Español
Gamereactor
artículos

Análisis: muerte anunciada de THQ - las secuelas

La semana pasada presenciamos cómo las diferentes partes interesadas pujaban por los activos de la agónica THQ, declarada recientemente en quiebra. Al final los juegos y los estudios encontraron nuevos hogares, y aquí hacemos un análisis de lo sucedido y las posibles consecuencias.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

El reparto y fin de THQ fue una lección sobre una de las reglas más importantes de los negocios. Sólo se paga un montón de dinero por activos rentables, y por desgracia no todas las bazas de THQ eran precisamente rentables. Pensemos en ello. Vigil Games venía de dos lanzamientos de juegos contundentes, Darksiders y Darksiders II, así como del tortuoso desarrollo después cancelado de Warhammer 40,000: Dark Millennium Online, y del arranque de una nueva IP llamada Crawler. Si una editora hubiera decidido adquirir Vigil se habrían quedado con el valor de la franquicia Darksiders, pero también se la habrían jugado pagando la producción completa de una nueva y arriesgada propiedad, de un estudio cuyo currículum puede ser decente en términos e calidad, pero nada estelar en términos de ventas.

Ese es el tipo de escenario que rara vez buscan las editoras cuando les entran desarrolladores independientes, de modo que ¿por qué iban a atreverse en esta ocasión? Teniendo en cuenta el pretexto del proceso de puja, nadie habría podido hacerse con Vigil, Crawler y Darksiders por un cinco euros; estaba claro que al comprador potencial le iba a salir mucho más caro. Y al final, era demasiado riesgo como para erigirse como pretendiente. Los talentos centrales de Vigil ya estarían buscando trabajo en otro sitio, como corrobora ahora el éxodo al nuevo estudio de Crytek en Austin, mientras que una nueva IP con una inversión detrás de probablemente decenas de millones no es algo que compres casualmente en una subasta.

Todos salimos ganando

Mirando el estado de los juegos y los estudios implicados en el proceso, era más que natural que Relic Entertainment y su casi terminado Company of Heroes 2 demandaran la suma más alta en una subasta adjudicada a SEGA por 26,6 millones de dólares. Así, la compañía nipona se queda con el estudio y ciertos activos relacionados (incluyendo la marca Company of Heroes). La franquicia Warhammer 40,000 no parece haber formado parte de la puja, pero todo indica que la misma SEGA (quien se alió con Games Workshop en la franquicia Warhammer de fantasía) la tiene en el bote.

Relic, Company of Heroes y (probablemente) Dawn of War en manos de SEGA es una situación que tiene mucho sentido, pero al final Zenimax (propietarios de Bethesda) sólo se quedó a 300.000 dólares de la puja final de SEGA, una adjudicación que habría cambiado mucho el devenir de las cosas. Donde SEGA ha invertido un esfuerzo considerable en los segmentos PC y estrategia, Bethesda ha llevado una ruta muy distinta, y Relic habría re-dirigido de forma considerable a la editora. Sea como fuere, Relic se habría quedado contenta en su nuevo hogar: SEGA por su relación con Games Workshop y su gran impulso a la estrategia (mediante The Creative Assembly) o Zenimax/Bethesda por su potente respaldo económico.

Análisis: muerte anunciada de THQ - las secuelas
Análisis: muerte anunciada de THQ - las secuelasAnálisis: muerte anunciada de THQ - las secuelas
Company of Heroes 2 estaba planeado para un ataque estratégico en marzo.

La etiqueta de precio de 26,6 millones es fácilmente justificable simplemente con las expectativas de ventas de Company of Heroes 2, y SEGA ahora podría incluso decidir invertir algo más de tiempo de desarrollo para garantizar la calidad y luego recuperar toda la inversión rápidamente. Digamos que hacen 20 euros de caja con cada copia vendida de Company of Heroes 2 inicialmente: con esa premisa, necesitarían vender 1,3 millones de copias para recuperar la inversión inicial. Suena razonable, y dentro de Relic queda mucho más de valor, gracias a las ventas del legado de Company of Heroes (sin olvidar Dawn of War, pero todavía no sabemos cuál ha sido el trato para esa marca).

