Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Mario & Sonic TokioFIFA 19MediEvilPokemon GoLuigi's Mansion 3Vídeo guía Death StrandingThe Withcher 3FIFA 20
Español
Portada
análisis
Borderlands: The Pre-Sequel

Análisis de Borderlands: The Pre-Sequel

Un juego RPG de acción muy loco y con un humor súper negro, acompañado de un sistema de juego magnífico y un universo fantástico que no alcanza a su predecesor.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Cuando vi la luna y la base Hyperion por primera vez en Borderlands 2, supe enseguida que algún día viajaría allí. Evidentemente, tenía razón, porque Borderlands: The Pre-Sequel nos envía al vecino cósmico de Pandoras, Elpis, en donde viviremos un viaje flipante. Es una travesía fantástica al mundo de Jack el Guapo. Allí nos encontraremos con algunos conocidos, conoceremos nuevas caras y, por supuesto, podremos jugar con Claptrap. Y eso no es nada, ya veréis.

En esta ocasión, nos ponemos en el papel de uno de los cuatro "nuevos" cazadores y contemplamos el alzamiento de Jack el Guapo, el malo del segundo juego de esta franquicia. La historia se sitúa entre Borderlands y Borderlands 2, de ahí la coña de la 'pre-secuela', y gira en torno a temas como una misión de rescate intergaláctica, la venganza y un legendario tesoro de tecnología alienígena. La forma de contar la campaña es curiosa: la gladiadora Athena cuenta toda la historia a modo de 'flashback'. Ella estuvo en los incidentes de Elpis y trabajaba para Jack, por lo que los cazadores la capturaron para averiguar cómo se convirtió Jack en el dictador megalómano que conocimos en Borderlands 2.

Athena es uno de los personajes que podemos escoger y cuenta con un escudo protector que absorbe daño de los enemigos durante un cierto tiempo y se lo reenvía a los atacantes. Lo cierto es que esta habilidad la convierte en una parte fundamental para cualquier equipo y en un rival digno en combate singular. Otro de los personajes, William the Enforcer, es una máquina de luchar y posee varios implantes cibernéticos, pero eso no es todo, ya que los dos drones, Saint y Wolf, luchan con él en su habilidad especial. William es probablemente uno de los personajes más oscuros del juego, ya que mata por placer y por dinero, o sea que de moral, nada. Nisha, la tercera protagonista, dice ser una vaquera que se asegura de que se mantiene la "ley y el orden" con su poderoso látigo, pero en realidad es una ladrona que se dedica a cazar a otros ladrones. En su habilidad especial, Nisha apunta automáticamente a los enemigos y consigue un gran aumento de daño. El último del grupo no podía ser otro que Claptrap, con el que por fin podemos jugar.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Borderlands: The Pre-SequelBorderlands: The Pre-Sequel

Conceptualmente, Claptrap es el que mejor se ajusta a lo que en realidad es Borderlands, porque este personajillo es sinónimo de caos. Su habilidad especial es un programa aleatorio que responde a placer según la situación. Por ejemplo, su arsenal va desde patitos de goma saltarines completamente inútiles hasta una bola de discoteca que dispara láseres, y eso lo convierte en un peligro constante. Por si fuera poco, la pequeña caja de metal tiene acceso a todas las otras habilidades especiales y puede convertirse fácilmente en un ciberninja, en un Gunzerker o en un Mecanomante. Desafortunadamente, nunca sabes lo que va a hacer a continuación, así que pensáoslo bien antes de activar su habilidad especial, más que nada porque algunas de las habilidades especial son bastante inútiles y os puede salir el tiro por la culata.

Seguramente los fans de la serie reconocerán a muchas figuras icónicas de los anteriores juegos, lo que supone una gran maniobra estratégica por parte de Gearbox y de 2K Australia. Gracias al enfoque de la historia y de las diferentes perspectivas de los cuatro protagonistas, los fans pueden aprender muchísimas cosas del universo de Borderlands. Cada protagonista es único y reacciona de forma diferente a lo que va ocurriendo en el juego; por ejemplo, Claptrap, en general, me fue contando chistes durante la historia, pero hubo momentos en los que me produjo mucha tristeza: el sincero dilema al que se enfrenta el pequeño robot a la hora de matar a sus hermanos mecánicos es sencillamente adorable y muy triste. Pero lo más trágico de todo es que Claptrap no puede tomar decisiones acerca de salvarlos o matarlos, porque está sometido a la voluntad del código de programación que lo gobierna.

