Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
análisis
Forza Horizon 4

Análisis de Forza Horizon 4

La cuarta edición no revoluciona precisamente la franquicia pero, ¿merece la pena por el viaje sobre ruedas a tierras inglesas?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Cuando Microsoft quitó el velo a Forza Horizon 4 en el E3 de este año, algunos de los presentes en su conferencia en Los Ángeles nos quedamos un poco fríos. Aunque seguíamos confiando en que Playground Games es de sobra capaz de desarrollar el mejor juego de carreras arcade de mundo abierto, casi todo lo que veíamos era difícil de distinguir de la entrega anterior. Y por si fuera poco, su tierra natal, Gran Bretaña, parecía la decisión más aburrida posible para el escenario de juego (máxime cuando habían sonado exóticos entornos asiáticos como Japón o Hong Kong).

Porque, como recordaréis, nos encantó Forza Horizon 3. Aunque no supusiera el impacto de su predecesor, presentaba un mundo enorme, variado, precioso, con una experiencia de conducción realmente entretenida y unos gráficos sin rival. Y pese a su progresión liosa y su pérdida de personalidad, se hacía muy difícil dejar el mando (que no el volante, que seguía menospreciado), dado el placer de conducir y el espectáculo en pantalla. Pues bien, aquellas conclusiones de hace dos años fueron exactamente nuestras mismas impresiones durante las primeras horas de Forza Horizon 4, tanto las buenas como las no tanto.

Porque la presentación de FH4 es prácticamente insuperable. Mejoran incluso los menús, que ahora se han rediseñado para ser más rápidos, más claros y con unos iconos súper intuitivos. Y su forma de contarte el juego, que convierte el arranque de la partida en el más rápido y animado de toda la serie. Te invita a jugar, es alegre y emocionante, y encaja perfectamente con el tono general.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

A la hora de progresar, el concepto y la estructura son casi un calco del juego anterior, algo que por otro lado cabe esperar de la serie. El gran Horizon Festival, su subcultura molona, los colorines por todos lados y por supuesto una colección incontable de coches para todos los gustos. Empezamos a rodar en los parajes ingleses con un Ford Focus RS, pero ya hemos perdido la cuenta de los coches que hemos coleccionado en el garaje y de las actividades y combos que hemos completado, tanto siguiendo la historia como por nuestra cuenta, libremente. Los expertos en mundo abierto de Playground (que por ese dominio ya están haciendo un juego abierto pero de acción, fuera de los coches) siempre se esfuerzan para que no falten ganchos de todo tipo: desafíos, carreras, rallies, saltos, persecuciones... algo casi abrumador en las primeras 10 horas, pero que a la larga se agradece, faltaría más.

Una de las novedades que también agradecemos es la revisión del modo multijugador, que deriva en una comunidad más implicada y vibrante. Integrado directamente con la función de Grupos de Xbox, es más fácil reunir a hasta cinco amigos para correr juntos. Por lo demás, se trata de participar en diversas modalidades, ya sea por pura diversión o para competir un poco más, en las carreras clasificatorias.

Pero la mayor novedad de Forza Horizon 4, la que pretende hacer que el juego se sienta como una verdadera continuación y no como una expansión de FH3, es naturalmente el aspecto de las estaciones dinámicas. Bueno, quizá no tan dinámicas porque los cambios están programados para el jueves de cada semana, desde ya. Pero es cierto que es un aspecto que hace que el juego resulte mucho más vivo y activo que nunca. Tienes que jugar aproximadamente un año completo in-game para desbloquear la función, y a partir de ahí ya no tienes control sobre la estación. Por ejemplo, algunas competiciones solo se celebran en otoño, y si no haces todas las cosas que querías en esa semana de otoño, tendrás que esperar hasta que vuelvan a caer las hojas, tres semanas después.

