LIVE

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Live broadcast
Publicidad
logo hd live | Borderlands 2 - Commander Lilith and the Fight for Sanctuary
Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
avances
The Witcher 3: Wild Hunt

The Witcher 3: Wild Hunt - impresiones

Probamos por primera vez y durante varias horas uno de los juegos más ambiciosos, esperados y bonitos de 2015.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

The Witcher 2: Assassins of Kings fue un RPG de fantasía centrado en el combate que se emplazaba en varios mundos, pero, a pesar de su tamaño, consistía básicamente en pasillos muy bien decorados. Pues bien, esto va a cambiar, ya que, con The Witcher 3: Wild Hunt, la serie por fin llega a un mundo abierto. Recientemente, durante un evento de prensa, pudimos probar el videojuego: es cierto que no conseguimos ver el mundo abierto en todo su esplendor, pero, a cambio, nos centramos en otros dos aspectos, la sección del prólogo (que culminó en una pelea contra un grifo rabioso) y la exploración de la isla nórdica Ard Skellig.

Empecemos con la sección del prólogo, el lugar en el que los jugadores podrán empezar el entrenamiento y adaptarse a los controles. Durante la prueba, y antes de meternos de lleno en la acción, nos enseñaron los controles básicos con un breve tutorial. En él, Geralt de Rivia, El Lobo Blanco, el brujo protagonista, estaba en sus aposentos y nos encargaron que saliésemos de la habitación, pero para ello, tuvimos que pulsar un botón y activar los sentidos de brujo de Geralt, que revelan objetos de interés con iconos o con un intenso brillo rojizo. Por fin, encontramos la llave que necesitábamos para abrir la puerta y salimos a encontrarnos con otro brujo, Vesemir, que estaba dormido en una silla. Fuera, una chica saltaba entre unos palos de madera mientras practica su técnica de espada, moviéndose con la agilidad de un Jedi.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Entonces, nos presentaron a la chica, Ciri, un personaje que ya sabemos que podremos controlar en algún momento del juego, y juntos corrimos hacia el campo de entrenamiento, aprendiendo más controles en el proceso. Ya en el campo, practicamos un poco el combate y no tardamos en ponernos en forma de nuevo, gracias a las horas y horas de juego en Assassins of Kings.

Avanzamos ahora unos años. Estamos en un hostal, preguntándole a la dueña si ha visto a alguien que, según los rumores, andaba por estas zonas. Gracias a ella, hablamos con algunos clientes, aprendemos un nuevo juego de cartas, llamado 'gwent', y conseguimos un par de pistas de hacia dónde continuar.

Estas pistas dirigen nuestros pasos hasta el capitán de la guarnición local Nilfgaardiana y él sabe a dónde tenemos que ir, pero solo nos lo dirá si, a cambio, le traemos la cabeza de un grifo problemático. Así que allá nos vamos, explorando el mundo, hablando con paisanos, luchando contra lo salvaje y aceptando, entre tanto, misiones secundarias. De hecho, durante esta exploración, la impresionante cantidad de detalle del mundo nos deja absolutamente boquiabiertos. Os ponemos un par de ejemplos: en cierto momento, pudimos ver el remiendo en la vestimenta de un PNJ y, en otro, nos paramos a pensar cuántos desarrolladores se encargaron de darle el toque realista a la coleta de Geralt. Para los jugadores, este será el verdadero 'Coleta' de 2015.

En cuanto a las misiones secundarias, el nivel de variedad es amplio, por lo menos por lo que hemos podido ver durante nuestra partida de introducción (que duró cuatro horas): por poneros dos ejemplos, tuvimos que ayudar a una anciana a la que le faltaba su sartén y, en otra, tuvimos que descubrir al culpable de un incendio provocado. Ambas misiones eran interesantes por varias razones; una tenía una solución más directa y fascinante y la otra no tenía un fin tan claro. En ambas, el trágico trasfondo atribuló nuestra mente y eligiésemos lo que eligiésemos, alguien saldría mal parado. El título lo deja bien claro desde el principio: pocas decisiones serán fáciles y claras.

The Witcher 3: Wild HuntThe Witcher 3: Wild Hunt

Después de eso, seguimos avanzando en la misión principal y en algunas misiones secundarias (había más que no llegamos a descubrir y, otros colegas periodistas, nos contaron que hay un montón de misiones pequeñas que aún teníamos que desvelar) y, antes de que nos diésemos cuenta, estábamos preparando una trampa para el grifo, que acabó culminando en una complicada batalla contra nuestro alado oponente. En cuanto al combate, estamos más que seguros de que los fans de la serie reconocerán el sistema de batalla basado en golpear y esquivar, más que nada porque los monstruos enemigos son muy poderosos y, en combate singular, son ellos los que llevan las de ganar. Por eso, los jugadores tendrán que acostumbrarse a atacar, a moverse rápido, a esquivar y rodar, y a utilizar los conjuros del brujo (señales) para paralizar y herir a sus rivales.

Además, antes de que completásemos la trampa, Vesemir nos entregó una nueva herramienta: una ballesta. Con ella, pudimos bajar al grifo del cielo y atraerlo hacia nosotros, y la aprovechamos también para arañarle un poquito de vida cuanto no estaba al alcance de nuestra espada. Después de una lucha encarnizada, vencimos a la criatura y le llevamos la cabeza al capitán local, y ahí terminó la demo, pero CPR tenía más cosas que mostrarnos y nos fuimos a Skillege. Pasa la página y te lo contamos...

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3: Wild HuntThe Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3: Wild HuntThe Witcher 3: Wild HuntThe Witcher 3: Wild Hunt