Koch Media y su sello Deep Silver surgieron como compradores sorpresa de Volition y la serie Saints Row (22,3 millones). Se trata de la IP por separado más lucrativa si se miran las ventas de la franquicia hasta ahora, pero también de una inversión que requiere aportar bastante más a posteriori porque el desarrollo de Saints Row 4 no está cerca de su fase final a estas alturas. Aun así, si Saints Row puede estar listo este año (ese era el plan de THQ), todo indica que Deep Silver acertó en su decisión. Otra ruta posible sería cambiar la dirección de un Saints Row 4 que se esperaba para las consolas actuales y recolocar el juego como un título del marco de lanzamiento de la nueva generación de Sony y Microsoft. Obviamente esto pediría aún más dinero, pero quizás sería la forma adecuada de garantizar la salud de la franquicia a largo plazo.

Es difícil calcular cuál es el estado actual de Volition, pues las turbulencias en THQ durante el último año podrían haber drenado parte del talento del estudio. Sin embargo, Volition seguirá quedando como el estudio de desarrollo más fuerte de la editora germana. Esta es la jugada de Koch Media para convertirse en una gran publicadora a nivel mundial (su posición en Alemania ya es muy fuerte), y con Dead Island y Saints Row cuentan ahora con dos IP muy serias en el mercado norteamericano.

Análisis: muerte anunciada de THQ - las secuelas
Análisis: muerte anunciada de THQ - las secuelasAnálisis: muerte anunciada de THQ - las secuelas
Metro: Last Light verá la luz probablemente esta misma primavera.

Koch Media (Deep Silver) también se lleva a casa la franquicia Metro (5,9 millones), lo que debería suponer un retorno de inversión algo más inmediato pues Metro: Last Light debía llegar al mercado durante el mes de marzo. Quizás retrasen el juego algo más para asegurar que está a la altura, pero es difícil ver por dónde podría perder dinero Deep Silver con este acuerdo.

Luego ha sido Take-Two la que se ha hecho con Evolve, de Turtle Rock Studios. El juego de los responsables de Left 4 Dead lleva un tiempo en cocción, pero todavía no se ha visto públicamente por lo que es difícil calcular si merece la pena la inversión de 11 millones realizada por T2. El propio estudio de la tortuga probó suerte con una puja de cuarto de millón, pero estaba claro que no era suficiente para quedarse el juego y parece que el equipo está más que contento trabajando al lado de 2K Games de ahora en adelante. Teniendo en cuenta el dinero que se ha gastado Take-Two, sería razonable asumir que Evolve es algo especial, pues todavía le quedaría más de un año para llegar al mercado.

El vencedor de la subasta es el más fácil de señalar: Crytek. No sólo pudieron recomprar su propio trabajo en Homefront 2 al buen precio de medio millón y quedarse así la marca Homefront, sino que, como nadie se hizo con el estudio Vigil, pudieron cazar a sus mejores hombres y ponerlos en su nuevo estudio de Austin sin coste adicional. Quizás Crytek no tiene interés real en adquirir la marca Darksiders, pero a lo mejor prueban suerte con el concepto de Crawler en el que trabajaba Vigil.

Ubisoft y Desilets

Ubisoft tiene antecedentes en esto de quedarse estudios 'sobra' o que nadie quiere. Ubisoft Massive y Ubisoft Reflections encontraron una nueva vida bajo el amparo de la editora gala, pero el caso de 1666 y THQ Montreal es aún más interesante y queda por ver cómo se desarrollará. Patrice Desilets fue una de las mayores fuerzas creativas detrás de la franquicia Assassin's Creed, pero dejó Ubisoft Montreal en el verano de 2010 cuando terminó su trabajo en Assassin's Creed: La Hermandad. Desilets volvió al sector al verano siguiente para dirigir las operaciones de THQ Montreal, y de hecho Ubisoft llegó a demandar al estudio para intentar prevenir la fuga de talentos: ex-compañeros de Desilets que se pudieran cambiar de oficina en la misma ciudad canadiense. Es algo que podría amargar la nueva cooperación de Ubi Montreal y el estudio.

En este punto, Yannis Mallet de Ubisoft ha expresado su confianza en volver a trabajar con Desilets, y sinceramente parecería muy extraño que Ubisoft entrara en escena con 2,5 millones en la mano sin haber hablado antes con el canadiense. De hecho, me podría imaginar a Desilets acercándose antes a su anterior empresa para ver si estarían dispuestos a rescatar su nueva aventura. Estuve con Patrice en el Tokyo Game Show de 2009 y pude hablar con él de otras cosas más allá del juego en el que estaba trabajando. Me sorprendió lo calmado y comedido que se mostraba, así que dudo que guarde rencor hacia Ubi.