Forza Horizon 4
Forza Horizon 4

No es nada malo, todo lo contrario. Le aporta al juego un refresco constante, un cambio muy bienvenido que no hemos visto en ningún otro mundo abierto; por mucho que sigas rodando por los mismos caminos y carreteras, todo se siente distinto en la loca primavera si lo comparas con el frío invierno. Y no hablamos solo del cambio visual y ambiental, porque aparte de la notable modificación en la paleta de colores (pasando de las grises mañanas hasta los naranjas bosques de esta época del año) y en los elementos que te rodean, se trata por supuesto de la enorme modificación en la experiencia de juego: control, agarre, manejo, condiciones meteorológicas, visibilidad... No es lo mismo agarrar la grava con un todoterreno en verano... que intentar pisar a fondo con un Pagani Zonda R en un lago congelado sin que las ruedas patinen todo el rato.

Teniendo en cuenta la variedad añadida en el comportamiento de los coches, el modelo de físicas de conducción de Forza Horizon 4 aguanta igual de sólido que sus predecesores, sin cambios aparentes. De hecho, es complicado advertir cambios en las sensaciones a los mandos, incluso si acabas de echar una partida a FH3. Es el mismo sistema decente y convincente basado en la simulación de Forza Motorsport, pero aligerado con un toque de asistencia arcade y accesible, para que puedas ir a toda pastilla por las carreteras manteniendo el control y notando las diferencias entre tipos de vehículos y clases de potencia.

El resto salta a la vista: Forza Horizon 4 es una preciosidad. A veces, resulta tan impresionante a nivel técnico y artístico, que cuesta creer que hayan reducido los tiempos de carga al mínimo. Y aunque parecía aburrida a priori, nunca hemos visto una Inglaterra tan bella en un videojuego. Los campos que empiezan a perder las flores en verano, las montañas cubiertas de blanco en invierno y los caminos de barro en la primavera están tan increíblemente bien hechos y aportan tanto a la atmósfera del juego que sitúan a este título una vez más muy por encima de todos los demás en su género... y de muchos otros en otros géneros. Además, agradecemos que la versión para PC de este año esté tan bien optimizada desde el principio, de modo que, aparte de Xbox One y X, no hemos tenido ningún problema para seguir jugando tanto en nuestra monstruosa torre de gaming como en nuestro portátil de juego Asus. También impresiona ese 1080p60 mantenido en Xbox One X, algo que rara vez se ve en juegos de mundo abierto para consola (y que preferimos al 4K a 30 fps). Y si tienes pantalla HDR, esos contrastes de las estaciones impactan aún más.

Lo que nos sigue decepcionando es que parece que el apartado sonoro sigue yendo a peor. No hay variedad de géneros añadida a las cadenas de radio y la selección pasa más desapercibida. Esto se suma a las constantes conversaciones entre la gente del festival, que terminan cansando bastante rápido -y que siguen estando en inglés, por mucho que encaje con la ambientación-.

En conclusión y en general, es obvio que Forza Horizon 4 es otro juego genial. Es diversión genuina, es una auténtica delicia para la vista y viene hasta el borde de coches y contenido para disfrutarlos. También resulta muy familiar, demasiado familiar, hasta el punto que creemos que este será el último año/edición antes de que Microsoft y Playground Games decidan cambiar el concepto radicalmente para ofrecer algo realmente novedoso con la esperable quinta entrega. Pero si quieres más de la serie o te gusta el género remotamente, no lo dejes pasar, pues no hemos tenido ni un momento de bajón en toda la partida, lo que dice mucho del altísimo nivel que sigue manteniendo como juegazo de carreras.

Forza Horizon 4
Forza Horizon 4
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Conducción muy divertida y actividades que enganchan, magnífica presentación, las estaciones aportan un toque genial de variedad y belleza, va muy rápido y está muy bien optimizado para PC, mejor multijugador y opciones de cámara.
-
Resulta demasiado familiar: muchas veces parece que ya lo habías jugado. La música pierde calidad... y no gana variedad.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países