Español
Gamereactor
análisis
Bravely Default II

Análisis de Bravely Default II

Los Héroes de la Luz se embarcan en una descafeinada aventura en busca de los Cristales Elementales.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Cristales, héroes de luz... Fue en 2010 cuando una Square Enix que estaba experimentando más que nunca lanzó en Nintendo DS uno de esos RPG por turnos clásicos, de los de toda la vida: Final Fantasy: 4 Heroes of Light.

Era un juego de rol de aspecto agradable, con personajes simples pero simpáticos y con una dificultad de las que perdonan poquito. Su premisa era algo de lo que recogería el testigo Bravely Default en 3DS, y que ahora vuelve a explotar en Nintendo Switch con un Bravely Default II que los amantes del JRPG esperaban con ansias.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Lo nuevo del Team Asano, de Claytech Works, es un juego de rol que se acomoda en ciertos tópicos habituales del género, sobre todo si miramos a sus orígenes, a los mismos que homenajeaba Heroes of Light. Y no es que nos guste trazar paralelismos porque sí. Es que en BDII nuestros protagonistas son también Héroes de la Luz. Y mira por dónde, también hay cristales de por medio.

Seth (Zubi para servidor), Gloria, Elvis, Adelle... Este cuarteto de personajes es el que lleva la voz cantante en una aventura que suena a cuento, pero de esos cuentos que empiezan por "Érase una vez..." y en los que hay malos muy malos, buenos muy buenos y, con suerte, se cuela alguna sorpresa.

No puedo negar que no estuviera entusiasmado con el retorno de Bravely Default, pero su historia dista mucho de ser lo que esperaba. Tiene ciertos giros que pueden pillarte por sorpresa, sin embargo, su desarrollo no deja de ser el pretexto para ir conociendo a cada protagonista mejor a lo largo de cada capítulo y llevarte de un cristal a otro.

Pero pisad el freno, porque va más allá de eso. El que haya jugado a algún Bravely en el pasado sabe que estos juegos no se conforman con una progresión normal en lo narrativo. Podemos decir que pasan cosas que te harán invertir muchas más horas de las que imaginarías, pero no podemos profundizar más en ello por dos simples razones: spoilers y embargos.

Bravely Default II

¿Funciona la fórmula? Lo cierto es que sí, pero el desarrollo hasta que llegan las sorpresas de verdad se vuelve algo tedioso. No puedo decir lo mismo del reparto principal, porque es encantador, porque te invita a sumergirte en todas esas conversaciones que surgen y porque de ellos gusta hasta el acento. Una pena que su expresividad se vea limitada por la dirección artística del juego, porque lo cierto es que son el gran pilar de esta historia.

Los protagonistas son la clave para esta trama hilvanada por un viaje entre ciudades y descubrimientos, uno en el que hay que reunir cuatro cristales elementales para salvar al mundo de Éxcilan de una terrible catástrofe. Como este cuarteto principal, los trabajos y el sistema Brave/Default son el pilar para lo que de verdad importa en este juego. Resulta raro decir esto en un RPG, un género en el que la historia suele tener muchísimo peso, pero lo realmente atractivo y adictivo de Bravely Default II es su gameplay.

En nuestras impresiones ya hablamos del cambio del sistema de rondas a los turnos y de cómo esto afecta al ritmo del combate. También detallamos cómo funciona el sistema Brave y Default (échales un vistazo para "empaparte" bien sobre esto, porque es clave). Ahora, con más horas que un reloj invertidas en BD2, solo puedo decir que estos cambios han traído consigo una experiencia más divertida y desafiante.

La base original era buena, sobre todo por el juego que dan los turnos extra de Brave y las reservas de Default; también por el enorme árbol de Trabajos y sus habilidades. Esta entrega ha recogido ese testigo y lo ha potenciado con los matices adecuados. Cada personaje puede tener dos trabajos, combinando habilidades de ambos pero desarrollando solo uno al combatir.

Bravely Default IIBravely Default II
Bravely Default II

Además, cada habilidad pasiva aprendida a medida que subes de nivel un Trabajo pasa a tu reserva para que la equipes a tu gusto en el futuro, aunque con un número limitado de ranuras. Es una idea muy simple y que abre las puertas a un mundo enorme de estrategias. Darle a tu Mago Blanco regeneración de PM por turno, drenar PM con cada ataque o hasta reducir el consumo de magias. Poner a tu Bardo a cantar para mejorar al equipo entero. Hacer que tu Bárbaro contraataque y sea capaz de hacer siempre dos ataques en lugar de uno solo...

