los períodos más violentos y menos representados de la historia. No es perfecto, pero el drama judicial y la profunda historia ayudan a crear un mundo inmersivo en el que estamos en constante peligro y cargamos el peso del mundo. Hay un dilema moral en cada esquina, y aún seguimos preguntándonos qué habría pasado si hubiésemos escogido un camino diferente en esta interpretación de la historia.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
We. the RevolutionWe. the Revolution
We. the RevolutionWe. the RevolutionWe. the Revolution
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Mundo desolador e inmersivo, mucha historia que asimilar, dilemas morales, difícil equilibrio de los casos.
-
Pantalla muy abarrotada, los tutoriales podrían ser más claros, algunas partes son demasiado difíciles, texto aburrido.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

We. the RevolutionScore

We. the Revolution

ANÁLISIS. Autor: Sam Bishop

Van a rodar cabezas en esta nueva entrega ambientada en la Revolución francesa, que consiste en tomar la decisión correcta aunque no tengamos claro cuál es.

Cargando más contenido