Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis de hardware

Análisis de los altavoces JBL Quantum Duo

Versatilidad y diseño en la línea gaming de Quantum, pero a costa del sonido JBL...

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Escribo esta reseña de los altavoces "de gaming" JBL Quantum Duo mientras escucho a Nana Adjoa y a Scrimshire en mis JBL Live Pro+ TWS. Como sabéis los que me soléis leer, JBL es una marca que me cunde mucho, sobre todo en cuanto a altavoces inalámbricos como el Xtreme 3 o earbuds con cancelación como esos Live Pro+ o los Reflect Flow Pro para hacer deporte. También me han funcionado sus cascos de gaming, como el básico Quantum 350 Wireless o unos Quantum 610 que me están gustando mucho y cuya reseña pronto aparecerá en portada.

Y, ¿por qué nos recuerdas todo esto, David? Porque creo que me estoy sumergiendo en mis Live Pro+ para desquitarme de la experiencia con esos altavoces. Me estoy dando un buen baño de sonido JBL de calidad, de eso que llaman JBL signature sound para desintoxicarme de lo que para nada se parece a lo que esperamos de un producto de Harman. No me malinterpretéis: los JBL Quantum Duo tienen todo el diseño, la versatilidad y la intención de la línea Quantum, pero fallan en lo más importante, por mucho que solo los vayas a destinar a disparos y explosiones.

Básicamente, los Duo, como su nombre indica, son una pareja de altavoces autoamplificados 2.0 de 20W, y por tanto vienen sin subwoofer acompañante. Su diseño exterior y su acabado, con líneas brillantes sobre mate, sigue la línea de toda la gama Quantum, incluyendo iluminación RGB personalizable, refuerzos de goma y buenos materiales. Me hubiera gustado que protegieran el tweeter, pero dejarlo visto es muy típico en monitores de este tipo; tened cuidado de no aplastarlo.

Análisis de los altavoces JBL Quantum Duo
Publicidad:

Si tus accesorios para jugar siguen esta u otra línea "de gaming", estos altavoces no desentonarán en tu escritorio, si bien para mi gusto -como me pasa con casi todos los productos enfocados de esta manera- son un poco llamativos de más, nada discretos en un puesto de trabajo y juego limpio o minimalista. Con las lucecitas los puedes poner todo lo horteras que quieras en "modo feria", y piensa que son bastante grandotes y pesados.

El hecho de que sea una pareja 2.0 implica que los altavoces de medios-graves (woofer de 2,5 pulgadas) van en las cajas que pones sobre la mesa, y esto a su vez supone que la separación de tonos bajos es peor y que la vibración se lleva a la mesa. Eso sí: llevan buenas patas de goma.

Lo de versátiles significa que se pueden conectar de varias formas, a diferencia de otros altavoces 2.0 o 2.1 de escritorio que se limitan al mini jack estéreo. Puedes usarlo, pero también puedes conectarlos por Bluetooth, tanto al PC como a un dispositivo móvil, o quizá por USB. Te recomendamos que cablees dentro de lo posible para evitar latencias en juegos y que reinicies tras la primera conexión para que tu Windows se entienda bien con esta nueva salida de audio.

Una vez está todo en marcha llega el principal problema y la completa despersonificación respecto a lo que venimos esperando de JBL: los Quantum Duo no suenan muy bien que digamos. Son potentes, eso sí, y hacen mucho ruido si quieres, pero están faltos de agudos, los medios son discretos y enlatados, y los bajos se diluyen. Puedes pensar que si no los vas a usar para escuchar música no te importa demasiado, pero creedme que la separación de los ruidos y de los canales en una experiencia inmersiva o competitiva importa tanto como el gustazo al escuchar una canción en condiciones.

Publicidad:

Como prueba definitiva de que no tenía cerumen en los oídos dada mi sorpresa ante el pobre rendimiento, aproveché la conectividad de los Quantum Duo de 150-180 € para ir cambiando entre ellos y mis viejos Logitech 2.1 de 40 € con tocar un botón. Adivináis bien: los Logi sonaban bastante, bastante mejor, con agudos picantones, graves separados y, sobre todo, voces decentes y no submarinas. Esto me confirmó que los Quantum Duo vienen muy coloreados (y no me refiero a las lucecicas) y que reproduciendo música ofrecen un confuso batiburrillo en el mejor de los casos: sin agudos y tan embarrados, no te emocionará el subidón ni las voces de tu tema favorito, por mucho que las luces vayan con el ritmo.

En definitiva, a no ser que sea la guinda que le falta a tu conjunto de accesorios de gaming JBL Quantum, o que su versatilidad sea justo lo que necesitas, te diría que buscaras un 2.1 o, si no es posible, una pareja 2.0 que suene mejor, porque las hay por el mismo precio y por menos. Al momento de publicación de esta review es difícil encontrar los JBL Quantum Duo; no sé si el fabricante ha vuelto a la pizarra de diseño, pero me encantaría que lanzaran un 2.1 para jugones con su sonido característico, porque no es que sean capaces, es que son especialistas.

Análisis de los altavoces JBL Quantum Duo
06 Gamereactor España
6 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países


Cargando más contenido