Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
artículos
Journey to the Savage Planet

Guía Journey to the Savage Planet: Consejos Esenciales

El mundo alienígena de Typhoon Studios puede ser un lugar aterrador, pero si sigues esta terna de trucos y consejos básicos podrás sobrevivir (casi) sin un rasguño.

Ya puedes leer nuestro análisis de Journey to the Savage Planet para saber por qué lo último de Typhoon Studios para 505 Games es uno de los juegos más interesantes de primeros de año. Su experiencia combina varios géneros como las plataformas, el combate ligero o la exploración, pero lo más interesante es que te deja ser todo lo creativo que quieras para adentrarte en un planeta desconocido. Cada partida puede ser más divertida que la anterior, pero hay ciertos consejos y claves que debes tener en cuenta antes de adentrarte en terreno alienígena, pistas que te lo pondrán quizá no más fácil, pero sí más fluido. Hemos recopilado estas recomendaciones a continuación en Gamereactor.

Journey to the Savage Planet

Explora a lo largo y a lo ancho

Se puede decir que la exploración es el pilar central sobre el que se sustenta toda la experiencia de juego, pues el objetivo principal de Kindred Aerospace es precisamente descubrir y documentar el planeta alien. La presión que implica esta misión aumenta por el pequeño detalle de que la compañía daba por hecho que no había vida inteligente en el planeta, algo que queda desmentido de forma casi inmediata.

Y no es algo importante solo desde el punto de vista narrativo, teniendo en cuenta que tanto los elementos del sistema de juego como tu propio disfrute dependen de esa exploración. Tendrás que encontrar huevos naranjas escondidos por el mapa, por ejemplo, lo que te ayudará a subir tu vida y resistencia máximas, e incluso sirven como coleccionable para los completistas que quieran completar el juego al máximo encontrando todos los extras (sin olvidar que luego hay otras reliquias).

Los recursos son otra razón de peso para explorar, porque con ellos vas extrayendo carbón, aluminio, silicio y otros materiales de utilitad en la aventura. Estos cristales de colores se pueden encontrar incrustados en distintas rocas, pero también aparecen embebidos en los cuerpos de ciertas criaturas -hostiles o no- con las que te vas topando.

Journey to the Savage Planet

Fabrica mejoras

Parece tan obvio como en cualquier juego de supervivencia, pero te lo explicamos. Las mejoras son necesarias para completar la historia principal del juego, ya que Typhoon va bloqueando las áreas exigiendo al jugador que se 'craftee' equipación como por ejemplo el gancho de arrastre. Sin embargo, las mejoras también hacen falta para acceder a las zonas secretas, como ocurre con las bombas que destruyen muros agrietados o las semillas eléctricas que evitan que se cierren las puertas secretas. Todo esto abre el camino a las semillas naranjas escondidas y a más recursos necesarios, manteniendo el bucle de la partida en marcha. Sin olvidar esas reliquias que hay que conseguir para completar el juego al 100%...

En este sentido, merece la pena volver a las áreas ya visitadas con un equipamiento flamante y nuevecito, con la intención de desbloquear más lugares. Otras mejoras facilitan la investigación del decorado, como ocurre con los impulsos adicionales para la mochila de propulsión jetpack, que convierten la navegación por el entorno en una delicia. Es una de esas cosas que, cuando ha pasado un rato y te vuelves a poner a jugar, te preguntas cómo pudiste vivir sin ella.

Incluso una vez vistos los créditos puedes seguir con el 'crafteo' de mejoras empleando recursos, y sirven hasta para aumentar tu arma, visor y otros usos. Todo esto te hace la vida mucho más fácil y sencilla, así que siempre conviene volver a tu nave Javelin para usar la impresora 3D, aunque ya te hayas pasado el juego principal y solo te quede buscar los extras.

Journey to the Savage Planet

En la creatividad está el truco (¡y la diversión!)

En nuestra review de Journey to the Savage Planet comparamos el juego con Ratchet and Clank, y tenemos nuestros motivos. Ambos juegos te dejan una serie de herramientas con las que juguetear de forma imaginativa y que afectan al escenario, y a todas se les puede dar un buen uso, sobre todo en la exploración.

Por ejemplo, hay semillas que se pueden lanzar para que actúen de plataforma de salto, o una sustancia que atrae a los Pufferbirds. Esto último resulta especialmente efectivo porque sirve para patear a los pájaros hacia las fauces de otras criaturas, descubriendo el acceso a puertas que hasta entonces estaban cubiertas.

Vas consiguiendo más ítemes conforme avanza la partida, y no siempre queda claro cuándo y cómo toca usarlos, por lo que no deberías cortarte en experimentar probando aquí y allá para ver los resultados. A veces así encuentras de paso la solución más divertida, como cuando mandas alguna criatureja al otro barrio. No es que lo hayamos hecho adrede; no haríamos jamás algo tan savage...

Journey to the Savage Planet

Contenido relacionado



Cargando más contenido