Español
Gamereactor
análisis
Song of Horror

Análisis de Song of Horror para PS4 y Xbox One

Tras haberse retrasado, por desgracia, dos veces, el juego de terror español ha llegado por fin a las consolas.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

En 2019 salió para PC Song of Horror, un survival horror concebido para ser diferente al resto. Su estreno sorprendió mucho, en especial por su estructura basada en un conjunto de episodios, así como por su 'permadeath', una mecánica mediante la cual cada personaje morirá de forma definitiva si se le pone en peligro. Compartimos nuestra opinión sobre los episodios 1-4 cuando se estrenaron; sin embargo, ahora que la versión completa ha llegado a las consolas, creemos que es un buen momento para ofrecer algunas conclusiones sobre el pack en su conjunto.

La escalofriante historia de Song of Horror se desarrolla a lo largo de cinco episodios en total. En ellos, nos metemos en la piel de Daniel Noyer, un alcohólico recién divorciado que debe hallar el paradero de un autor desaparecido. Cuando llega a la mansión de la persona a la que busca, Daniel descubre algo raro y, llegado un punto, desaparece también. Aunque el doblaje de este título no esté muy allá, sobre todo en el caso de los personajes menos importantes, debemos admitir que nos ha encantado el estilo de sus secuencias cinematográficas, tan próximo al estilo de los cómics.

Un factor que marca distancias entre Song of Horror y otros títulos de terror contemporáneos es la mecánica 'permamuerte', es decir, el hecho de contar con una sola vida. Al comienzo de cada capítulo, podemos elegir con qué personaje deseamos jugarlo, los cuales presentan diferentes habilidades, objetos especiales y fuentes de luz. En nuestra experiencia, no hemos notado una gran diferencia entre unos y otros, pero nos ha gustado ver las diversas formas en las que cada uno interactúa con los objetos. Una vez morimos con un personaje, no podremos volver a jugar con él y, si se nos mueren todos, tendremos que volver a empezar el capítulo. Por suerte, todo aquel que quiera jugar de manera más relajada tendrá la oportunidad de hacerlo, dado que el título cuenta con un modo menos frustrante en el que la muerte no es definitiva.

Song of Horror

Esta función genera, de hecho, un nivel de estrés y tensión que no recordamos vivir con otros juegos del género. La muerte parece casi inminente con casi cada error y, por si fuera poco, las escenas de animación que la acompañan son tan horrorosas que no querrás volver a palmarla. Los monstruos pueden encontrarse al acecho en cualquier esquina, por lo que es imprescindible escuchar atentamente tras las puertas antes de entrar en las habitaciones, así como pararse a pensar dos veces antes de meterse en una situación complicada. En ocasiones, el juego nos preguntará si queremos arriesgarnos a coger un objeto realizando acciones como meter la mano en una bañera o retirar la polvorienta tela de un viejo espejo, lo cual no queda claro si es algo necesario o una trampa que desembocará en una muerte segura.

Song of Horror carece de un sistema de combate; sin embargo, sí cuenta con diversos escenarios interactivos en los que tendremos que evitar el peligro. A veces, resulta necesario pulsar ciertos botones en el momento adecuado, de acuerdo con un gráfico que se muestra en la pantalla, para reducir el ritmo cardíaco del personaje o evitar hacer ruido cuando hay un enemigo cerca. Se trata de algo que sucede de manera aleatoria, por lo que la experiencia será diferente cada vez que lo juguemos. Aunque el hecho de que estas situaciones puedan tener un fatal desenlace contribuye a aumentar la tensión, tener que pulsar los mismos botones una y otra vez acaba siendo aburrido.

Además de asustarnos, Song of Horror nos hará pensar bastante. Para nuestra sorpresa, se asemeja mucho a los juegos de point-and-click, dado que tendremos que analizar el entorno y recoger objetos que nos ayudarán a resolver puzles. En caso de tener problemas, por ejemplo, para coger una llave que está en un lugar muy alto, tendremos que echar un ojo al inventario para buscar la herramienta más adecuada y, en ocasiones, incluso combinarlas. Ciertos objetos coleccionables, tales como las cartas y las notas, cuentan también con un papel relevante, ya que no parecen elementos opcionales, sino que, al contrario, contienen combinaciones y pistas útiles.

Pese a no ser muy fans de los juegos por episodios, creemos que esta estructura supone una serie de beneficios. Uno de ellos tiene que ver con la ambientación: cada episodio se desarrolla en una localización diferente, todas ellas igual de terroríficas. El primer episodio, por ejemplo, se centra en una vieja mansión abandonada, mientras que el segundo tiene lugar en una tienda de antigüedades. Los escenarios son muy variados, por lo que, al pasar constantemente de unos a otros, no terminamos de familiarizarnos con ellos. Otro aspecto que nos ha gustado es el hecho de tener que jugar con personajes nuevos, ya que estos varían entre episodios dependiendo de los aciertos o errores que hayamos cometido en los anteriores.

Tenemos muchas cosas buenas que decir de Song of Horror. No obstante, tampoco se libra de las críticas; en concreto, respecto a lo frustrantes que son sus mecánicas de juego. Para empezar, este título tiene unos controles tipo tanque, tal y como recordamos de los primeros juegos de Resident Evil, y los personajes son muy lentos incluso en las situaciones más peligrosas. El ángulo fijo de la cámara, que resulta muy molesto, tampoco ayuda, ya que muchas veces no nos ha permitido ver puertas u otros elementos que deberíamos poder ver de reojo sin tener que abrir el mapa. Otra de nuestras quejas tiene que ver con la muerte permanente: cuando mueres, dejas caer todo lo que guardas en el inventario, lo cual se puede recoger fácilmente al retomar el episodio con el siguiente personaje. Los objetos suelen depositarse donde hemos muerto; sin embargo, en ocasiones, los encontraremos en lugares de muy difícil acceso.

Hoy en día, en un mercado donde la mayoría de los juegos de terror parecen walking simulators o dependen en exceso de los sustos baratos, Song of Horror es una brisa de aire fresco. Este título logra crear un estrés y una tensión de verdad, en especial gracias a la 'permadeath', una característica que nos mantiene bajo una sensación de peligro constante. Además, los capítulos son muy diferentes en lo que a escenarios se refiere y la dinámica típica de los juegos point-and-click nos obliga a pensar y a analizar el entorno con mucho cuidado. Dicho esto, los controles tipo tanque resultan incómodos y algunos de esos momentos en los que hay que pulsar repetidamente los botones llegan a ser cansinos.

Song of HorrorSong of Horror
Song of Horror
08 Gamereactor España
8 / 10
+
La muerte permanente genera tensión, la variedad de los capítulos se agradece y los puzles nos obligan a pensar y a observar detenidamente el entorno.
-
El doblaje no está muy allá, los controles tipo tanque resultan incómodos y es aburrido aporrear los botones en ciertos momentos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.