Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
análisis
Pokémon Espada y Escudo

Análisis de Pokémon Espada y Escudo: Isla de la Armadura

Una isla de famosos... Pokémon de otras generaciones que marca el camino adecuado.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Ni algo al estilo Pokémon Edición Amarilla, ni tampoco al de Ultrasol/UItraluna. Pokémon Espada y Escudo han renunciado a las terceras ediciones para ampliar sus contenidos a través de un Pase de Expansión dividido en dos partes. En último lugar están las Nieves de la Corona, un DLC que terminará este pack en noviembre de 2020; en primero, la Isla de la Armadura, una nueva zona de Galar que ya hemos visitado y que deja la semilla idónea de lo que parece el nuevo rumbo que tomarán los juegos principales de la franquicia.

Disponible desde el pasado 17 de junio, este primer DLC ya se ha convertido en el nuevo patio de recreo para los entrenadores de medio mundo, y también ha traído algún que otro quebradero de cabeza por ser diferente para cada versión, Espada o Escudo. Tras su llegada, no tardamos mucho en lanzarnos de lleno a seguir la aventura por donde la dejamos tras vencer a Lionel y proclamarnos campeones de Galar, y lo que hemos encontrado es un capítulo extra que habla del crecimiento y del entrenamiento, con un extraño equilibrio entre formas y contenidos.

Pokémon Espada y Escudo

Vamos a ponernos un poco en situación. Desde el mismo instante en el que puedes pisar el Área Silvestre de la historia principal, se te abre la posibilidad de trasladarte a esta isla de Galar para acudir al Dojo de Mostaz, un viejo entrenador que adiestró al mismísimo Lionel y fue Campeón de Galar durante 18 años seguidos. En nuestro caso, y con cerca de un centenar de horas de juego acumuladas, ya nos hemos adentrado en este territorio mucho más tarde de lo que podría hacer un jugador que empezara ahora su aventura.

Esto abre un abanico de posibles escenarios bastante importante. Pokémon Espada y Escudo no deja de ser un RPG por turnos en el que las estadísticas, los niveles y los ataques juegan un papel crucial. Por eso, Game Freak ha optado por ajustar los niveles de criaturas salvajes en función de las medallas que posea el jugador.

Buen recurso, pero no tan bien implementado como nos gustaría. Tras acumular horas y horas subiendo de nivel y realizando incursiones, nuestro equipo lleva una media de nivel 80 en adelante, y la dificultad se nos ha disparado no por la dureza de nuestros rivales, sino por lo difícil que es capturar a Pokémon de nivel 60 cuando hay tanta diferencia de fuerza.

Es un poco problemático, porque hablamos de que ahora hay unas 200 criaturas más disponibles, prácticamente todas ellas volviendo de generaciones anteriores para ampliar la PokéDex. Pero no es algo que perjudique la experiencia de juego, simplemente obliga a replantear estrategias y, sí, cambiar a ese equipo que llevas tanto tiempo criando.

Pokémon Espada y Escudo

Pero insistimos, es el "pero" más pequeño que podemos ponerle a una experiencia que nos ha sorprendido. No mentimos si decimos que pensábamos que este primer DLC sería mucho más escueto en todos los sentidos, así que la sorpresa ha sido bastante grata. Aunque tampoco vamos a engañarnos, completar la trama principal de este descargable lleva unas 4 ó 5 horas.

Conoces al Slowpoke de Galar y luchas contra tu nuevo rival por primera vez (Sófora en Espada, Dreo en Escudo), superas los desafíos del Dojo Maestro para conseguir la "Armadura" de este centro de entrenamiento, Kubfu, y acabas evolucionándola a cualquiera de sus dos formas de Urshifu, Estilo Brisco o Estilo Fluido (elegimos esta última por eso del "be water my friend"). A eso se limita la trama de este episodio, con unos retos demasiado facilones; pero, como en cualquier juego de Pokémon, la historia nunca es el eje real de la experiencia.

Parece poco, pero el auténtico grueso de este capítulo está en todo lo que hay alrededor de las dos Torres Pugna y el Dojo Maestro. Tiene muchísimo contenido a disposición de los jugadores, empezando por esa ampliación de la PokéDex (asignada a otra nueva sección de esta), y siguiendo con el Tutor de nuevos Movimientos que comprar con Duralium, la evolución del Slowpoke de Galar, la personalización de la bici, la búsqueda de los 150 Kol... Digletts, la opción de conseguir otro de los starters de Kanto, las formas Gigamax para los iniciales de Galar y la Prueba Ceñida, una serie de combates con restricciones.

