Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
noticias

La potencia bruta de Xbox Series X son 12 teraflop

Microsoft habla de cifras y también de tecnologías, con apuesta por los shaders variables y el trazado de rayos.

Mucho se ha estado hablando sobre la potencia de PlayStation 5 y Xbox Series X, con la eterna disputa sobre cuál de las dos iba a ser más capaz sobre el papel. Pues ya tenemos la mitad de la respuesta, porque ha quedado confirmada la potencia de Xbox Series X son 12 teraflops. Si algún día hay una traducción numérica por parte de Sony, tendremos la respuesta final.

Phil Spencer ha tomado la palabra para hacer un resumen de las características y funciones de la futura máquina, que comienza precisamente con este dato y también incluye la confirmación del cross-buy total con Xbox One en títulos first party. Ha recordado, de paso, cómo queda en comparación con los modelos anteriores de la casa:

"Xbox Series X es nuestra consola más potente a la fecha y está impulsada por nuestro procesador diseñado a la medida que aprovecha al máximo las últimas arquitecturas Zen 2 y RDNA 2 de AMD. Es decir, que su capacidad de procesamiento es cuatro veces más potente que la de la serie Xbox One, lo cual, a su vez, le permite a los desarrolladores aprovechar 12 TFLOPS de la unidad de procesamiento gráfico (GPU) con un rendimiento dos veces mayor que el de un Xbox One X y más de ocho veces que el del Xbox One original."

Lo importante no siempre es la potencia bruta sino cuánto pueden sacar los creadores de ella, y para eso ha acompañado su escrito de la explicación de otras características que contendrá el futuro modelo. Comenzando con la posibilidad de aplicar shaders píxel a píxel gracias a su técnica Variable Rate Shading (VRS) y no a todo un renderizado, con el consiguiente ahorro de recursos. O el trazado de rayos acelerado por hardware para aplicaciones DirectX, pues el raytracing va a ser una constante en la generación, también por parte de PS5.

Una de las virtudes que se le puede sacar a esta potencia de Xbox Series X es la reducción muy significativa de los tiempos de carga. En conjunto a los nuevos SSD, en la nueva generación no solo no habrá que esperar tanto para lanzar un juego, sino que se podrán tener varios suspendidos al mismo tiempo para volver en cuestión de clic a alguno de los anteriores sin tener que esperar.

En general, desde la marca divisan "un gran salto generacional en cuanto a la potencia de procesamiento y de gráficos, con tecnología de punta que resulta en mayores cuadros por segundo, mundos de juego más grandes y sofisticados y una experiencia inmersiva como nunca antes se ha visto en una consola de videojuegos". En el tema de los fotogramas en imagen, su promesa son los 120 fps.

Sin saber hasta dónde va a llegar su rival, entre rumores e insider han comentado que la nueva PlayStation podría alcanzar los 10 teraplops de capacidad de procesamiento, o irse a los 14 TFLOPS. Nada es oficial.

La potencia bruta de Xbox Series X son 12 teraflop


Cargando más contenido