Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis de hardware

Análisis: New Nintendo 3DS y XL

Nintendo, tradicional reina de las consolas portátiles, redefine y mejora su 3DS una vez más. Estas sensaciones nos ha dejado.

  • Fabrizia Malgieri y  David CaballeroFabrizia Malgieri y David Caballero

Como Nintendo lanzó la 3DS XL un año y pico después de la portátil original, y la Nintendo 2DS al año siguiente, no podemos negar que nos sorprendió hasta cierto punto cuando descubrió la revisión New Nintendo 3DS el año pasado y hace poco se supo que llegaría al mercado pasado mañana, 13 de febrero de 2015. Esto no quiere decir que no hubiera margen de mejora, que lo había como bien prueba este último modelo.

Y si bien el movimiento inesperado de 2DS pudo llegar a sugerir que la compañía se empezaba a apartar de la que fuera su mayor baza e innovación en el terreno y que diera a la sucesora de DS su nombre (el efecto 3D estereoscópico sin gafas), con el anuncio de New Nintendo 3DS quedó claro que la tercera dimensión no sólo seguía presente e importante, sino que se podía acercar a muchas más personas haciendo el efecto más agradable (y por tanto confirmando 2DS como un modelo simplemente más económico y dirigido a los más pequeños).

Pero el apoyo constante de todas las partes al efecto 3D comenzó a cuestionarse antes incluso de que 2DS irrumpiera en la escena. El fabricante de Kyoto empezó a reconocer que la experiencia auto-estereoscópica no estaba a la altura de las expectativas, al menos no para todo el mundo. Un marco de visión bastante reducido para ver los gráficos 3D correctamente, junto con las quejas por dolores de cabeza o vista cansada tras uso prolongado (por no mencionar el mayor consumo de batería), hizo que algunos bajaran el deslizador de volumen 3D hasta apagarlo. Pero también hay muchos jugadores que prefieren jugar con el 3D a tope y disfrutar de una experiencia ciertamente única y, de todos modos, ¿qué sentido tiene tener una consola que puede hacer esa virguería si al final no la puedes disfrutar al máximo?

New Nintendo 3DS XL junto a 3DS y 3DS XL.
Izquierda: acabado brillo-rayado de New 3DS XL. Derecha: detalle botones.

Quitando esta pega, la familia Nintendo 3DS (original, XL y 2DS) ha vuelto a hacer de gallina de los huevos de oro para la compañía nipona, con un éxito que parecía inalcanzable tras el fenómeno que supuso Nintendo DS en la generación anterior. En solo cuatro años de vida (hasta marzo de 2014), la última máquina portátil de Nintendo ya había superado la impresionante marca de los 50 millones de unidades vendidas en todo el mundo, convirtiéndose en uno de los mayores éxitos comerciales de su historia.

Y lo que está claro es que ese éxito arrasador no se debe principalmente a la tecnología inédita que recuerda el nombre de la consola, sino reside en otros grandes aspectos, principalmente su estupendo catálogo de juegos de gran calidad. Con solo mencionar un puñado de títulos como Pokémon X/Y, las aventuras de El Profesor Layton, The Legend of Zelda: A Link Between Worlds, Kid Icarus: Uprising o Fire Emblem, queda claro que la máquina de dos pantallas cuenta con una variada y genial juegoteca que no deja de crecer.

Por otro lado, espacios como una tienda digital Nintendo eShop que por fin se empieza a adaptar a los tiempos que corren, la Consola Virtual o la nueva interacción con los muñecos Amiibo, están completando la experiencia de juego y ofreciendo alternativas de interés. Todas estas características han permitido que esta plataforma se siga haciendo un (enorme) hueco en un mundo en el que parecía que los móviles y sus jueguecillos acabarían con el juego de consolas portátiles, a la vez convenciendo a los fieles fans de Nintendo de toda la vida.

Puestos en situación, y tras pasar unos días con la New Nintendo 3DS y la New Nintendo 3DS XL entre manos, nos preguntamos ¿qué hay de nuevo? ¿Qué ha mejorado? ¿Merece la pena comprarla de nuevas o actualizar?

Izquierda: 3DS XL vs New 3DS XL vs 3DS. Derecha: Pantallas New 3DS XL vs 3DS XL.

Características y novedades de New Nintendo 3DS:

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

En cuanto encendimos la New Nintendo 3DS, la primera diferencia respecto al modelo original salta a la vista: la pantalla del modelo más pequeño de New 3DS es algo más grande (1,2 veces), colocándose en un interesante punto intermedio entre la 3DS original y las grandotas XL, tan interesante que puede ser el punto dulce para los que buscan una buena pantalla pero un tamaño más compacto. Además, si bien la resolución es lógicamente la misma, parece que los colores se ven más vivos.

Pero lógicamente lo que más queríamos comprobar es cómo cambia el efecto 3D sin gafas, sin duda la mayor pega de los anteriores modelos. Y podemos confirmar que el nuevo sistema de imágenes 3D es mucho mejor (más constante y estable) que el anterior, gracias a que la cámara frontal situada sobre la pantalla principal, apoyándose además en un nuevo sensor infrarrojo, hace ahora un seguimiento ocular y mide la distancia a la cara del usuario. La consola es capaz de registrar así dónde se encuentran los ojos del jugador en cada momento, por lo que 'coloca' las dos imágenes donde deben estar con bastante soltura, y no en un ángulo concreto y limitado como hasta ahora. Salvo ocasiones puntuales o ligeros parpadeos, adiós a las molestias y a los dolores de cabeza provocados por mover la consola o la vista y perder el ángulo ideal, algo que también se aplica a esos momentos en los juegos en los que entran en conflicto el control por movimiento y el efecto 3D. ¡Por fin!

Por lo tanto, la experiencia estereoscópica en esta revisión en sin duda la mayor baza de todo el conjunto, algo que comprobamos fácilmente al pasar la partida de The Legend of Zelda: Majora's Mask 3D de la vieja 3DS XL a la New 3DS. Con el modelo anterior bajábamos el volumen 3D a los 20 minutos o cuando teníamos que apuntar en primera persona, pero ahora podemos sentir que estamos dentro de Términa todo el rato, sin un efecto de imagen doble que nos saque de la inmersión.

loading next content