Español
Gamereactor
análisis
Cloudberry Kingdom

Análisis de Cloudberry Kingdom

Un nuevo juego de plataformas que sorprende porque, pese a su aleatoriedad, ofrece buen diseño de niveles y una dificultad que se va adaptando a tu destreza.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

La primera vez que ves la intro de Cloudberry Kingdom -o uno de los tráilers oficiales, como el de más abajo- te quedas un poco en estado de shock. Decir que el juego parece un poco difícil es como decir que el aguacero que cayó en Copenhague hace dos veranos eran unas gotitas de nada. En pocas palabras, es como tu peor pesadilla videolúdica; una avalancha de rayos láser, sierras gigantescas, peñascos descomunales y trampas de pinchos, un juego que requiere un grado completamente demencial de precisión milimétrica, sincronización y sangre fría.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Pero, para la salud de todos, eso es una verdad a medias. Porque si eres un dios de las plataformas, de esos que se hacen el speedrun de Super Meat Boy sin morir, entonces Cloudberry Kingdom te lo pondrá así de difícil. Pero si, por el contrario, eres un simple mortal, el juego bajará la dificultad en plena partida.

De hecho, Cloudberry Kingdom es algo tan extraordinario como un juego que genera todos y cada uno de sus niveles de forma aleatoria, y que va ajustando la dificultad sobre la marcha. En teoría, por lo tanto, aquí hay un potencial infinito para re-jugar. Y en la práctica, no he visto nada que le lleve la contraria a esta teoría.

La historia importa poco y habla del desgastado súper-héroe Bob, quien intenta rescatar a su princesa de las garras de un rey loco. No hay demasiado de interés, más allá de una escena de intro y de unas cuantas de corte. Aquí la jugabilidad es lo primordial, lo que genera el ambiente, como en todo buen plataformas.

Cloudberry KingdomCloudberry Kingdom

Cada nivel consiste en una serie de obstáculos que Bob debe superar ileso. Están sacados de los viejos juegos de plataformas, como los bloques que se esfuman cuando te quedas un rato sobre ellos, esos otros que aparecen y desaparecen, los pinchos morunos de fuegos rotatorios, cuchillas giratorias, rayos láser y todo tipo de trampas por el estilo.

Con bastante frecuencia, el juego demanda la sincronización perfecta para avanzar, pero nunca es un reto imposible y los niveles auto-generados suelen presentar una disposición de plataformas que permite que uno pueda atravesarlas de una sola carrera sin interrupciones. Suele ser la mejor estrategia. Por ahí aparecen también un puñado de cristales que elevan la puntuación cuando los coges y que a su vez activan un bonus si te haces con todos.

Para hacer bonus sí que hace falta poner todo el empeño y habilidad, algo que podría entenderse como otra forma de ajustar la dificultad: puedes simplemente ignorar los más inaccesibles y correr hasta la meta.

Los niveles son cortos, no hay tiempos de carga y reapareces inmediatamente cuando mueres. Por supuesto, al más puro estilo Super Meat Boy, también puedes contemplar una repetición de toda esa cantidad de muertes.

Cloudberry Kingdom

La campaña, conformada por 280 niveles, es bastante larga pese al hecho de que todos duren menos un minuto. En varias ocasiones tuve que tomarme un descanso por sentirme exhausto mentalmente de tanta concentración. Porque Cloudberry Kingdom se asienta en el límite de lo que tu cerebro puede manejar/soportar, y desde ahí te lanza retos constantemente. Está realizado de forma brillante, pero también es bastante duro.

La receta se ve a veces aderezada con unas habilidades nuevas para Bob, como una mochila con propulsión, doble salto o un Bob en miniatura que puede saltar tan alto como siempre, pero que ocupa la mitad. Los controles son finos y precisos, de modo que Bob reacciona de forma instantánea a tus entradas, en una práctica muy directa y diferente a, por ejemplo, los saltos de Mario, que en ocasiones dependen de cierta distancia de aceleración o derrape cuando se da la vuelta.

Aparte de la campaña también está el modo Arcade, en el que tienes una sola vida (con la oportunidad de conseguir vidas extra recogiendo cristales) para pasarte el máximo número de niveles. Aparte de esto está el juego libre, con el que puedes dar peso a los diferentes parámetros que generan los niveles, así consiguiendo una colocación de plataformas y trampas al gusto. Hay cinco pasos para cada elemento, y ya en el segundo pensé que la cantidad de plataformas flotantes y bolas letales era inmanejable.

Finalmente, todos los modos de juego aceptan hasta cuatro jugadores simultáneos en pantalla, con la modificación opcional de jugar atados mediante una goma elástica, obligando una mayor compenetración co-op.

Cloudberry Kingdom

Los efectos sonoros son discretos ruiditos estilo 8-bit que bien podrían salir del Super Mario Bros. original. Tampoco están muy altos en la mezcla, de modo que la música se lleva todo el protagonismo. Y con toda la razón del mundo, porque no veáis cómo pega la banda sonora. Con una mezcla de ritmos modernos y minimalistas chiptunes, siempre dominando los bajos, la composición es pegadiza y genial creando la ambientación y subiendo el ritmo cardíaco (pues casi te instiga a correr más y más). Aunque no es un sonido envolvente ni con unos efectos elaborados, Cloudberry Kingdom merece ser jugado en un sistema estéreo en condiciones, sólo por la calidad de la música.

En plena segunda etapa dorada del género, Cloudberry Kingdom es un plataformas ejemplarmente bien hecho. Tras un estilo algo extravagante se esconde un juego en el que la técnica encaja perfectamente con una curva de dificultad variable y excepcionalmente bien equilibrada, y en el que las posibilidades de rejugabilidad son teóricamente infinitas. Si eres un amante del género necesitas este juego, y si te tomas con más tranquilidad esto de las plataformas, sigue ofreciendo mucha diversión. Impresionante trabajo el de Pwnee.

Cloudberry KingdomCloudberry Kingdom
Cloudberry Kingdom
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Número infinito de niveles, severidad medida a la perfección, control fino, excelente música.
-
La cabeza acaba echando humo cuando juegas partidas largas.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Cloudberry KingdomScore

Cloudberry Kingdom

ANÁLISIS. Autor: Rasmus Lund-Hansen

Un nuevo juego de plataformas que sorprende porque, pese a su aleatoriedad, ofrece buen diseño de niveles y una dificultad que se va adaptando a tu destreza.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.