Borderlands: The Pre-Sequel tiene unos diálogos sencillamente geniales, pero, por desgracia, también sufre de algunos problemas en este campo. En ocasiones, los monólogos medianamente largos de los PNJs se solapan los unos a los otros. Por ejemplo, si te adelantas al grupo y alcanzas el siguiente punto de progresión mientras el que te da la misión sigue hablando, verás a qué me refiero. Los jugadores más inquietos seguramente ya habrán visto este problema cuando un personaje rompe su monólogo para empezar a hablar de otra cosa, sin antes haber terminado lo anterior.

Borderlands: The Pre-SequelBorderlands: The Pre-Sequel

Pero podéis estar tranquilos: el humor marca de la casa no se ha perdido en este título. Ya sea para limpiar la contaminación en nombre de las organizaciones por los derechos de los animales o para sacar la legendaria espada "Excalibastard" de una roca, el resultado siempre es sorprendente. También hay que decir que los jugadores tienen una amplia gama de misiones entre las que elegir, aunque a veces hay que volver atrás. Los temas de las misiones no varían mucho: incrústale una bala en el entrecejo a tal tipo, etc. Sin embargo, por lo general, el juego consigue motivarnos para que sigamos haciéndolo; y, aunque no todos los personajes secundarios de Elpis son tan únicos como sus homólogos pandorianos, los desarrolladores han conseguido crear una experiencia igual de interesante.

En cuanto al sistema de juego, la luna de Pandora tiene algunos aspectos nuevos: por ejemplo, ya que en algunas partes no hay oxígeno, ahora tenemos un kit especial que nos da un depósito de oxígeno limitado, un 'jetpack' y un golpe fuerte. La gravedad reducida nos permite saltar más alto y caminar bastante más rápido y, además, si saltamos una segunda vez en el aire, el kit de oxígeno nos permite hacer el doble salto, genial para acceder a algunas zonas apartadas. ¡Pero también tiene sus consecuencias! Si te quedas sin oxígeno en el depósito, Elpis empieza a cobrarse su precio y le roba a cada jugador un poco de salud por segundo. Evidentemente, puesto que no hay atmósfera, las formas de vida sufren en la superficie de la luna, incluidas las vegetales. El cambio de la vegetación ilimitada de Pandora a la apariencia lunar de Elpis le da al juego un ambiente desértico, que, en ocasiones, llega a ser soso.

Seguramente sea cuestión de acostumbrarse al mundo interestelar, pero lo cierto es que en ningún momento muestra demasiada variación. Básicamente, el territorio se compone de grandes secciones de superficie lunar, fábricas de armas y varias bases lunares. El gran problema es la falta de personajes para esas zonas lunares. Borderlands: The Pre-Sequel tiene un montón de escenarios, pero la mayoría son muy parecidos y poco imaginativos. De hecho, y por desgracia, esta monotonía se traslada también a las nuevas razas alienígenas que te encuentras en la luna y a los enemigos del juego. ¡Pero eh! ¡También es cierto que es cuestión de gustos!

Borderlands: The Pre-SequelBorderlands: The Pre-Sequel

Me considero un gran fan de la saga Borderlands y, para ser sincero, he disfrutado de Borderlands: The Pre-Sequel; y seguramente seguiré disfrutando durante algún tiempo. Este paraíso de chalados con ametralladoras muestra todo su potencial a medida que avanza el juego y la última parte de la historia está muy guay. Por desgracia, todo esto se ve empañado por la falta de nuevas ideas y por el miedo al cambio. Es más de lo mismo (aunque sea genial). Si disfrutasteis de los otros juegos de la serie, Borderlands: The Pre-Sequel no os decepcionará en absoluto. Es un juego RPG de acción muy loco y con un humor súper negro, acompañado de un sistema de juego magnífico y un universo fantástico. Sin embargo, no le llega ni a la suela de los zapatos a nuestro maravilloso y querido Borderlands 2.

Borderlands: The Pre-SequelBorderlands: The Pre-Sequel
Borderlands: The Pre-SequelBorderlands: The Pre-Sequel
Borderlands: The Pre-SequelBorderlands: The Pre-SequelBorderlands: The Pre-Sequel
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Claptrap, el sentido del humor, el sistema de juego que sigue funcionando como un reloj, un montón de info adicional para los fans.
-
La ambientación espacial es cuestión de gustos, prácticamente sin cambios respecto a B2, personajes secundarios genéricos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Borderlands: The Pre-SequelScore

Borderlands: The Pre-Sequel

ANÁLISIS. Autor: Stefan Briesenick

Un juego RPG de acción muy loco y con un humor súper negro, acompañado de un sistema de juego magnífico y un universo fantástico que no alcanza a su predecesor.



Cargando más contenido