Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
avances
Wolfenstein: Cyberpilot

Wolfenstein: Cyberpilot - impresiones

Cuando los nazis dominan el mundo, la única opción es usar su tecnología contra ellos y tomar el control de sus robots en Realidad Virtual.

Wolfenstein: Cyberpilot

En este momento Machine Games, Arkane y Bethesda tienen mucha tarea con Wolfenstein, ya que no solo han estado trabajando en Youngblood para darnos este shooter cooperativo el mes que viene, sino que al mismo tiempo han desarrollado un juego de Realidad Virtual llamado Wolfenstein: Cyberpilot, que muestra una versión un poco diferente de la franquicia en comparación con lo que hemos estamos viendo de este mundo desde New Order en adelante.

En el E3 2019 nos hicieron una demostración y pudimos ver qué cosas habían cambiado exactamente. Para empezar, en lugar de controlar a una persona, como BJ Blazkowicz en anteriores entregas y sus hijas en la próxima, esta vez controlamos a un robot gigante blindado con un poder de destrucción sobrehumano. Se trata de un robot nazi (ha habido varios en el universo Wolfenstein, es habitual), así que nos ponemos en la piel de un hacker que utiliza estas bestias de metal gigantescas para destruir a los malos desde dentro. Viendo los misiles y las ametralladoras de las que dispone, puede parecer que no es más que una fantasía de poder, pero supone un reto mayor del que se podría esperar.

Cuando jugamos a la demo, en los primeros intentos moríamos casi al principio y no entendíamos por qué, pero enseguida nos dimos cuenta de que el poder del robot se compensa con un gran número de soldados, algunos de ellos mecánicos, y otras armas nazis disparando hacia nosotros. Puede que controlemos a una bestia metálica descomunal, pero si hay 20 personas vaciando cargadores sobre nuestra estructura, quedamos reducido a metralla en un abrir y cerrar de ojos, por lo que no se puede ir a pulverizarlo todo sin más estrategia. Es una lección difícil de aprender, pero la recordamos de anteriores juegos Wolfenstein.

Wolfenstein: Cyberpilot

¿Qué hay que hacer entonces? Solo hay que mantenerse a una distancia segura. Esto se consigue moviéndose de derecha a izquierda con la almohadilla de la mano izquierda (se juega utilizando las gafas de realidad virtual HTC Vive y mandos incorporados). Para cambiar la perspectiva y disparar una de las armas hay que mover la mano derecha, mientras que mover la mano izquierda permite disparar el resto de armas. Requiere un tiempo acostumbrarse a estos controles, pero tras unos minutos de acción y disparos se vuelven mucho más manejables.

También disponemos de unas opciones de defensa imprescindibles, ya que pulsando el botón de la izquierda se activa un escudo temporal. Este se va apagando poco a poco, así que es de vital importancia usarlo en el momento justo, lo que nos salvó de morir en más de una ocasión. Con el escudo activado se puede seguir disparando o conectar el mando de la mano derecha a un puerto en la parte derecha del robot para restaurar algo de salud en cualquier momento. Usar todas estas funciones al unísono es la clave del éxito, así que el otro desafío es confiar en nuestra propia habilidad para destruir a los enemigos.

Wolfenstein: Cyberpilot

En cuanto a los ambientes del juego, solo pudimos ver una zona de entrenamiento y después una calle similar a las que ya hemos visto en anteriores entregas de Wolfenstein, es decir, repleta de llamativas estructuras de metal nazis y arquitectura hostil. No obstante, todo parece ser tal como queríamos, incluyendo los soldados saliendo de la nada para dispararnos en las distintas calles por las que teníamos que avanzar. Al final había incluso un robot gigante que competía con nosotros en tamaño y que requería de toda nuestra habilidad para derrotarlo.

No pudimos ver mucho de Wolfenstein: Cyberpilot en acción, ya que la demo se centraba básicamente en los controles y la jugabilidad, en lugar de revelar parte de la historia, pero lo que vimos era de una dificultad mayor de la que esperábamos. No es simplemente una demo de robots para llevar el universo de Wolfenstein a la VR, sino un auténtico desafío de mecánicas fáciles de aprender, pero difíciles de dominar. Supondría un gran complemento para el catálogo de Bethesda, y estamos deseando ver cómo sigue, el mes que viene, una vez llegue a los headsets VR de PS4 y PC.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Wolfenstein: CyberpilotWolfenstein: Cyberpilot

Contenido relacionado

Wolfenstein: Cyberpilot - impresiones

Wolfenstein: Cyberpilot - impresiones

AVANCE. Autor: Sam Bishop

Cuando los nazis dominan el mundo, la única opción es usar su tecnología contra ellos y tomar el control de sus robots en Realidad Virtual.

Cargando más contenido