LIVE

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Live broadcast
Publicidad
logo hd live | Tiny Metal: Full Metal Rumble
Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
avances
FIFA 19

FIFA 19 para Nintendo Switch - primeras impresiones

EA está haciendo los deberes para crear un FIFA portátil con más rasgos de simulador.

Actualización: Primer gameplay de FIFA 19 Switch en modo TV:

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Electronic Arts no podía faltar a su cita anual con el deporte rey. Vuelve a la híbrida de Nintendo para repetir la jugada del mejor juego de fútbol portátil, pero mejorando la ejecución. Hemos podido jugar nuestros primeros partidos a FIFA 19 en Nintendo Switch y, si algo nos ha impactado, es que no es una actualización de plantillas, licencias y algunos retoques con respecto a la edición anterior, como muchos esperaban. Es más y, sobre todo, mejor.

Partidos entre el Paris Saint-Germain y la Juventus, esa que ahora se lleva a un Cristiano Ronaldo que vestía de blanco en el primer material promocional del juego y que pierde a un Buffon que se muda al conjunto parisino, han sido nuestro campo de prueba y otro recordatorio de EA sobre esa pequeña gran victoria ante su gran competidora en este terreno. Nada más comenzar, con el mando ya en las manos, escuchamos el himno característico de la Champions League, orlado con sus transiciones e indicadores. Está claro que esta competición es uno de los platos fuertes de esta entrega, y uno que no iban a dejar pasar tampoco en la consola de los Joy-Con.

Pero lejos de contextos, las sensaciones son lo que realmente importa, y para poder disfrutarlas hay que hacer que ruede el esférico. Con unos patrones básicos que se respetan y controles que responden aún mejor que en FIFA 18, lo cierto es que hacen falta solo un par de pases para ver que este año se han dado no uno, sino varios pasos más para otorgar mayor profundidad, complejidad y realismo al juego. EA se va alejando poco a poco del espíritu arcade para introducir fútbol del de verdad en esta consola para llevar, aunque sigue quedando varios pasos por detrás de las versiones "mayores".

FIFA 19

No por ello hay que desmerecer el aspecto que muestra en pantalla. Antes de jugar, y viendo a varios compañeros disputarse balones o incluso lanzar esas inocentes segadas para cortar ocasiones de gol, nos dimos cuenta de que efectivamente hay una mejora general en gráficos que demuestra cómo el equipo de desarrollo cada vez está más familiarizado con este motor personalizado. Hay que recordar que esto no es Frostbite Engine ni un hardware de sobremesa y que las diferencias son obvias; pero si en la pantalla grande ya luce bien, en portátil tiene que ser algo digno de ver.

Que no se haya dado el salto a la tecnología donde Electronic Arts está volcando todo su esfuerzo con esta franquicia es algo que provoca muchas muecas entre el público en general y los puristas en particular, aunque tenemos que insistir. No está a la altura a la hora de mostrar reflejos, arrugas, expresiones de los jugadores o incluso gotas de sudor; pero poco a poco se va acercando a esa meta. Cada vez es menor la sensación de ver a seres inertes en las celebraciones y los rostros y gestos se asemejan más a los de los deportistas reales. El conjunto es mucho más físico y real incluso en el terreno de juego. Se nota en las animaciones, en los choques entre jugadores y en los balones divididos. Incluso hay un mayor mimo a la hora de representar esos gestos o formas de correr tan características de los nombres más sobresalientes.

Son detalles que se observan cuando apartas un poco la mirada del esférico, pero que se aprecian mucho mejor desde fuera de la partida. Dentro de esta, lo que realmente destaca es el aumento de la dificultad a través de una IA que esta vez se ubica mejor en el campo, pero no por ello está completamente por la labor a la hora de recibir balones. Es necesaria una mayor organización y dar más fuerza al enfoque técnico, porque tus compañeros no te van a resolver todas las situaciones. Se adelantan más para recibir balones en la punta de la ofensiva, sí; estiran esos centímetros justos para meter la bota en los remates, también; pero la definición no es fácil por muchas más oportunidades que se puedan generar.

Tampoco es algo que podamos decir con la boca llena porque no hemos podido detenernos a mirar pausadamente los ajustes y retocar los parámetros. La falta de tiempo nos ha obligado a llevar al conjunto parisino (nos puede 'la France' campeona del Mundial) directamente en busca del gol de todas las formas posibles. Balones aéreos, internadas por la banda e intentos de tiki-taka que se frustraban una y otra vez contra una Juve que tenía un muro alrededor del área. Sí hay que decir que, a la hora de recurrir a la velocidad, resultaba fácil dejar a los defensas atrás, incluso con jugadores que no son excesivamente veloces.

FIFA 19

Es bastante perceptible la facilidad para conectar balones largos e incluso tirar con peligro desde fuera del área. Más de uno y de dos goles anotados por ambas formaciones en nuestras partidas acabaron siendo tiros a la desesperada que, curiosamente, pillaban al portero algo más descolocado de lo que debía. Sorprende esa diferencia de facilidades desde fuera con respecto al juego más cercano y de presión, con el que se hace más difícil anotar, y necesitamos ver si forma parte de un patrón que se repetirá en la versión final.

Con el silbato del árbitro pitando y abandonando ya la extraña mezcla entre el olor a césped recién cortado y el sudor de los jugadores, FIFA 19 para Switch causa un cruce de sensaciones que también resulta extraño. Crece en todos y cada uno de los sentidos. Luce mejor, se juega mejor y se siente mejor. En general, va puliendo todas las aristas de FIFA 18 y es esfuerza por ofrecer algo más completo y complejo. Pero, por más que avanza, siempre se limita a seguir la estela de otras ediciones que van por delante. Eso sí, en cualquier lugar.

Todavía tenemos que disfrutarlo largo y tendido, y con la compañía adecuada para disfrutar de los piques futboleros, como merece jugarse a un título como este. Es pronto para vaticinar el resultado final, aunque el camino que está tomando es uno que demuestra el mimo y esfuerzo realizados por EA en Rumanía para cruzar la meta de la excelencia que desean los futboleros de la híbrida. Y hablando de caminos, una pena perder la trilogía de Alex Hunter.

FIFA 19