Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis de hardware

Análisis del Razer Blade Stealth (GTX 1650)

Una gráfica bien potente y CPU Intel 10ª Gen. para la nueva versión del Stealth, y eso nota.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

No nos convenció demasiado alguna de las decisiones que introdujo Razer en la familia Blade con el modelo Stealth de 2019. Pese a su buen diseño, su teclado convincente y sus buenas características en general, ese nuevo modelo no acababa de encontrar un sello de identidad. Sobre todo por la elección como GPU de la gráfica Nvidia MX150, que sirvió para aumentar la duración de su batería, pero diluía el resto de "mejoras". En el fondo, era más caro, pero dudamos de que fuese mejor.

Llegaron críticas por varios sectores, no sabemos si también malas ventas, y ahora se nota en el nuevo modelo. Como si el anterior fuera de prueba o una base sobre la que construir. Razer ha lanzado un Blade Stealth casi gemelo en diseño y componentes, pero con un núcleo totalmente renovado. Una decisión que transformado por completo el resultado. A mejor.

En primer lugar, partimos de la base de que estamos ante uno de los portátiles con mejor diseño del mercado y no nos referimos solo a la categoría de ultrabooks, si no a todo el espectro de equipos. El chasis es de aluminio anodizado y eso significa que es un imán para las huellas pero preferimos quedarnos con la compostura que le aporta. Al mismo tiempo, no es un voluminoso ni difícil de transportar, son 15,3 milímetros de altura y 1,42 kilos de peso.

Razer Blade Stealth (GTX 1650)

Son unos rasgos muy positivos teniendo en cuenta lo que lleva dentro, que es potencia bruta. La nueva versión del Blade Stealth, en su versión superior que es la que hemos recibido como muestra, monta una CPU Intel Core i7-10657G (última generación del fabricante) junto a una gráfica Nvidia GeForce GTX 1650 en su variante Max-Q y 16 GB de RAM. A esto hay que añadirle 512 GB de memoria SSD NVMe. En cuanto a la pantalla, este modelo de test cuenta con un monitor a resolución 1080p y 60 Hz que cubre el 99% del rango sRGB y el 74% Adobe RGB con máximos de 467 NITS, aunque también existe la variante con resolución 4K.

Son componentes para competir con algunos equipos de diseñador que hemos puesto a prueba para ver qué tal rinden, y por mucho que hemos apretado, no ha mostrado síntomas de renquear.

Por ejemplo, al pasar el 3DMark Firestrike ha superado al Dell XPS 15 llegando a 6957 puntos. Sí queda por debajo al ponerse cara a cara a equipos con un chasis más grande, algunos de ellos con la versión estándar de la RTX 1650 y no la recortada para portátiles. Hemos alcanzado los 94 fps a resolución FullHD jugando a Overwatch en configuración alta, y nos hemos quedado en 66 fps en la misma en Apex Legends. Sí ha bajado de ese margen al poner un título un tanto más antiguo como Shadow of the Tomb Raider (50 fotogramas por segundo con gráficos en alta calidad), pero al menos sí lo movía con una estabilidad que ya nos hubiera gustado para la versión de PS4 Pro. Sobre todo, recordemos, porque estamos hablando de menos de kilo y medio de peso.

Razer Blade Stealth (GTX 1650)

Al mismo tiempo, ese diseño permite llevar más o menos bien el calentamiento. Nunca arde tanto como para que nos sintamos incómodos al apoyar las muñecas. No sube de los 46-46 grados sin el turbo. Y nos gusta tener las manos cerca de su teclado porque ofrece uno de los mejores trackpads disponibles en un dispositivo Windows, junto con el segundo mejor teclado de los que hemos manejado, solo por detrás del Surface Laptop 3.

Todo este recital de componentes tiene un sacrificio, ese que la marca se resistía a hacer el año pasado: la batería. Porque con un uso variado de la máquina nos ha durado unas cinco horas y media funcionando, y además su cargador es de los gordos e incómodos. Pero a algo había que renunciar y, quienes prefieran menos potencia, aún pueden optar al modelo anterior.

Y todo esto bien con un precio ajustado. Este modelo que Razer nos ha prestado sale en torno a los 2.000 euros y ya va cargado como para ser un todoterreno. El precio sube si nos vamos a la pantalla a resolución 4K, aunque esa opción en portátiles y para jugar sigue sin ser de nuestro agrado. Lo acabamos de comparar con el de Microsoft, que es más caro incluso en su versión sin gráfica dedicada.

El Razer Blade Stealth con GeForce GTX 1650 Max-Q marca un cambio de rumbo que nos satisface y aporta a un gran diseño los componentes que se merecía.

Razer Blade Stealth (GTX 1650)

09 Gamereactor España
9 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Contenido relacionado



Cargando más contenido