Español
análisis
Project Cars 3

Análisis de Project Cars 3

Slightly Mad Studios ha decidido abandonar el simracer que tenía y eso tiene consecuencias.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Entiendo perfectamente el problema que supone crecer demasiado rápido como estudio y las secuelas que esta rapidez puede llegar a dejar. Si al mismo tiempo que sucede esto, una de las grandes contacta contigo y aceptas firmar un contrato que divida al equipo original (que hizo Project Cars y Project Cars 2) por el que la mayoría del personal acaba desarrollando un juego bajo licencia basado en la película de acción y coches más famosa del mundo (leed el análisis de Análisis de Fast & Furious Crossroads), comprendo a la perfección que pudiera ocasionar problemas. Pero lo que no llego a entender (ni a aceptar), es el enfoque general que Ian Bell y Slightly Mad Studios le han dado al tercer juego de la serie.

No te dejes engañar por los clichés ingeniosos de marketing o por los comentarios en foros basados en suposiciones: Project Cars 3 no es en absoluto un simulador de carreras. Es cierto que quedan algunas partes del increíble Project Cars 2, esa idea en común de simular lo que pasa con un coche de carreras dentro de un circuito real. Pero al igual que pasó con Forza Motorsport 7, está muy simplificado, te atonta y está empapado de una estética extrañamente equilibrada, que, a mí, durante mis 16 horas de Project Cars 3, me ha costado bastante digerir.

Project Cars 3

Se acabó la configuración típica que intentaba emular la experiencia de pilotaje real en la que elegías un coche de carreras, una pista licenciada y tenías que abrocharte el arnés de cuatro puntos bien fuerte para conseguir el mejor tiempo por vuelta posible. En Project Cars 3 se pretende hacer de todo menos eso. En este juego, al igual que en Forza 7, la gama de 200 coches se desbloquea a través de un sistema de pago y para poder desbloquearlos, tienes que avanzar por el modo carrera o trayectoria. Para mi este formato se queda bastante anticuado y limitado, tanto que parece que solo con escribirlo en este texto mi cerebro se está apagando poco a poco.

Una vez entras a la pista, da la sensación de que Slightly Mad Studios se ha centrado tantísimo en crear una experiencia alegre, colorida, sencilla y sin desafíos, que se han olvidado de todo aquello que hizo que triunfaran los dos juegos anteriores entre los aficionados a las carreras. Te encuentras con marcadores por todas partes, de todos los colores posibles, que te van regalando puntos de progresión sin sentido alguno en desafíos triviales. Aunque los desarrolladores han trabajado duro para enganchar a los principiantes en las carreras, tengo que decir que se las han arreglado para destruir cada pizca de entusiasmo que tenía dentro de mí como gran aficionado al simracing que soy. Y si consideramos lo que siempre han representado estos videojuegos... este título es simplemente estúpido.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

El modo carrera está impregnado de una estética y estructura que me recuerda mucho a los juegos para móviles como CSR Racing y Asphalt 7. Al igual que en Gran Turismo 6, empiezas la aventura dentro de un Toyota de 200 caballos de potencia y vas subiendo de nivel hasta conseguir los bólidos más rápidos, pero te deja bastante frío... tan poco original y aburrido. Parece que se han copiado directamente de Forza Motorsport 7, entre otros, y por eso no puedo tomarme totalmente en serio Project Cars 3, especialmente cuando las carreras en sí no cumplen mis expectativas. El modo Rivals gira en torno a desafíos diarios que los van subiendo los propios desarrolladores, en los que tienes que conducir un coche determinado en un circuito específico, a una velocidad determinada o hacer maniobras espectaculares, y esto (al igual que muchas otras cosas del juego), hace que parezca más bien Grid o Need for Speed en vez que un título de Project Cars.

Tanto en Project Cars como en su continuación, el comportamiento físico de los coches siempre ha sido bueno; no es que haya sido el mejor ni ha estado cerca de ser perfecto, pero estaba bastante bien. Este juego hereda la programación básica de Project Cars 2, pero se ha simplificado el comportamiento de los coches a máxima velocidad, la forma en la que reaccionan al ángulo de deslizamiento, la deformación en el cuerpo y la banda de rodamiento del neumático, lo que hace que pierda agarre sobre el asfalto y llegue a patinar. Project Cars 3 es, incluso con todas las ayudas desactivadas, más simple que los dos juegos anteriores y más automatizado, como si los coches fueran sobre raíles. En ese sentido, me gustaría volver a compararlo con Forza Motorsport 7, que introdujo los mismos cambios para hacerlo mucho más... accesible a jugadores sin experiencia en el género. Por cierto, al igual que con Project Cars 3, Turn 10 nunca contó a sus fans nada de esto hasta que el juego estuvo en las tiendas.

