Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
análisis
Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

Análisis de Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

Analizamos en Nintendo Switch uno de los mejores J-RPG de todos los tiempos. ¿Sigue siéndolo una década después?

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

Una obra atemporal, un imprescindible del género, una joya que asentó una de las franquicias más potentes del RPG. Se ha dicho mucho de Xenoblade Chronicles desde que vio la luz como lo nuevo de una Monolith que no sabía lo que se le venía encima. Tanto, que es difícil contar nada nuevo sobre él a día de hoy.

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition llega esta misma semana a Nintendo Switch. Su misión no es tanto ampliar la historia de Shulk y compañía, sino perpetuar la leyenda de Monado y transmitirla a un público más grande si cabe, y hacerlo mejorando lo poco mejorable del juego original.

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

Porque no nos engañemos, el juego que vio la luz en Wii en 2010 (2011 por estos lares), que luego resucitó en New 3DS cinco años más tarde y que ahora, diez años después aterriza en Nintendo Switch cerrando el círculo, tiene una premisa inquebrantable. Su combinación de acción en tiempo real con la estrategia y los esquemas tradicionales de los JRPG es casi perfecta. La sensación de equipo que crea se fortalece tanto a nivel argumental como jugable con el paso de las horas, y su guion es de esos que te quitan el sueño por las noches, que te agarra de las entrañas y te zarandea con fuerza cuando menos te lo esperas.

Pero no vamos a ahondar en nada de eso ahora. No es el momento, porque ya lo hicimos cuando analizamos el original, incluso cuando analizamos la versión portátil. La versión que llega ahora coge lo mejor de ambas, lo mezcla y lo potencia con un lavado de cara que salta alegremente a ambos lados de la línea que separa al remaster del remake. Monolith lo cataloga como lo primero, pero tienes que borrar la idea de que esto es un juego de Wii pasado de vueltas. El trabajo de texturas y geometría que tiene detrás esta Definitive Edition está muy por encima de lo que haría un remaster normal, y la música, aunque solo sean arreglos, ha subido el listón incluso por encima de la original, a excepción de un par de canciones.

No lo afirmamos de forma baladí, Monolith, más allá de los claros cambios gráficos, ha renovado por completo la interfaz para hacerla no solo más limpia, sino también mucho más clara y manejable. Una redistribución, iconos más definidos e incluso pequeñas ayudas te sirven para tener un mayor dominio del combate y no perderte entre tantos números, efectos, personajes y enemigos. El original, en ocasiones, podía ser caótico; pero esta sensación desaparece en Switch al poco de empezar a jugar.

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

Hay cambios importantes en materia de QoL, de hecho son los más acusados junto a la renovación de motor y todo eso que tiene que ver con texturas, iluminación y modelos; amén de un modo portátil que luce algo peor por cuestiones de resolución. Por eso, ahora perderse por Bionis o Mekonis es más difícil al llevar a cabo una de tantas misiones disponibles gracias a los indicadores de ruta; aunque las secundarias siguen siendo las de siempre, con todo lo bueno y malo que eso implica. También, y para los que prefieren coquetear con los trajes sin tener que modificar el equipamiento, se ha añadido una nueva función en el menú de equipo para vestir a tus personajes como quieras y mantener el equipo que desees. Ambas cosas funcionan de forma independiente ahora, lo que nos permite ver a Shulk en bañador sin tener que sufrir en los combates más duros del juego.

Son detalles que facilitan las cosas, como sucede con el modo casual para evitar ciertos picos de dificultad; o las complican si quieres, también hay un modo difícil que te obliga a distribuir los puntos de experiencia manualmente. Novedades que se centran en flexibilizar la experiencia de juego para que los nuevos y los veteranos disfruten de esta historia a su gusto.

Añadidos importantes que también incorporan desafíos adicionales como las pruebas contrarreloj, pero que no reinventan la rueda. Ciertamente, tampoco lo necesitan, porque insistimos, el original es tan rematadamente bueno que se ha permitido el lujo de volver tal cual era hace una década, y de que no podamos encontrarle ni una mísera cana a nivel de narrativa y de gameplay. Aunque sí que nos habría gustado que experimentaran más con las misiones secundarias para hacerlas más atractivas.

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

Futuros Conectados, la aventura en el hombro

Una de las mayores promesas de este lanzamiento: poder recorrer el hombro de Bionis, una sección descartada del juego original. Futuros Conectados funciona como epílogo de la historia principal e incluso puede jugarse desde el primer momento (no lo hagas si es tu primera vez con Shulk). Una nueva aventura narrada con Melia como principal protagonista.

La Éntida acapara todas las miradas en este extra que Monolith ha puesto sobre la mesa como caramelito para los fans de siempre. Y lo hace en una aventura corta, que se atreve con cambios a nivel de mecánicas; el problema es que los cambios que ofrece no tienen por qué ser a mejor.

Se eliminan los ataques combinados y el sistema de afinidades. De hecho, incluso se eliminan ciertas habilidades de Shulk que hacen que las batallas pierdan parte de la personalidad que tienen en el Xenoblade principal. En su lugar se instaura un sistema de apoyo con los Ponspectores (Nopón que debes reclutar durante la partida) que presenta diferentes ataques especiales a aprovechar rellenando un medidor.

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition

Es un golpe de timón inesperado, que resta posibilidades intentando condensar el gameplay en una experiencia general que no es tan satisfactoria como nos habría gustado. Futuros Conectados no era el epílogo que esperábamos, ni por desarrollo, ni por contenido, ni por desenlace. Aunque de eso ya hablaremos con mayor detalle en otro momento.

Nos quedamos no con el agridulce sabor de este capítulo extra, sino con la dulzura que emana de la Monado que representa la historia principal. Cuando lo empezábamos, nos preguntábamos si Xenoblade Chronicles: Definitive Edition podría ser la versión definitiva de aquel glorioso RPG que nos sorprendió Wiimote en mano, y vaya que lo es. Retoca lo que necesitaba retocar, y lo hace con el mimo y respeto que merece esta aventura que vuelve a paso de gigante. Ojalá poder olvidarlo todo para descubrirlo como muchos lo haréis con esta versión perfeccionada. Ni os imagináis el viaje que os espera.

Xenoblade Chronicles: Definitive Edition
09 Gamereactor España
9 / 10
+
La mejora gráfica es descomunal, el guion sigue siendo impresionante, las mecánicas de juego no envejecen, tiene contenido a rabiar, la interfaz es ahora perfecta.
-
El epílogo.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido