Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
análisis
Disintegration

Análisis de Disintegration - un shooter experimental que funciona

Titanfall con Starcraft en pequeñito y unidades de Escuadrón Suicida. Tanto como el experimento de V1 Interactive.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Combinar géneros es arriesgado. Coger lo mejor de un juego y pegárselo a otro puede dar como resultado una chapuza. Sería una posibilidad al combinar dos que rara vez van juntos como un shooter en primera persona y estrategia a tiempo real. Pero V1 Interactive, el nuevo estudio del cocreador de Halo, Marcus Letho (con quien además hemos charlado), se lanzó a la aventura con la intención de hacer que ambos conceptos fluyesen juntos en Disintegration.

El piloto legendario Romer Shoal es el protagonista de esta historia que tiene lugar en un planeta Tierra futuro. Un futuro muy extraño, en el que la gente ha pasado a ocupar cuerpos robóticos en lo que se conoce como la integración. Por si fuera poco, existe un grupo organizado llamado Rayonne que desea la destrucción de cualquier resquicio de humanidad. Cuenta con una fortaleza voladora conocida como Iron Cloud. Fue ahí arriba donde Shoal estuvo a punto de morir y a donde tendrá que volver junto a su equipo de forajidos con los que conformar uno de las mejores divisiones de la resistencia.

Aunque aquí haya algo de ADN de Halo, Disintegration no va solo de correr pegando tiros. Para empezar, el protagonista es un piloto y todo el tiempo se juega sobre un graviciclo, un vehículo de combate futurista que eleva la perspectiva un poco por encima del habitual a ras de suelo. Aunque cuando estás jugando, excepto por este detalle de altura, el control básico en primera persona es como el de un shooter. Solo que la cosa va mucho más allá.

Disintegration

Esta combinación de FPS y RTS exprime lleva el concepto de shooter táctico de los antiguos Ghost Recon a un nivel aún más estratégico. Tú, con todo el arsenal de armas del graviciclo, marcas el componente de shooter; tu equipo, al que das órdenes que van más allá del mero enfrentamiento a otras unidades, aportan la táctica. El resultado es una escena en la que hay que apuntar y dispara directamente, sobrevolar la situación para tomar conciencia de la distribución de fuerzas y mover unidades hacia las posiciones necesarias. Tres tareas a la vez, pero sin el agobio que pudieran transmitir estas palabras.

Para que el gameplay siempre fluya, Disintegration va saltando de un paisaje a otro, como una región montañosa, un desierto sofocante o los glaciares yermos de Islandia. Por otra parte, las armas para este vehículo planeador van cambiando, así como los soldados de acompañamiento. El equipamiento es esencial para establecer un buen plan, porque como bien sabe el jugador, una ametralladora no es lo mismo que una escopeta a la hora de entrar en combate. Otro detalle, no siempre vas a tener a mano el dispositivo de curación manual y solo vas a poder reponer tu vida y la de los tuyos en los puntos del mapa que hay para ello.

En cuanto a los compañeros, como generalmente van por libre, más allá de que tú des unas instrucciones o decidas sobre sus curas, lo más importante es cómo van equipados. Puede que te asista alguien que lanza granadas aturtidoras o fuego de mortero, por poner un par de ejemplos. Estas habilidades son muy útiles para poner en marcha un plan, como puede ser dividir las tropas enemigas, por lo que suelen ir acompañadas de un tiempo de regeneración largo. No poder escoger ni estos soldados ni las armas del vehículo hablan mucho de lo cerrado que está el diseño general del título.

DisintegrationDisintegration

Los enemigos, de aspecto mecánico y robótico con algunas reminiscencias conocidas, forman parte de este escenario planeado. V1 Interactive les ha dotado de unas tácticas cambiantes para que cumplan en esta partida de ajedrez que, al final, se resuelve en parte por la fuerza. Su repertorio de armas, entre las que están sus propios graviciclos, influyen mucho en cómo afrontar las misiones. Lo que nos ha desconectado un poco de la partida es que no haya jefes como tal, sino enemigos un poco más fuertes que aparecen en más lugares. Los minibosses siempre han ayudado a articular las tramas.

En general, la campaña de Disintegration es divertida, partiendo de la base de que tienes que asumir que la humanidad ha dejado su futuro en manos de una celebridad montada sobre una especie de moto con reactores a los lados. Aunque nunca llegas a estar codo con codo con tu gente y siempre te siempre como mirando por encima del hombro, sí se construyen vínculos. Todo en un estilo muy Escuadrón Suicida, a lo bruto. Al final, deja la trama lista para las expansiones futuras, pues la cosa no acaba aquí.

DisintegrationDisintegration
Disintegration

Si llevas todo este rato pensando dónde está el multijugador de un shooter como este, aquí va. En general, se articula en equipos de cinco contra cinco, también con la estructura de graviciclo y apoyos a pie. Lo que pasa es que las partidas son mucho más caóticas y se presta menos atención a la parte táctica. Los pequeños sirvientes quedan para tareas secundarias, pues los tiros mandas.

De momento hay tres modos que están basados en los clásicos de dominación, baja confirmada y captura la bandera mezclada con demolición. Estas variantes son el fin, pero lo que realmente importa de este título son las 'crews'. Cada jugadores puede escoger una de las nueve bandas de forajidos existentes. El equipo de diseño ha dado una identidad distinta a cada una, como por ejemplo el rollo samurái de los Lost Ronin, y también una configuración de graviciclo y habilidades de equipo propias. De momento, el que más nos va gustando es The Business, unos gangsters armados con rifles, escopeta y especiales pensados para tumbar el vehículo del rival.

Después de escoger banda, hay un editor para darle un toque de aspecto personalizado al conjunto. Aquí es donde entran en escena los coleccionables y desbloqueables, que por algún sitio tenían que salir. Lo bueno es que todo se puede desbloquear superando retos, además de con dinero ingame.

DisintegrationDisintegration

Puede que parezca demasiado, pues meter FPS con RTS a pequeña escala en partidas online suena a jaleo. Pero funciona bien, sobre todo porque la parte táctica está rebajada y ajustada al mismo nivel de exigencia que en el modo campaña. De hecho, cuando le vas cogiendo el punto, al final el multijugador toma tintes de un hero-shooter aéreo con esbirros en el papel de las habilidades. Es como si cada crew fuera un héroes de otro shooter, es decir, que su juega a su manera y se puede combinar con otros. Desde este punto de vista, si el estudio va acertando con los modos de juego, puede que tenga un buen futuro en la escena online. Lo que necesita para que esto sea así es reforzar las armas más débiles y equilibrarlo todo.

Este juego hay que observarlo y disfrutarlo como un todo, pues es la única forma en la que cobra sentido. Es una apuesta arriesgada en gameplay a la que han conseguido dar más sentido del que podría parecer y que no se entiende bien hasta que se prueba. Al modo un jugador le falta un poco de fuerza pero es muy variado y experimental, mientras que los modos online tienen mucho potencial gracias a esa base de crews que aporta tanta variedad. Con un poco de refinamiento, Disintegration puede llegar a ser sobresaliente.

DisintegrationDisintegration

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
DisintegrationDisintegrationDisintegration

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Uso inteligente de los géneros en su justa medida. Gameplay ameno. Un multijugador con mucho potencial. El sistema de crews.
-
Aún le falta equilibrar contenidos. La trama se queda floja.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido