Español
Gamereactor
análisis de hardware

Análisis del headset VR HP Reverb G2

Un headset de Realidad Virtual que lo fía todo a la calidad de la imagen y evita las cámaras externas.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Ha hecho falta un poco de paciencia para poder disfrutar del HP Reverb G2, el headset de Realidad Virtual que mezcla la experiencia de un fabricante de hardware puro con los apoyos de Valve y Microsoft. Con estos compañeros de viaje, ha tratado de dar un toque más "gaming" a un aparato que arrastraba la imagen de estar más bien diseñado para empresas aun siendo bastante capaz en videojuegos. El segmento profesional ahora lo ocupa el sorprendente G2 Omnicept, así que nosotros hemos estados un par de semanas viendo qué tiene para convencer a un videojugador y si cumple con esa resolución de imagen tan prometedora.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Diseño y ergonomía

El negro es el color escogido por un equipo de diseñadores y comerciales que han puesto mucho esmero en hacerlo atractivo a la vista. Una caja muy bien aprovechada da paso a un casco VR que convence en una mirada. Los materiales de fabricación, en plástico, tela y espuma, con resistentes y transmiten calidad, que es lo mínimo que le pides a un aparato de 700 euros. Han evitado todos los botones manuales y conectores posibles para que la presentación sea muy limpia y solo queda, abajo, el raíl para ajustar manualmente la distancia interpupilar (dip).

Hay un detalle muy ingenioso como es el acople de la espuma protectora a las lentes mediante imanes. Entre medias queda un mínimo hueco para conectar el cable y dejarlo integrado, pero poder retirarlo tras cada partida facilita muchísimo tenerlo recogido. Viene bien porque, por desgracia, lo del cableado es un pequeño problema: el headset no solo pide dos conectores al PC, DisplayPort y USB C, sino que de su pequeño conmutador sale un tercero a la toma de corriente que lo lía todo un poco más en la puesta a punto. Y no sé si es también por este espacio intermedio o por los materiales, pero no provoca tanto calor en la cara como otros modelos.

Cómodo y liviano es hasta decir basta. El HP Reverb G2 es el headset VR con el que más a gusto me he sentido jugando de los muchos que he probado. Las tres correas pueden parecer las mismas que las de otros modelos, pero el reparto de pesos es muchísimo mejor, y así consigue que no haga falta apretar tanto al cráneo porque no hay efecto palanca. A la altura de las orejas quedan esos auriculares con un aspecto un tanto retro que giran 90º para colocarse donde cada uno los necesite y hacen una función extraordinaria en funcionamiento.

Análisis del headset VR HP Reverb G2

Visión y sonido

Las mayores expectativas están en sus dos paneles LCD a resolución 2160 x 2160 por ojo y 90 Hz de refresco, pues con esas cifras y la potencia de un buen PC debe ser capaz de producir la mejor imagen en Realidad Virtual posible. Y lo consigue, sin ninguna duda, a un nivel de que los paseos virtuales por entornos naturales son muy creíbles y que la presentación de videojuegos es comparable a la de una televisión HD. La reducción del efecto rejilla (o screen-door effect) está muy lograda y el glare tampoco me ha supuesto mucho problema al jugar, aunque no está exento.

El problema es que le cuesta conservarla. El punto dulce, ese espacio en el centro de la pantalla en el que alcanza la máxima calidad, es relativamente pequeño; y como el contraste con el contorno en el que cae la resolución es tan marcado, provoca un cierto efecto "túnel" que te hace querer mirar siempre al frente y no utilizar todo el ancho y alto de imagen. Dicho esto, su campo de visión tampoco es excesivamente grande, quizá por esa separación entre ojo y lente antes mencionada y que aporta otros efectos positivos.

Es habitual pasar un poco de puntillas por la propuesta de sonido de los headsets VR porque se da por hecho que se consigue mayor inmersión usando cascos conectados. Pero con el Reverb G2 hay que hacer una excepción porque la cosa cambia. Los auriculares integrados con Spatial Audio alcanzan un volumen, una claridad y unos graves que sirven de sobra para jugar cualquier partida. No aíslan del ruido externo, como es obvio, pero la dirección es tan buena que no molesta a las personas alrededor si, por ejemplo, estás viendo la televisión en la misma sala y a un par de metros de distancia.

Análisis del headset VR HP Reverb G2

Mandos y tracking

El casco que ha puesto HP en el mercado supone un salto de calidad con respecto a lo visto en estos años por comodidad, pesos y calidad de imagen y sonido. La lástima es que el resto de componentes no han acompañado en este cambio de generación.