Pokémon Espada y Escudo

Ofrece mucho más de lo que aparentaba, pero, lo mejor, y lo que más atraerá a cualquier jugador que empiece a recorrer este archipiélago, es que por fin está empezando a adentrarse de verdad en una experiencia de mundo abierto. Dista mucho de la sensación orgánica que traen juegos como Zelda: Breath of the Wild, o de la grandeza de los mundos que hace Monolith Soft. con la saga Xenoblade, pero la intención está ahí, dando pasos pequeños y tímidos, y sin recular.

En Isla de la Armadura no hay rutas, todo es un mapa completamente abierto a explorar por libre con tu personaje y con tu compañero Pokémon detrás tuya (cosa que se obtiene al poco de empezar). Era lo que esperábamos del juego base, pero Game Freak se está tomando su tiempo y sigue experimentando para adaptarse a este otro estilo de diseño. Se nota una mejora más que considerable en comparación con el Área Silvestre de Galar por variedad de biomas, por riqueza de detalle, por orografía, por variedad de criaturas e incluso por el comportamiento de estas con el entorno.

Todo entrenador ha soñado alguna vez con poder recorrer un vasto mapeado y ver a bandadas de Pidgeot volando, o Mankey saltando de árbol en árbol. Todavía no hemos llegado a ese punto, pero el primer DLC del pase de expansión de Espada y Escudo deja claro que es un objetivo de Game Freak a largo plazo. Nos ha encantado pasar de llanuras a cuevas sin transiciones, poder recorrer ríos que serpentean y se adentran en grutas, perdernos por bosques y tener por fin libertad total para controlar la cámara. Todo eso, siempre rodeados de diferentes Pokémon.

Este es el camino, como diría cierta raza que tiene también las armaduras muy presentes. El equipo ha querido centrar esta primera parte en una experiencia que habla del combate y el entrenamiento, dotándola de un buen empaque en cuanto contenidos y en un mundo mucho más interesante que las rutas lineales vistas hasta ahora. Aun así, el auténtico afán por explorar y las leyendas vendrán más adelante, con unas Nieves de la Corona que prometen ser mucho más interesantes a nivel de narrativa.

Pokémon Espada y Escudo

Quizá Isla de la Armadura sea una toma de contacto con una nueva filosofía de diseño de mundos y de gameplay. Un giro de tuerca adicional a una fórmula que, en Espada y Escudo funcionaba, pero que deja claro que la IP necesita evolucionar en varios sentidos, entre ellos la construcción de su mundo. De ser así, y de seguir esta senda, lo que está por venir para esta serie y sus juegos principales puede ser demoledor.

Y sí, sigue teniendo ciertos problemas a nivel de rendimiento y funciones online. Correr por el mapa con la conexión online activa provoca importantes caídas de fotogramas al haber varios personajes de otros jugadores. También hemos tenido algunos problemas para conectar a Incursiones, cosa especialmente dolorosa con el singular Zeraora apareciendo en ellas.

Son cuestiones que deben arreglarse a corto o medio plazo, sobre todo porque el segundo DLC va a dar mucho más énfasis al juego en cooperativo, y para entonces sería imperdonable mantener un rendimiento inconsistente en algo que va a ser el núcleo del gameplay. Pero estas son cuestiones que ya estaban presentes en el juego base, que ahora siguen estándolo y que, esperamos, acaben desapareciendo con el tiempo.

Isla de la Armadura, como decíamos antes, ha resultado ser una sorpresa de lo más agradable. Esperábamos un tentempié que pecara de una ligereza extrema, de los que dejan con mucha hambre y hacen que la espera hasta el otro plato resulte demasiado larga. Nos hemos encontrado con algo que seguimos y seguiremos explorando, que nos invita a recorrer sus rincones y a capturar todo lo que se menea. Tenemos más hambre de Pokémon, pero la culpa la tiene este primer bocado que tan buen sabor nos deja.

Pokémon Espada y Escudo
07 Gamereactor España
7 / 10
+
La Isla de Armadura es más rica y variada de lo que esperábamos, hay más de 200 criaturas adicionales por capturar, Kubfu es adorable.
-
El argumento principal es extremadamente ligero, los desafíos principales son demasiado planos, problemas técnicos heredados del juego base.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Etiquetado como:

Pokémon

Contenido relacionado



Cargando más contenido