En mi mundo, no puedo entender por qué hacen esto. ¿Por qué coger un simracer y convertirlo en NFS o Grid? Entiendo el deseo de llegar a una audiencia lo más amplia posible, pero al mismo tiempo, se diluye tanto el producto que parece una sopa acuosa, y así es como describiría Project Cars 3. La física de los neumáticos se ha simplificado y hay veces que parece que estoy flotando a dos milímetros del asfalto, la sensación de velocidad es terriblemente exagerada, al igual que la sensación de los frenos en todos los coches, lo que me recuerda más a Wipeout que a las carreras reales en lo que se refiere a la sensación de velocidad. Mi GT3-Corvette parece que es más rápido que un caza de combate bajando a toda velocidad el sacacorchos de Laguna Seca. Si es que es para troncharse.

Project Cars 3Project Cars 3Project Cars 3

Por otra parte, los gráficos tampoco es algo que me hayan impresionado mucho, y para mí son peores que en el juego anterior, sobre todo en la versión para PC, la cual no puede compararse con títulos como Dirt Rally 2.0 o Asetto Corsa Competezione. Aunque cabe destacar los efectos meteorológicos y el ciclo del tiempo, ya que son bastante aceptables, al igual que los efectos de sonido. Hay un montón de efectos de sonido de motor pregrabados bastante curiosos, pero el resto no está tan elaborado. La música no merece la pena: en los menús aparece el mismo tipo de tono insípido de los juegos de móvil que me producen sarpullido.

Además de que los tiempos de carga en PC son horribles, ¡horribles! Anoche arranqué Project Cars 3 y tardó en cargar más del doble de lo que tarda por ejemplo Dirt Rally 2.0, que contiene más y mejores gráficos por pista y escenario. Lo que me recuerda que no se pueden pasar los fallos técnicos, porque está repleto de bugs. Project Cars 3 se ha quedado pillado, se ha congelado la imagen, ha perdido menús y opciones de menú por completo, ha empezado a fallar y a comportarse de una forma muy extraña, algo que no había visto nunca antes en juegos de carreras para PC.

Project Cars 3

Otro aspecto del que no deberían estar muy orgullosos los creadores es el soporte de los volantes, más bien al contrario. El volante más vendido del mundo en la actualidad (Fanatec DD1 / DD2) no aparece bien escrito, para empezar, y los ajustes por defecto dan muy poca capacidad de respuesta con un sistema de calibración pésimo. Sin embargo, algo por lo que sí que hay que aplaudir a Slightly Mad Studios es la forma en la que han implementado el soporte para tres pantallas, que funciona increíblemente bien en Project Cars 3 y así lo detectaron nuestras tres LG C9 OLED con resolución 3x4K, sin problema alguno. Muy, muy pocos juegos son capaces de lograrlo, si es que hay alguno.

Resumiendo: este juego me pone bastante triste. Si Slightly Mad Studios hubiera construido sobre la base sólida y buena de Project Cars 2, hubiera pulido la simulación de la fricción y especialmente el ángulo de deslizamiento a máxima presión de neumáticos, además de haber añadido algunas pistas/coches/modos nuevos y un sistema de penalización para las carreras online, si hubiera hecho todo esto, entonces habría sido genial. En su lugar, prefirieron hacer hincapié en una extraña fusión entre Asphalt 7 y Grid. Me da mucha pena ver que el estudio no haya preferido respetar e incluso escuchar lo que opinaba la comunidad. Project Cars empezó siendo un éxito (llegué incluso a pagar 240 euros al principio) donde "C.A.R.S." hacía referencia a "Community Assisted Racing Simulator" (Simulador de carreras asistido por la comunidad). Ahora, con Project Cars 3, no solo demuestran que "Simulador de carreras" ya no dice nada, y que las opiniones y preferencias de la comunidad valen incluso menos. Este juego debería haberse llamado Grid: Asphalt o Need for Cars. Y aun si así, no lo recomendaría tampoco.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
05 Gamereactor España
5 / 10
+
Muy buen soporte para tres pantallas. Buenos efectos meteorológicos. Buenos sonidos de motores.
-
Extremadamente defectuoso. La física de los coches se ha quedado muy atrás con respecto a los juegos anteriores. Los gráficos no son tan buenos como en el anterior. 200 modelos de coches bloqueados. El modo carrera es muy aburrido.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Project Cars 3Score

Project Cars 3

ANÁLISIS. Autor: Petter Hegevall

Slightly Mad Studios ha decidido abandonar el simracer que tenía y eso tiene consecuencias.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.