Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis
Fire Emblem Warriors: Three Hopes

Análisis de Fire Emblem Warriors: Three Hopes

Pelos morados, pelotones y mucho, mucho lío. Sí, es otro musou basado en Fire Emblem.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Cuando escribí mis primeras impresiones con Three Hopes hablaba de un nuevo Fire Emblem Warriors que parecía más feote pero que podía ser más divertido. Esta sensación va y viene durante el resto de la aventura, porque hay ideas muy buenas respecto al primer musou basado en FE y también un buen puñado de relleno. Claro, venimos de las adaptaciones de Ataque a los Titanes, Persona, One Piece... pero sobre todo, de Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo, haciendo de referentes de cómo se las gastan Koei Tecmo y Omega Force a la hora de acercar mucho más los Warriors modernos a sus series de origen, y quizá por eso, pese a su arranque algo embarullado, tenía una esperanza triple sobre la experiencia a largo plazo.

¿El veredicto sencillo? Creo que mejora al primer Fire Emblem Warriors al estar mucho más centrado en historias y personajes concretos y al acercarse a los sistemas SRPG de la franquicia de Intelligent Systems, pero también que se pierde un poco por el camino y que esas historias que cuenta no son tan atractivas como las del juego central.

La trama recuerda, a veces de forma más remota/oscura y otras más literal, a la del Three Houses original, si bien hablamos de un relato alternativo con algunos giros bastante radicales. Esto, que debería dar salseo a los fans, puede tomar unos desvíos un poco desconcertantes, aunque quién somos nosotros para decir esto en plena fiebre de los multiversos. Yo elegí a Claude von Riegan en su día porque me gustaba su carácter y sus adornos dorados, pero esta vez opté por Edelgard y las Águilas Negras ya sabéis por qué. El caso es que el destino de Fódlan ya no depende de un o una profe novato que ha perdido la memoria (recordemos que aquí el morbo principal es que Byleth es "El Azote Sombrío"), sino de un o una mercenaria llamada Shez que parece tan arrogante como incauta.

Fire Emblem Warriors: Three Hopes
Publicidad:

Siguiendo con las comparaciones, aunque La Era del Cataclismo no terminó de atreverse a canonizar una precuela de Breath of the Wild del todo, sí que aportaba pedazos creíbles en su línea temporal. Aquí es más un "qué pasaría si..." (el prota fuera ahora el malo) al estilo de Marvel y tantos otros, pero da un poco de pereza absorber algunas de las alternativas. Es como si el guion y los diálogos no acabaran de enganchar, como si fueran de segunda división (algo que el propio FE sabe camuflar mucho mejor), como si la narrativa no consiguiera ser eficaz, por muy ruidosa, larga y confusa que se ponga. ¿Es que no se dio aquí la comunión que tuvo Omega Force con Nintendo y Atlus? Y, sobre todo, ¿qué gracia tiene cambiar tanto la personalidad de unos héroes que los fans ya querían por cómo eran?

Eso sí: lo que te llevas con Fire Emblem Warriors: Three Hopes que no encontrarás en el musou de Zelda ni en muchos otros es un juego de pelotones y héroes, sí, pero mucho más 'errepegero', con cantidad de cuestiones de progresión de personaje y de estrategia pura y dura a tener en cuenta. Hay muchas más especialidades, efectos concretos, ventajas (de armas y de personajes), clases, eficacias, apoyos y órdenes que cambian las tornas del combate. Puede que resulte abrumador durante las primeras horas, pero esto, mucho más que esas historias, es lo que le da el buen sabor Fire Emblem al juego, porque realmente te sientes que estás dirigiendo a las tropas en el campo de batalla desde un tablero interactivo.

Fire Emblem Warriors: Three Hopes

Patear el mapa en busca del siguiente grupo de soldados a castigar o punto a capturar sigue siendo un poco tosco en cámara y animación y quizá esto no mejore hasta que llegue una nueva generación de musous, pero la dinámica en sí es ágil y el resultado, espectacular. Es también un buen detalle que las fases de preparativos fuera de los combates sean en 3D, con un escenario a explorar y personajes con los que interactuar para subir apoyo. Personalmente nos encanta, además, el mapa de batalla con ese estilo retro y esas casillas fáciles de identificar, y finalmente merece mención especial el grafismo de los menús, de una finura y claridad por encima del resto.

Publicidad:

Recuperando lo del 'feote', si bien el enfoque artístico no queda tan bien como el más plano elegido para La Era del Cataclismo, lo cierto es que el juego rinde bastante bien a la larga, incluso en combates contra cientos de esbirros. Esto hace que la partida, cuando se hace tan monótona como en cualquier Warriors, al menos mantenga intensidad y fluidez. A lo mejor, como sugeríamos en las impresiones por el motivo contrario, sí que ayudó que los desarrolladores de ω Force participaran precisamente en Three Houses. Entonces, ¿por qué se ve regulín en diálogos y otras escenas fuera del mapa, como las mencionadas de preparativos, networking y recados?

El otro problemilla es que a las misiones en sí les pasa como a la trama: el contenido se estira demasiado y en el campo de batalla falta un poco de ocurrencia y variedad. La Era del Cataclismo también sufrió esto (solución: pongo muchos más jefes duros en el mapa), pero Three Hopes no encuentra las alternativas que encontró Three Houses para que la experiencia fuera más dinámica.

Concluyendo, Nintendo se montó su propio Juego de Tronos con la última entrega principal de Fire Emblem, una serie que ya es de su primera línea y que alcanza a millones de fans. Como tal, estaría bien que en el futuro también incluyera voces en español, tratamiento que ya reciben tanto Zelda como sus musous y del que adolecen FE y los suyos. Three Hopes podría convertir toda esa ficción en una especie de Dynasty Warriors dadas las similitudes con el Romance de los Tres Reinos, pero su falta de carisma y su exceso de pompa y paja lo ensucian todo un poco. Eso sí, los fans reciben una buena ración de combates adornados con muchos sistemas RPG, y en eso encontrarán el mejor tributo a su querida serie durante muchas, quizá demasiadas horas.

Fire Emblem Warriors: Three HopesFire Emblem Warriors: Three HopesFire Emblem Warriors: Three Hopes
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Cantidad de sistemas estilo RPG recuerdan a la experiencia FE. Buen mapa y grafismo, secciones entre combates y rendimiento en los mismos. Es denso y largo.
-
Todo el rollo alternativo resulta extraño y forzado. Le falta la personalidad y la elegancia del juego principal. Se repite. Es denso y largo.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido