Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis de series

Obi-Wan Kenobi - Temporada completa

Gracias a un final sólido y contundente, el bueno de Obi despeja dudas y recupera el respeto perdido.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

¿Por qué no empezamos con las buenas noticias? El sexto y último episodio de Obi-Wan Kenobi es puro espectáculo en televisión, probablemente lo mejor de la serie en muchos sentidos. La fotografía es excelente, la iluminación es brillante, las interpretaciones son magníficas y, a pesar de mi escepticismo la serie consigue, en cierto modo, atar los hilos sueltos en una conclusión razonablemente satisfactoria.

Es, en muchos sentidos, el episodio que todos los fans hemos estado esperando (o el que yo he estado esperando) que ofrece la solemnidad, un enfrentamiento entre antiguos amigos, y una resolución digna a lo que se ha percibido principalmente como reflexiones fugaces, más que una trama coherente.

Lo mejor que puedo decir de Obi-Wan Kenobi es que la serie comienza de forma brillante, con una buena construcción narrativa, buenas intenciones y una imagen estilística bastante precisa de la galaxia tras la toma del Imperio, y que el episodio final concluye y cierra de forma magistral, con estilo y con una comprensión bastante sólida de lo que hemos venido a ver.

Obi-Wan Kenobi

Bien, ¿sigues aquí? Porque aunque durante el primer (y ahora también en el último) episodio de la temporada cumple con la promesa hecha por Disney y la directora y showrunner Deborah Chow el problema es, de nuevo, que los episodios 2, 3, 4 y 5 pierden tanto tiempo que incluso este sorprendente final se siente como un gran esfuerzo por contar todo en un apretado final. Estos 45 minutos tienen mucho que condensar. E incluso si sorprendentemente lo consiguen, es injusto cuando el 66% del tiempo total de la duración de toda la historia se gasta en algo cercano a la nada.

Publicidad:

Se trata de elecciones puramente estratégicas. ¿Qué eliges para mostrar y dedicar metraje, y qué otras cosas decides que deben permanecer ocultas? Tomemos como ejemplo a Hayden Christensen: en realidad aparece en dos escenas en toda la serie, y si quieres ser crítico sería más preciso decir una escena. Una. Esto no es una construcción inteligente del suspense. Más bien es una resolución confusa, porque toda la premisa de la serie está construida sobre el hecho de que hay heridas abiertas, una historia de venganza, y sobre todo un conflicto que acecha en el horizonte. Cada vez que Vader ha aparecido en pantalla ha sido James Earl Jones el que ha aportado su presencia con su legendaria voz, sin que haya ningún indicio deque bajo el casco negro estuviera Christensen. Pero eso es bastante crucial porque es entre Christensen y McGregor donde se produce la ruptura, la herida. Eso es lo interesante aquí. Los flashbacks podrían haber sido la respuesta, pero es una estrategia a la que la serie sólo dedica tiempo una vez: esa única escena.

Además, perdemos tiempo en presentaciones inútiles de nuevos personajes que no tienen ningún impacto en la trama más amplia. Tala va y viene, al igual que Haja. Incluso Reva, que acaba poniendo un buen broche de oro a su personaje, que por otra parte es muy desigual, no tiene ningún impacto ni ningún papel real. No son más que marionetas que se mueven de un lado a otro para que finalmente podamos organizar un duelo memorable entre Vader y Obi-Wan.

He sido duro con Reva a lo largo de la serie, tanto porque su personaje a lo largo de casi toda la serie fue irremediablemente desigual, como porque la actriz Moses Ingram ofreció una interpretación bastante confusa que oscilaba constantemente entre la exposición excesiva y la exposición insuficiente entre líneas. Sin embargo, hay que decir de nuevo que la Tercera Hermana consigue la redención y un final sólido en el último episodio.

Obi-Wan Kenobi
Publicidad:

Tala, Haja y Reva no son más que figuras fugaces que distraen de lo que importa, ese intenso juego del ratón y el gato que debería haber sido el foco central y único de la serie. Pero no lo es en absoluto.

Así que Obi-Wan Kenobi es una mezcla de cosas, y cuando la serie termina de una manera tan sólida y aceptable, es una pena pensar en todo el producto de principio a fin. Ojalá la serie tuviera unos episodios centrales más jugosos como los son el prólogo y el epílogo.

Aun así es una serie bien producida, una serie bonita y televisión de calidad. Todos los ingredientes están aquí, todas las intenciones han estado aquí desde el principio. Por lo tanto, me siento relativamente confiado como para recomendar con cautela Obi-Wan Kenobi al fan de Star Wars, a ese fanático que no se molesta por tener nuevas historias, ya que la trilogía original significa que prácticamente todos los personajes en peligro aquí están "protegidos" por el hecho de que deben aparecer con buena salud más adelante en el canon. Si quieres lanzarte a ver a lo loco cualquier cosa relacionada con Star Wars, merece la pena que le dediques tiempo, sólo que tienes que moderar tus expectativas de antemano.

07 Gamereactor España
7 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido