Español
Gamereactor
análisis
Pikmin 3

Pikmin 3

Los bulbos, la cebolla, el néctar, el spray picante... los expertos en pikminología pueden retomar su jerga con el juego más fresco del verano.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

A veces miro a los pikmin y me parecen tan inocentes como un grupo de niños que está de excursión. Entonces me siento como una maestra de guardería. Pero... algún día tendremos que irnos a casa.

Qué razón tiene Brittany. Qué tendrán estos pequeños seres que, con una personalidad tan reducida como su tamaño en lo individual, y un comportamiento tan alborotado en lo grupal, logran provocar esa gran sensación de responsabilidad. Intentas ordenarlos, llevarlos por el buen camino y protegerlos, pero a veces su venita anárquica o tus desafortunadas decisiones terminan en la desgracia. Durante nuestras últimas excursiones hemos perdido 621 compañeros. Cada uno te duele. Y cuando no estás con ellos, te acuerdas de la última jugarreta que te han hecho, o te imaginas que te los vas a encontrar en el parque o en la piscina.

Y esta era nuestra tercera vez. Que Pikmin 3 vuelva a conseguir generar lazos con el jugador como esos últimos ejemplos, es digno de elogio. El encanto natural (en diversas acepciones) del último universo de Miyamoto vuelve a florecer con más fuerza que nunca, y eso solo puede ser motivo de celebración.

HQ
Publicidad:
Pikmin 3Pikmin 3

El primer Pikmin fue la semilla. Contenía toda la esencia, pero por querer brotar muy rápido sus ramas no llegaron demasiado alto. El segundo pareció a todos la verdadera savia elaborada de la franquicia, una experiencia que explotaba la idea sin excusas. Pero con el tiempo se le empezaron a caer las hojas: el control todavía podía ser mejor, las nuevas especies de pikmin no aportaban suficiente y el gancho se perdía en ocasiones. Claro, que todo esto se ve mucho más fácil tras acabar Pikmin 3.

Ignorantes de hasta dónde podía llegar, llevábamos años esperando esta última evolución. Lo mejor de Pikmin 3 no es que emplee el GamePad de forma excelente, que ofrezca el mejor repertorio de control incluyendo la opción mando de Wii (con la que siempre soñamos manejarlo), ni que sus imágenes HD te dejen ver con claridad y detalle lo que ocurre. Lo mejor, y sólo se advierte jugando unas horas, es cómo perfecciona la fórmula de juego en los parámetros más tapados: ritmo, variedad, libertad, amplitud, facilidades.

Esas facilidades van desde la interfaz hasta la ejecución de acciones simples. Y todas se agradecen por lógicas. En el mapa se pueden señalar recorridos automáticos o identificar objetivos y camaradas perdidos en tiempo real. Hay una bendita cebolla multicolor para recoger y producir pikmin de las cinco variedades en unos segundos, y que además marca un perímetro de seguridad para cuando llega la noche. Hay un ataque "todos a una" que ahorra un tiempo valiosísimo y aporta velocidad y emoción a los combates y tareas. Los propios pikmin, con su mayor autonomía, facilitan ciertos procesos, pero a la vez dejan que estés pendiente de otros tantos. Dividir las tareas entre tres capitanes es una forma ideal de disfrutar de todo el mapa y de aprovechar cada 'hora' del día según dicte tu imaginación. Las notas perdidas y los elaborados diarios de a bordo (de una redacción exquisita) sirven para conocer el ecosistema de una forma graciosa y no intrusiva.

Publicidad:
Pikmin 3
Si has usado alguna vez el mando de Wii, te recomendamos esa opción para apuntar rápido y preciso. Si tienes a alguien cerca, puede irte echando un cable con el mapa en tiempo real del GamePad. Es una forma de cooperar en la campaña.

Todas las mejoras de este tipo facilitan en el sentido de la fluidez de juego y de permitir una mayor actividad multitarea y aprovechamiento de todas las herramientas estratégicas, no en el sentido de descafeinar y pulsar A para ganar.

Lo del GamePad es para darle un premio. La integración de las dos pantallas es estupenda, y en una hora sabes dónde buscar qué información de un vistazo o toque. No esperábamos que encajara tan bien en Pikmin 3, pero al final va a resultar de los mejores exponentes de sus posibilidades. Aparte de las mencionadas opciones de indispensable mapa interactivo, sus constantes avisos y opciones, sumados a la sencilla pero cautivadora función de cámara de fotos, convierten al aparato en un nexo sorprendente entre el jugador y los capitanes. Entre el salón y el mundo en miniatura. Desde el GamePad haces un examen minucioso de un mundo menudo, y luego te asomas a través de su ventana a un micro mundo dentro de otro. Es una sensación extraña y convincente.

En cuanto a ritmo, variedad, libertad, amplitud, el trabajo de diseño es sobresaliente. Los pikmin pétreo y volador directamente humillan a los morado y blanco, que ahora parecen ingenios vagos a su lado (y por lo tanto se entiende su exclusión de una historia principal medida al milímetro). Son mucho más diferentes al trío original rojo-amarillo-azul, de modo que también lo son los puzles que requieren sus servicios. Pero es que, también por sorpresa, los pikmin azules se encuentran por fin como peces en el agua, con unas secciones acuáticas mucho más elaboradas y adecuadas a sus posibilidades anfibias.

