Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
críticas de cine

Vengadores: Endgame

Enlatada como un blockbuster pero con alma poética, Vengadores: Endgame es la conclusión de un viaje cuya trascendencia tardamos en comprender.

Nota: Esta crítica de Vengadores: Endgame no contiene spoilers, como ha sido solicitado explícitamente por Anthony y Joe Russo por respeto a fans y espectadores.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Escribir la palabra "fin" a una de las sagas cinematográficas que ha marcado y más pasiones ha despertado en esta década no es nada fácil. Los hermanos Russo lo saben, y a pesar de tener a sus espaldas tres películas de este gran Universo Marvel Cinematic (MCU) -incluyendo esa Vengadores: Infinity War que es el preludio de este final épico-, cerrar un viaje narrativo de 22 entregas es asumir un riesgo que no todo el mundo está dispuesto a afrontar. Tirar de todos esos hilos, hacer que tantas historias y tramas confluyan y, sobre todo, lograr que las creaciones, interpretaciones e ideas de tantas mentes (Jon Favreau, Joss Whedon, James Gunn, Kenneth Branagh o Anna Boden por nombrar unos cuantos) encajen para conformar una materia fluida emocionante, ha sido uno de los retos más importantes del cine, el entretenimiento y la cultura contemporáneos.

Sí, queremos asumir el riesgo y hablar de Cine en sentido amplio porque no hay duda de que esta operación orquestada por Marvel Studios durante este siglo es algo único. Un proyecto amplio que va a transformar de forma radical la estructura del género tal y como lo conocemos hasta ahora. Desde ese Iron Man de 2008 a Vengadores: Endgame han cambiado muchas cosas. Y no hablamos solo de esas tramas que van influyendo en otras, de héroes que alimentan un multiverso complejo (lo sentimos DC Comics, no hay comparación), sino de cómo ha puesto en un lugar de privilegio a ese género "cinecomic". Ha logrado su evolución, que pasara de un espectáculo palomitero de hombres y mujeres extraordinarios a una presencia madura, caracterizada por un alma profunda capaz de sacar lo mejor de todas la vida y la personalidad de todos esos personajes. Poderosos y heroicos, sí, pero también más humanos y vulnerables.

Avengers: Endgame

Endgame empieza y termina ahí, dejando de contar historias de superhéroes para hablar de hombres y mujeres que han caído víctimas de la transitoriedad de la vida, de un enemigo ineludible que ya con su nombre, Thanos, invoca dolor y sufrimiento. Héroes derrotados a pesar de sus poderes; héroes vencidos; héroes humanos a quienes se les permite, ahora que lo han perdido todo, abandonarse a la fragilidad que siempre han tratado de ocultar escondidos bajo sus máscaras y sus galas. Es justo aquí donde encontramos un giro total respecto a los inicios de la saga, y también la constatación de cuánto ha madurado el género para, ya por fin, ser capaz de sostenerse por sí mismo con solidez, reescribiéndose, experimentando y también fallando (hay bastante mediocridad en MCU). Resurgiendo de sus cenizas como el Fénix, más fuerte que antes.

Épico es el adjetivo que mejor representa la naturaleza de Vengadores: Endgame. Y en este caso no lo usamos como sinónimo de magistral sino en sentido literal, como la narración poética sobre la vida de deidades heroicas. Porque lo que se ha ido construyendo durante todos estos años, primero en cómics y después en medios audiovisuales, no deja de ser eso, un gigantesca epopeya acerca de una mitología contemporánea, una narración coral desplegada por todos los caminos posibles que advierte aquí, en la gran pantalla, un final de ciclo formidable. Un ciclo vivo, palpitante y en mutación constante, que nos lleva de la mano a lo que podría ser su único final.

Porque, por muchas hipótesis y predicciones que hubiéramos podido formular anteriormente, no podíamos haberlo imaginado de otra forma.

Avengers: EndgameAvengers: EndgameAvengers: Endgame

Avengers: Endgame es el compendio de todas las almas que han aportado su vitalidad a Marvel Cinematic Universe a lo largo de los años. No solo porque reúne en un mismo punto a esa enorme lista de personajes que lo habitan, sino por los tiempos y los ritmos que consigue capturar en esos más de 180 minutos de metraje. La levedad de algunas de sus bromas, intercaladas para rebajar la angustia que transmite el relato, alterna con momentos dramáticos devastadores. Pero todo forma parte de una sinfonía perfectamente compuesta que conquista al espectador. Perfección que también alcanza a un equilibrio casi imposible de alcanzar. Mientras miras la pantalla te atraviesa un torrente de emociones al que es imposible escapar, en el que el fanservice -tan importante para no perder el contacto con formato papel- también es calidad. El resultado, una película bastante clásica pero representante del cine contemporáneo: con conciencia de sí misma, a veces autorreferencial y, por supuesto, audaz e intensa.

Enlatada como un blockbuster pero con alma poética, Vengadores: Endgame es la conclusión de un viaje cuya trascendencia tardamos en comprender. Es el cierre de un ciclo que empezó con un chascarrillo (aquel "yo soy Iron Man") que marcó el inicio oficial de una nueva etapa del cine fantástico, tranformándolo desde dentro para convertirse en una de las mayores operaciones cinematográficas jamás creadas. Con un guión demoledor, obra de Christopher Markus y Stephen McFeel, capaz de hilvanar todas esas líneas narrativas sin que se pisen o anulen unas a otras, y el gran trabajo interpretativo de un elenco tan variado y a la vez coherente, Endgame echa el telón a uno de los fenómenos más radicales del entretenimiento de masas. Es el último e inolvidable acto de un ciclo narrativo sin precedente. Con los créditos aún corriendo, ya lo estamos echando de menos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Avengers: Endgame
09 Gamereactor España
9 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países