Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis
Dying Light

Análisis de Dying Light: Platinum Edition para Switch

Se han sacrificado ciertas cosas esperables, pero en general es un port bastante consistente.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
HQ

Si hablamos de potencia bruta, puede que Nintendo Switch esté a kilómetros por detrás de sus competidores, y aún así se han publicado excelentes 'ports' de terceros en estos años. Doom Eternal y Skyrim mismamente son dos prodigios absolutos con estupendos gráficos que funcionaban genial en la consola híbrida a la vez que exprimían sus límites. Hoy en día, las versiones en la nube son más frecuentes, pero uno de los últimos juegos que se han adaptado en su totalidad a Switch es Dying Light: Platinum Edition. Esta versión mejorada del juego original de 2015 incluye todos los DLC publicados hasta la fecha y un puñado de características exclusivas de la consola, como los controles de movimiento y el soporte táctil.

Dying Light

Como ya opinamos sobre el Dying Light original en 2015, no me entretendré mucho ahora en las mecánicas principales. Lo que sí quiero comentar es que el juego se ha mantenido fresco después de todos estos años y sigue siendo emocionante. La lucha cuerpo a cuerpo aquí siempre me ha tenido en vilo, ya que las armas improvisadas son potencialmente inútiles tras un par de usos, y el salpicón sangriento de ensartarle una tubería oxidada en la cabeza a un zombi no es un sonido que se me vaya a olvidar pronto. El parkour en primera persona es magnífico, por supuesto: ir corriendo por el escenario y lanzarse desde los edificios es una manera totalmente adictiva y muchas veces imprescindible de huir de tus cazadores.

Publicidad:

En cuanto a los gráficos en Switch, el mundo abierto de Harran es prácticamente igual que el mundo exterior si me olvido de ponerme las gafas. Todo se ve bastante bien de cerca (aunque se ha reducido la calidad de las sombras y las texturas), pero hay muchos detalles en la lejanía que se pierden. Al desplazarse, los objetos destacaban desde lejos y las texturas que se veían borrosas y poco pulidas tenían más definición y nitidez. Está claro que no es algo grave; después de todo, es Dying Light en Switch, pero la sensación de la escala panorámica y las increíbles vistas con mucho detalle que había en la edición original han desaparecido.

En cuanto a la frecuencia de fotogramas por segundo Dying Light en Switch se pone como objetivo los 30 fps, pero no es estable como en las versiones de Xbox One y PS4. Siempre que me topaba con grandes multitudes de seres hambrientos de carne intentando sacarme los ojos, la tasa de fotogramas bajaba visiblemente, pero nunca hasta un punto en el que fuera una molestia para jugar. He probado el juego tanto en modo televisor como en modo portátil y, afortunadamente, he visto que su desempeño es bastante estable en ambos modos de juego.

Dying Light

Aunque en la versión de Switch se han sacrificado algunas cosas, también incluye características exclusivas de la consola. Los controles por movimiento ahora están disponibles tanto para armas de cuerpo a cuerpo como a distancia, y según he visto añaden un nivel de inmersión considerable al usar los Joy-con como si fueran machetes o tablas de madera. Los controles táctiles también están disponibles al jugar en modo portátil, lo cual es una buena adición, pero no los he acabado usando porque me parecía más fácil seguir usando la configuración de botones tradicional. También está la vibración HD de los Joy-con, que aporta un efecto impactante en los momentos en los que le rompes la cabeza a un zombi como si fuera una sandía.

Publicidad:

Otra ventaja de Switch es que la edición para esta consola viene con dos Joy-con, lo que lo convierte en ideal para jugar en multijugador local. El inconveniente del modo multijugador es que no incluye un sistema de partidas ni un chat de voz dentro del juego. Esto es un problema si estás jugando en línea con desconocidos y no puedes hablar de cosas como cuál será vuestra próxima misión.

Su precio de 49,95 € parece algo excesivo para un juego que ya tiene casi siete años en su versión para una consola menos potente, pero la cantidad de contenido adicional es enorme. La Edición Platinum incluye todos los DLC más importantes (The Following, The Bozak Horde, Hellraid y Cuisine & Cargo) y 17 packs de skins. Puede ser exasperante leer esto último de los packs de skins, pero los de esta versión son bastante divertidos y hay muchos que incluyen diseños de armas y nuevos estilos de buggy.

Dying LightDying Light

Pero es obvio que las skins no son la mayor baza de esta versión. Techland ha dado un genial apoyo a Dying Light desde su lanzamiento y Hellraid, una de las expansiones que están incluidas, ¡ha recibido una actualización este mismo mes! Para mí, Hellraid fue el punto fuerte del paquete completo porque es gracioso lo alejado que está del juego base. El DLC está ambientado en un castillo medieval, donde tienes que enfrentearte a oleadas de esqueletos de soldados y demás enemigos viejunos usando la magia y armas medievales como espadas, hachas y martillos. También vale la pena destacar The Following, ya que es una expansión considerable que añade una nueva historia y un nuevo mapa.

Resumiendo, Dying Light: Platinum Edition se ha trasladado a Nintendo Switch de forma bastante consistente, pero es evidente dónde se han sacrificado cosas. Jugar a Dying Light en modo portátil resulta bastante espectacular, y está genial poder tener todos los DLCs editados en un cartucho en una sola caja. Además, en el fondo sigue siendo el mismo buen juego y el sistema de juego ha envejecido sorprendentemente bien en los últimos siete años. No me puedo enfadar mucho por los sacrificios en el apartado gráfico, pero lo que sí diré es que se notarán mucho más cuando salgan las versiones de PS5 y Xbox Series en algún momento del futuro cercano.

Dying Light
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Todos los DLC están incluidos en esta versión. Siete años después, el juego sigue estando en plena forma. Jugar en modo portátil es espectacular.
-
Evidentemente no es la versión más impresionante a nivel visual. Las bajadas en frecuencia de fps se notan bastante. Al modo multijugador en línea le falta un chat de voz.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Los vikingos invaden Dying Light

Los vikingos invaden Dying Light

NOTICIA. Autor: Ben Lyons

Techland ha decidido reunir las dos temáticas de moda en el DLC Vikings: Raiders of Harran, que ya está a la venta.



Cargando más contenido