Pikmin 3
Muchas veces no podrás evitar ponerte a vista de pikmin y tomar fotos como esta. El Miiverse se va a inundar.
Pikmin 3
La trama no es lo más importante, pero hay avaricia, drama y hasta un poco de amor...

Como debe ser, todo esto se extiende a unos mapas más abiertos y diversificados, con muchas más formas de plantear cada jornada de trabajo. El ritmo de juego lo dicta mucho más el jugador, y así la partida de cada uno se hace mucho más personal. La vida en Pikmin 3 también es cuestión de prioridades, pero es muy fácil entretenerse por el camino o cambiar esas prioridades sobre la marcha. Y los días se pasan volando (y por ende las horas de juego), y lo mejor es que no es sólo porque duren unos minutos.

Acciones del jugador, pikmin, mapas... quedan las criaturas. El diseño de los bichos normales es más o menos esperable (salvo algunos destellos, principalmente en el agua y las orillas), siempre marca de la casa y primando los patrones de comportamiento que provocan rutinas de ataque más o menos básicas. Pero los jefes finales... estas son criaturas con mayúsculas. El día (o los días) que toca batalla contra jefe final, sólo conocer cómo será y actuará es emocionante. Entre fusión de especies animales y mutación con fantasías alienígenas, estas bestias marcan los momentos inolvidables del juego. La imaginación se desborda dibujando sus cuerpos, sus instintos, sus virulentas reacciones y unos puntos débiles que gozarás castigando con tu colorido ejército.

El juego incluso se permite un perturbador giro de diseño en la misión final, con lo que identificamos como un guiño a una inquietante obra de Michael Crichton. En las emocionantes horas finales encuentra su máxima expresión y resume toda la experiencia en un cierre digno de la trilogía, si bien deja con ganas de aún más.

Pikmin 3
¿Cuánto dura Pikmin 3? No te preocupes: hemos echado 15 horas para ver el final tras 46 días de expedición y 44 de 66 frutas. Esto sin contar...
Pikmin 3
...el Modo Misiones, con una colección de desafíos para los más hábiles que dan un relevo ejemplar a las cuevas de Pikmin 2.

Como comentario final sobre el trabajo artístico y técnico, esta obra no puede esconder sus raíces de Wii, pero también sorprende lo que es capaz de recrear con el mismo motor de hace doce años. Los suelos borrosos en los primeros planos (casi siempre fuera de juego, sobre todo cuando haces fotos) y algunos modelos o decorados cuadriculados, chocan con una ambientación e iluminación de primera y unas criaturas vivas. Sin embargo, el detalle general es el necesario y suficiente para la franquicia y el trabajo artístico deja algunos instantes para deleitarse un buen rato. O para limpiarse la baba, especialmente en el caso de unas de las mejores recreaciones de frutas jamás vistas en un videojuego. El mensaje verde reciclando deshechos humanos estaba bien, pero con la que está cayendo agradecemos mucho más el frescor de esas sandías, pomelos o aguacates. ¡Y esos kiwis! En cuanto a la música, también alcanza un nuevo nivel remezclando los temas insignia de la franquicia con unos tonos de Mario Galaxy que enfatizan el aspecto espacial y unos sonidos retro que subrayan el sello Nintendo.

No esperes que Pikmin 3 sea el superventas del verano, ni el que hará que tus amigos también se compren la Wii U. No te lanza en diez minutos un golpazo emocional que hará que te tambalees, no es el 'blockbuster' 'hollywoodiense' del que todos hablan porque "está muy guapo". Nunca ha ocurrido ni ocurrirá con esos tres-cuatro juegos de cada consola que llevan la denominación de "especial". Es una experiencia sensible, refrescante, calmada, inteligente, sin igual. De Miyamoto y compañía para ti, para mí y para los otros pocos que tengan la paciencia y delicadeza de acercarse a oler la flor.

Pikmin 3Pikmin 3
Pikmin 3
¿Te acuerdas del concepto de Mario 128? La idea acabó en dos productos tan deliciosos como esta sandía: Super Mario Galaxy y Pikmin.
Pikmin 3Pikmin 3Pikmin 3Pikmin 3
Pikmin 3Pikmin 3Pikmin 3Pikmin 3
09 Gamereactor España
9 / 10
+
El auténtico florecimiento de la fórmula. Un juego relajante, encantador y diferente a todos (y refrescante en pleno verano). Excelente integración del GamePad y de Miiverse. Inspiradísimo diseño. Mecánica depurada con facilidades bienvenidas.
-
El multijugador no está tan explotado como la campaña central. Algún problema en fijación de blanco. A veces no interesa que los pikmin vuelvan al origen de las tareas. Aunque el Modo Misiones sacia a los expertos, apetece aún más campaña.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Pikmin 3Score

Pikmin 3

ANÁLISIS. Autor: David Caballero

Los bulbos, la cebolla, el néctar, el spray picante... los expertos en pikminología pueden retomar su jerga con el juego más fresco del verano.



Cargando más contenido