El sistema de seguimiento del movimiento es mediante cámaras inside-out y los sensores integrados en el propio headset y en los mandos (nada de cámaras externas ni más cables). El comportamiento del primero es bueno, pues te sigue con velocidad en los cambios de posición de ejecutas, ya sea en giros o en desplazamientos. Un cuerpo a tierra en Medal of Honor: Above and Beyond es rápidamente replicado. Aunque he sentido cierto exceso de celo, que se transforma en una vibración de la imagen incómoda que se ve a la perfección en nuestros vídeos (que publicaremos a lo largo de esta semana y añadiremos a este análisis).

Análisis del headset VR HP Reverb G2

Sin embargo, los mandos del Reverb G2 son un desastre. Más allá de que sean bastante feos, ya que eso es lo habitual en este mundo, tanto el planteamiento de la botonera como la posición del arco suponen un problema, y lo peor es el tracking. No me han gustado nada los botones por su tamaño, diminutos e incómodos de apretar, y por su posición: con una mano normal, el dedo que debe ir en A y X realmente queda más cerca del de menú y provoca más de una pulsación no deseada al sujetarlo con fuerza para hacer un gesto. Jugar a Beat Saber ha sido una odisea y me considero un buen jugador, que supera temas en experto. Además, los aros son demasiado grandes y tienden hacia la parte central, así que no es raro chocar manos de vez en cuando.

El error del seguimiento es el más grave y el que merma especialmente que este aparato sea recomendable para jugar. El comportamiento cuando las manos están frente al pecho o la cara es bueno, suficiente, pero en el momento en el que abres un poco lo pierde y al volver lo hace de forma brusca, incomodando la vista. En shooters, deportivos, de baile... echar los brazos a la cadera o a la espalda es cada vez más natural en Realidad Virtual y esto no se puede aceptar. HP necesita sacar una nueva iteración que lo corrija más pronto que tarde.

Software y juegos

Por capacidad que no sea, pues este aparato está preparado para mover cualquier juego o programa a la máxima resolución y con una fluidez que reduce mucho la posibilidad de mareos. La calidad de visual de las partidas a juegos como el citado Medal of Honor: AB o ver un capítulo o una película a resolución HD son una gozada. Es exigente en equipo, aunque con el HP Zbook i9 con una RTX 2080 Max-Q y 32 GB de RAM que prestó la compañía a Gamereactor para estas pruebas iba de maravilla. He leído casos de problemas de compatibilidad, así que revisad las especificaciones bien.

Lo que no ofrece HP, y tampoco es su terreno, es una infraestructura que acompañe y lo haga más llevadero a un usuario poco experimentado. Windows Mixed Reality está lejos de ser una interfaz ni cómoda, rica o atractiva. Es un cúmulo de ventanas malamente ajustables al que le falta soporte para todo tipo de apps nativas, ya que ni Netflix o YouTube se lo dan. Tampoco está adaptado su propio navegador, que aparece como una ventana flotante en una sala sobre el que debes colocarte frontalmente como puedas. Y cómo he echado de menos una solución de seguridad como el sistema guardián.

Análisis del headset VR HP Reverb G2

Sí tiene soporte para Steam VR, y cualquier que haya comprado este aparato para jugar debe lanzarse a él tan rápido como pueda. Está limitado a lo que está, pero al menos te sientes a salvo en él. Y un truco para quienes usen Oculus, gracias a la aplicación Revive puedes lanzar todo tu catálogo de Rift S en Reverb G2 sin pagar dos veces por las mismas apps y se configura en nada, cinco minutos. Es mediante estas dos vías como sacas mucho más valor gaming a este headset.

Conclusión

HP ha apostado fuerte por lograr una combinación que de momento está bastante huérfana: un headset VR para PC de calidad máxima y seguimiento inside-out, sin sensores externos. El experimento ha salido muy desequilibrado. El Reverb G2 consigue una calidad de imagen excelente cuando todo funciona a la perfección, con una nitidez digna de televisión y una fluidez que lo hace muy llevadero. Además, es muy cómodo y seguro una vez puesto. Pero el campo de visión excelente es un tanto reducido y además arrastra un problema gordo con estos mandos desnortados. Si los mejoran, será un conjunto sobresaliente, pero de momento solo el casco lo es.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Análisis del headset VR HP Reverb G2
08 Gamereactor España
8 / 10
+
La calidad visual máxima es bestial. Muy cómodo, suave y bien sujeto. Los mejores altavoces integrados del sector.
-
Los mandos son un desastre en diseño y seguimiento del movimiento. Punto dulce de visión pequeño.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países


Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.