Español
Gamereactor
noticias
Wayfinder

Las tres claves para entender Wayfinder antes de su salida en acceso anticipado

Hablamos con su director, Steve Madureira, para que nos detalle su mundo abierto, la generación de mazmorras y la interacción social en los "barrios" multijugador.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Cada pequeño avance que hemos visto de Wayfinder nos ha ido dejando un rastro de miguitas de pan sobre la historia y el profundo lore que esconce su universo, en el que los héroes del pasado fallaron en la defensa del Faro y sucumbieron ante la Lobreguez. Ahora regresan como Wayfinders, guerreros llegados de otros mundos para la última batalla definitiva.

Airship Syndicate (estudio de Joe Madureira, director del primer Darksiders en Vigil Games) desarrolla este MMO de acción con un estilo hack and slash que llegará en acceso anticipado para PC y PlayStation este verano. Y para ir preparándonos para esta nueva aventura en solitario o con amigos, hemos tenido la oportunidad de hablar con su director, Steve Madureira, que nos ha dejado tres puntos clave sobre lo que debemos esperar de este lanzamiento.

HQ

El primero de ellos es su rico mundo abierto, en el que encontraremos a otros jugadores recorriendo sus biomas, explorando y enfrentándose a un mundo cambiante.

"Verás a otros jugadores por ahí haciendo misiones, encontrando jefes del mundo, haciendo eventos que aparecen en el mundo, explorando, encontrando secretos. Allí encontrarás entradas a mazmorras."

Estas mazmorras son el segundo punto importante, ya que, de hecho, se generan de forma aleatoria cada vez que encuentras una para destruir el foco de Lobreguez (o Gloom) que se genera en ella. Estas mazmorras pueden completarse en solitario o hasta con tres jugadores más.

"A las mazmorras las llamamos Zonas Perdidas. Básicamente, se trata de una zona del mundo de la que se está apoderando el Gloom, y tú vas allí, destruyes los focos de Lobreguez e intentas recuperar la zona. Se genera aleatoriamente cada vez que la Lobreguez manipula la realidad. Estas mazmorras están pensadas para completarse con otros tres jugadores.

Puedes jugar la mayor parte del contenido del juego en solitario o con otros, y el juego se ajustará en función del número de jugadores. Hay algunas actividades que requieren un grupo, pero tenemos un sistema de emparejamiento para asegurarnos de que haya gente para eso también."

Y ya que hablamos del aspecto multijugador, el concepto de la base principal de Lucero (el último bastión de la humanidad) es ofrecer un 'Hub' donde recibir y entregar misiones, comerciar e interactuar con otros jugadores. E incluso crear una casa y decorarla con trofeos y botín de tus aventuras, que además ofrecen potenciadores de las habilidades. "Y cuanto más grande sea tu casa, más poderes podrás activar."

"También podrás encontrar cosas como trofeos que se animan, hacen cosas divertidas, mascotas para tu casa. Podrás interactuar con algunos de los trofeos. Por ejemplo, un embaucador es una entidad del mundo. Puede aparecer en una mazmorra y ofrecer objetos al azar, como un cofre de embaucador que puedes abrir".

Y podremos crear nuestra vivienda junto a la de nuestros amigos, creando un "barrio" donde compartir esos potenciadores y generando un sentimiento de comunidad más allá del juego en sí.

"Con el tiempo lanzaremos estos "barrios". Así que tendrás un vecindario en el que podrás tener una casa al lado de un amigo, ver cómo decora su casa.
Queremos tener formas en las que puedas tener un espacio para poner artefactos.
Tu amigo puede dejar un artefacto en tu casa para potenciarte".

"Queremos hacer cosas como eventos de barrio y eventos de comunidad en el barrio para subir de nivel tu barrio. Y, con el tiempo, sedes de guilds, facciones y todo eso."

Por el momento no hay fecha confirmada para el lanzamiento en acceso anticipado de Wayfinder, pero es de esperar que el anuncio nos llegue en los próximos días o semanas y podamos probar por nosotros mismos todos estos interesantes sistemas.

Contenido relacionado



Cargando más contenido