Son solo algunas de las configuraciones con las que he experimentado usando los Asteriscos, objetos mágicos que desbloquean estos trabajos y que, generalmente, se obtienen venciendo a sus portadores. Pero hay mucho más por explorar, y eso es lo que más divierte de este juego. Porque te deja configurar a todo tu equipo al dedillo, diseñarlo para que encaje como un guante con tu forma de jugar, o para diseñar las combinaciones más disparatadas. ¿Un Bardo, una Dragón, un Pintor, una Tahur? ¿Por qué no?

Y es importante sacarle partido, porque ya lo avisé y lo reitero. Bravely Default II no es nada sencillo. Es más, confiarte en un combate importante suele tener siempre el mismo resultado: frustración, gritos y cara de sorpresa mientras ves a tu equipo caer uno por uno ante los ataques del enemigo. Curiosamente, otro punto en común con ese Final Fantasy del que hablaba al principio. Si es que la herencia es innegable.

Su dificultad hace que sea un juego que invita al "grindeo" y al dominio de las habilidades. Hay que pasar tiempo entrenando, aunque ofrece recursos para aliviar esta tarea con los combates encadenados y los bonus que estos dan. Ya no son tiempos de alargar duraciones a base de dedicar tardes peleando para mejorar a tu equipo, y en Square Enix lo saben, pero no quieren desprenderse de ese mecanismo del todo.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Por eso, Bravely Default II incluye también una pequeña función online con la que hacer expediciones en segundo plano. Idóneas para conseguir objetos que te ayuden a ganar más experiencia, PT para los Trabajos o incluso recibir otras ventajas. Un sustituto de lo que ofrecía el Street Pass en los anteriores que no está mal, pero pierde el encanto (y la extrema facilidad) que tenía invocar a amigos de tu 3DS en mitad de una batalla.

Tengo que mirar al mundo, otra de esas piedras angulares en un juego de rol clásico. Las localizaciones lucen genial, aunque el overworld no está para nada a la altura. La sensación de estar jugando con unas pequeñas figuras en entornos que parecen sacados de un lienzo con vida se rompe cuando sales a un mundo abierto totalmente tridimensional y mucho menos estilizado. A Bravely Default le sienta mucho mejor coquetear con el 2D y el 3D.

Mantener esa combinación habría sido ideal para reforzar esa esencia de cuento clásico y atrapar más en su mundo. El salto al HD le ha hecho un favor en general, aunque a veces sea flaco. Hay mucho más detalle en ropajes y armaduras, efectos mágicos que llenan la pantalla de fuegos artificiales y partículas al pelear. Pero luego también hay animaciones muy toscas, incluso en momentos más críticos para la historia.

Cumple, pero no destaca, aunque en Modo Portátil es donde mejor luce todo el conjunto. Toca volver más arriba y recordarlo, lo que de verdad enamora en Bravely Default II son sus protagonistas y sus mecánicas. Sorprende verse envuelto en el menú de habilidades combinando aquí y allá, quedarse en esta pequeña parte del todo y disfrutarla tanto.

Bravely Default IIBravely Default II

También sorprende en lo musical y sonoro. El doblaje es francamente bueno, tanto como una localización que se esmera en trasladar acentos de la mejor forma posible a los diálogos (leed a Elvis y lo entenderéis). Pero la banda sonora, aunque viene de una Revo que logra dar épica hasta al combate contra la enésima babosa, no tiene la misma fuerza que en el primer juego.

Creo que no hay mejor forma de explicar qué sucede con Bravely Default II que con su banda sonora. Es un juego que se atreve a introducir cambios frente a un esquema que parecía totalmente asentado para la IP, que da pinceladas frescas a través de su gameplay e ideas que aportan variedad, véase su minijuego de cartas.

¿Pero...? Pero no llega a la talla de las dos entregas anteriores. Tiene fuerza, pero no la suficiente. Sorprende, pero su historia se vuelve demasiado predecible por momentos. Resulta extraño acercarse a un RPG y quedarse prendado no por lo que cuenta, sino por las mecánicas que plantea. Y eso es con lo que me quedo de mi aventura en Bravely Default II porque, en el fondo, es justo lo que cabría esperar de un juego de rol clásico.

Aunque los tiempos cambian y, por muchos cambios y atrevimientos que haga aquí o allá, al final no logra calar tanto como lo hizo la historia de Agnes y aquella hada. Necesita más para ser tan sobresaliente como los que vinieron antes.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Las mecánicas de combate son totalmente adictivas, el apartado artístico dibuja algunos escenarios que enamoran, sus protagonistas y su dificultad.
-
La historia no termina de enganchar, bastante justo en lo visual, el diseño de algunas mazmorras.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Bravely Default IIScore

Bravely Default II

ANÁLISIS. Autor: Juan A. Fonseca

Los Héroes de la Luz se embarcan en una descafeinada aventura en busca de los Cristales Elementales.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.