Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
artículos
The Witcher 3: Wild Hunt

El Lobo Blanco: historia de The Witcher

Aún fresco el anuncio de The Witcher 3: Wild Hunt, echamos la vista atrás para repasar la historia de la serie de fantasía, desde sus humildes raíces literarias hasta su ascenso a la cima del panorama actual del sector.

  • Jon NewcombeJon Newcombe

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Es poco probable que el escritor polaco Andrzej Sapkowski llegara a imaginarse la audiencia que alcanzaría su trabajo cuando su primer relato corto, simplemente titulado "The Witcher", fue publicado en 1986. 26 años después, los juegos basados en aquel relato están entre los preferidos de los amantes de los RPG.

Ambientado en un mundo de fantasía medieval, conocido de forma afectiva entre los fans como "Witcherland", The Witcher presentaba a los lectores a Geralt, un cazador de monstruos estoico y cínico, siempre listo para un nuevo contrato.

Crecer no fue nada fácil para Geralt. Abandonado en la fortaleza de The Witcher de bebé, fue obligado a consumir pociones letales y sometido a un duro entrenamiento de artes marciales desde muy pequeño. Como pupilo aventajado, a Geralt le recompensaban con métodos experimentales aún más peligrosos. Como resultado sufrió diversas mutaciones, en particular la completa infertilidad, el pelo blanco y la piel pálida.

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3 parece que será tan amenazante como sus predecesores.

Pero el entrenamiento de Geralt le convirtió en mucho más que un albino estéril. También le otorgó un elenco de poderes sobrenaturales, ideales para la caza de monstruos. Así alardea de una resistencia y dureza sobrehumanas, es capaz de invocar maleficios, preparar pociones, construir trampas, contratar pupilos cuando le venga en gana y resistir ante la mayoría de los venenos.

Ganándose el seudónimo de "El Lobo Blanco", Geralt no solo es competente de formas sobrenaturales, sino que también es un hacha a la hora de pelear a dos manos. Típico de los Witchers, Geralt lleva dos espadas. Una hoja de acero para trocear a los humanos y a los elfos, una espada de plata brillante ideal contra criaturas mágicas inmunes al acero.

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher nos presentó a Geralt.

En los trabajos escritos aparecen cantidad de monstruos con los que tiene que lidiar Geralt empleando estas armas, incluyendo vampiros, espíritus y humanos malditos, pero son las interacciones humanas las que despiertan mayor curiosidad. Geralt tiene muchos, muchos enemigos y unos pocos amigos, pero entre ellos puede contar con Dandelion, un enérgico y entusiasta bardo, leal a Geralt hasta en las más funestas situaciones, y con Tirss Merigold, una malvada hechicera con cabello color fuego, además del misterioso amor de su vida, Yennifer.

Pese a su mala fama, Geralt nunca ha dejado que sea un lastre. Los amigos en rara ocasión son necesarios para un Witcher competente. El carácter tranquilo y sereno de Geralt lo hace casi invencible en la batalla.

A menudo usa sus puños tanto como su sabiduría en combate. Cuando se ve obligado a entrar en un duelo en el que terminaría encontrando una muerte lenta y dolorosa en el momento que su hoja tocara a su siempre noble agresor, aprovecha el impulso de su insensato rival en su contra, provocando que se auto-golpee.

The Witcher 3: Wild Hunt
El combate en el primer juego era realmente complicado.

En gran parte debido al irónico sentido del humor y al énfasis en las zonas más grises de los enigmas morales, el trabajo de Sapkowski recibió una gran acogida en su Polonia natal. Estaba señalado para alcanzar el éxito internacional, pero los primeros intentos por llegar a una mayor audiencia a través de una serie de televisión y una terrible película tuvieron el efecto contrario.

The Hexer, como se conocieron las adaptaciones de 2001, cometieron el peor error que puede tener un trabajo de este tipo: eran demasiado diferentes a las historias originales como para agradar a los fans, demasiado aisladas para captar nueva audiencia. La película era básicamente la todavía inédita serie de TV recortada en una cinta de unas dos horas. Un batiburrillo confuso y desastroso, machacado merecidamente por el público y la crítica.

La serie de televisión fue recibida un poco mejor, pero seguía siendo toda una decepción. Si bien resultaba menos liosa y chirriante que la peli, seguía tratándose de una adaptación vacía, sin alma. El mundo y los personajes quedaban planos sin el juicio de Sapkowski. Le faltaba la magia del material original, o el presupuesto para recrear un mundo de fantasía convincente.

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 2: Assassins of Kings abrió la serie al gran público.

Justo cuando parecía que el éxito de The Witcher en otros medios nunca iba a llegar, una interesante propuesta cayó en manos de Sapkowski. Un estudio de desarrollo de videojuegos polaco con poco en su haber más allá de cierta fama por traducir con éxito algunos títulos consolidados a su idioma, había creado una nueva oficina. Este nuevo equipo se centrará en contenido original, y para su primera incursión en el competitivo mercado de los juegos querían a The Witcher.

Para nada una apuesta segura, la propuesta sonaba a jugársela. Sapkowski considera que los videojuegos quedan fuera de sus áreas de interés, y hasta la fecha nunca ha probado uno. Pero por suerte para los fans de los RPG, fue una apuesta que decidió probar.

Con los permisos asegurados, CD Projekt RED se puso manos a la obra con su título debut. Su objetivo era usar el mundo y los personajes de Sapkowski para montar un RPG en el que las decisiones no fueran evidentemente malas o buenas; el joven estudio quería un juego de rol distinto a cualquiera que se hubiera conocido hasta entonces.

The Witcher 3: Wild Hunt
¿Qué es eso que viene por la colina?

Utilizando el elenco de habilidades de Geralt del mismo libro, los jugadores podían emplear magia, combate de espada y alquimia para completar misiones y eliminar enemigos. Conscientes de la inmensidad de la tarea de continuar una línea argumental ya consolidada y sin querer establecer nuevos cánones, CDPR optó por hacer a Geralt un protagonista que sufría de amnesia, que intentaba dar con su identidad. Se encontraba a mucha gente perteneciente a su pasado, así como a "nuevos conocidos". Gran parte de la intriga surgía de tener que averiguar quién era merecedor de la asistencia de Geralt y quién tenía las mejores intenciones.

The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3: Wild Hunt
The Witcher 3: Wild Hunt