Español
Gamereactor
críticas de cine

Wonder Woman

Gal Gadot vuelve a convertirse en Diana, pero esta vez todo el peso recae sobre ella.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
Wonder Woman

La primera vez que vimos a Gal Gadot como Wonder Woman fue en Batman v Superman: el amanecer de la justicia. Dejó claro que se iba a convertir en un personaje de peso de la Liga de la justicia y como tal forma parte del reparto de la película que se estrena a finales de año. Pero antes, la princesa de las amazona Diana tiene que darse a conocer, y nada mejor que un film para ella sola en el que se cuente lo que ocurrió antes de integrarse con el resto de compañeros del universo DC Comics.

Cuenta la mitología que las amazonas han vivido aisladas en una isla creada por Zeus desde que Ares, Dios de la guerra, comenzó a corromper a la humanidad y a matar a sus iguales. Al abrigo de esa sociedad matriarcal se ha criado Diana, hasta que el espía Steve Trevor (Chris Pine) rompe la barrera huyendo del ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial. Ese encuentro cambia el destino de un pueblo que vive para proteger a sus iguales, y envía a Diana para acabar con esa masacre.

Wonder Woman arranca como una comedia siguiendo a un personaje desnortado en una sociedad que no entiende, especialmente en lo que se refiere al rol de género que la tradición le asigna. Pero todo cambia rápidamente cuando se acerca a la zona de combate para ayudar a Trevor a desbaratar el plan malvado del General Erich Ludendorff (Danny Huston). Hay un giro fuerte, como si empezara de una vez la película impulsada por la fuerza de Diana, esa que tanto empuja e impide que se quede quieta ante el sufrimiento que ve a su alrededor.

Las escenas de acción en las que la protagonista combate y golpea a sus enemigos con sus propias manos son fantásticas. Sufre una transformación drástica que la sitúa por encima de todos los hombres a su alrededor, ya sean rivales o compañeros. Deja de ser una alienígena confusa intentando de entender las normas de los hombres en una guerra que está derrochando vidas a gran escala para convertirse en la líder que arrastra al resto hacia un nuevo destino. Pero al mismo tiempo nunca renuncia a su juicio y continúa sufriendo por los horrores de esta guerra de la culpa sin dudar a Ares, solo que ya no es una observadora pasiva.

Wonder Woman

Cuando ves las imágenes de los combates te sorprende que no sea Zack Snyder el que esté al mando (aunque ha ayudado) porque su mano y su estilo están presenten. Las coreografías están repletas de escenas a cámara lenta en busca de una sensación de grandilocuencia que al final no te importa tanto, sobre todo cuando se van mezclando con los comentarios socarrones de aquellos que dicen que una mujer no va a poder hacer nada. El combate coge compostura y firmeza a medida que va atrapando enemigos con su Lazo de la verdad, golpeando sus cabezas contra su escudo y abriéndose paso entre líneas de soldados.

Es cierto que hay momentos en los que parece que están viendo otra vez una película del Capitán América de Chris Evans, a ese superhombre arrasando con cientos en un conflicto histórico para encontrarse por fin con un villano superior, pero bajo ningún concepto es la misma propuesta. Wonder Woman es a veces imprecisa y otras sorprendente, y se centra mucho más en la desgracia de la guerra, mientras que en la de Marvel hay momentos en los que casi parece una exaltación. Pone a la humanidad en el centro de sus dudas y termina sin darle una respuesta, como la vida misma.

Al principio nos dio miedo que Trevor se convirtiera en el héroe masculino en la sombra que va guiando a Diana por saber más del conflicto, a pesar de su inferioridad de poder. ¿Os imagináis? Hubiera sido el mayor 'mansplaining' de la historia de la ficción. Pero sus creadores han acertado y han dado a cada cual su papel. El general, hay un trato muy acertado de los géneros y su significado tradicional durante toda la película, mezclando y confundiendo por momentos, compartiendo asignaciones prestablecidas y otorgando a cada personaje sus momentos de debilidad y de heroísmo. Cada uno hace bueno uso de lo que conoce y consigue transmitírselo al otro mientras crean unos lazos que definen lo que necesita el mundo que debe quedar.

No podemos olvidarnos de Gal Gadot como Diana. Es la auténtica estrella del film y hace que suba su nivel bordando tanto las escenas en las que se comporta como una amazona inocente como las secuencias de guerra y violencia, sin desentonar en las fases de comedia. Brilla sobre todo en los momentos de emoción más honda, cuando muestra el dolor de alguien que se encuentra de repente con los horrores de la Gran Guerra. El problema que tiene Wonder Woman es que cae demasiadas veces en situaciones pastelosas y en líneas de guión muy manoseadas para cumplir con ciertos clichés, y todo eso impacta en la protagonista.

Son dos horas y veinte minutos en los que no hay nada que sobre, porque el cuento es mucho más directo y conciso que el que nos proponía Batman v Superman, con los subidones y las relajaciones propias de una película de superhéroes. Bastante clásica a la hora de tratar el género, pero en el buen sentido, por lo que hemos quedado satisfechos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Wonder Woman
Wonder Woman
Wonder Woman
08 Gamereactor España
8 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Wonder Woman

Wonder Woman

CRÍTICA DE PELÍCULA. Autor: Sam Bishop

Gal Gadot vuelve a convertirse en Diana, pero esta vez todo el peso recae sobre ella.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.