Dejar su empresa de muchos años fue probablemente una forma de testear el mercado como agente libre y adquirir más libertad de actuación (y probablemente una subida de sueldo con THQ). Igual que las estrellas del deporte necesitan probar el mercado del agente libre de cuando en cuando para garantizar que les dan lo que piden, lo mismo se aplica para los desarrolladores de juegos. Si te quedas después de marcar un gran éxito comercial como Assassin's Creed, quizás nunca tengas la oportunidad de realizar tu potencial creativo y salarial por completo.

Análisis: muerte anunciada de THQ - las secuelas
Assassin's Creed: La Hermandad fue el último juego de la serie con el que tuvo que ver Patrice Desilets.

Sin embargo, ahora será interesante comprobar cómo THQ Montreal y Patrice Desilets son absorbidos dentro del complejo de Ubisoft. Si la serie Assassin's Creed fuera a flaquear en los próximos años, estoy seguro de que Ubisoft vería los incentivos de empujar a Desilets de vuelta a la serie con el objetivo de "relanzarla" ('reboot'), pero por el momento es razonable asumir que Ubi quiere que Desilets y su equipo sigan trabajando en 1666. Para los fans más entusiastas e informados, la nueva IP estará íntimamente relacionada con Assassin's Creed y habrá sinergias de las que la compañía gala podrá sacar provecho.

Ubisoft también se agencia el nuevo South Park: The Stick of Truth, y es otro acuerdo que resulta difícil no aplaudir. Por supuesto, el apoyo económico añadido de la editora francesa permitirá a Obsidian Enntertainment contar con una prórroga de desarrollo y completar el que ya es un juego muy prometedor.

¿Y qué pasa con el resto?

Bueno, probablemente las franquicias viejas también se subasten al mejor postor en el futuro próximo. Entonces se sabrá que alguien ha comprado por una cifra desconocida Red Faction o Titan Quest, o que los propios estudios que hicieron los juegos en su día compran los derechos a precio reducido. No hay mucha caja que hacer con estos, pero sí queda algo de valor. Por supuesto, las ofertas de última hora del catálogo pasado de THQ en PC habrá rebajado el valor para los posibles compradores.

La marca Homeworld es otro caso interesante. ¿Se la quedó SEGA con su compra de THQ Canada y sus IP asociadas? En cualquier caso, es una franquicia que debería interesar a la nueva SEGA con su gran apuesta por los juegos de estrategia. THQ tenía a Relic centrada en los lucrativos Company of Heroes y Dawn of War, pero quizás el respaldo de SEGA podría derivar en un Homeworld 3 de Relic. El estudio ha estado trabajando en conceptos e ideas desde que THQ compró los derechos a Vivendi en 2007. Después de Company of Heroes 2, a lo mejor es el momento de la esperada tercera parte.

Análisis: muerte anunciada de THQ - las secuelas
Homeworld 2 llegó en 2003. Una década después, cabe la esperanza de una nueva entrega.

WWE y Vigil Games siguen siendo todavía problemas sin solución. Respecto a la lucha libre, los rumores dicen que quedará en manos de Take-Two una vez se hayan superado los trámites burocráticos (estamos hablando de contratos al estilo Vince McMahon, por lo que podría llevar un buen rato). Es una licencia sólida que funcionará dondequiera que acabe, y parece que 2K Sports encaja perfectamente como la nueva casa del wrestling. Si piensas en ello, toda la división 2K Sports surgió como resultado de la compra por parte de T2 de las franquicias deportivas de SEGA y del estudio Visual Concepts hace un tiempo. También podría significar que el veterano estudio Yuke todavía tenga un contrato para hacer la nueva entrega de WWE, pero de momento es sólo especulación.

Respecto a Vigil Games, la noticia de que el equipo central se unirá a la nueva Crytek USA en Austin significa probablemente el fin del estudio. No parece que nadie quiera hacerse con los restos de un estudio destripado, y la marca Darksiders probablemente la comprará algún interesado en rentabilizarla como un clásico y luego pensar en una tercera entrega con otro estudio.

Al fin y al cabo, la oferta realizada por Clearlake que pretendía mantener THQ unida como una sola entidad era considerablemente inferior al valor de mercado de los activos de THQ. Las alegaciones que dicen que el movimiento se realizó con malas intenciones y conocimiento interno pueden estar o no fundadas, pero es natural sospechar que la dirección de THQ pretendía dejar a acreedores y accionistas con la cuenta sin pagar. Es fácil achacar el fin de THQ a errores pasados (principalmente la errónea expansión de uDraw y Dark Millenium), pero a lo mejor la división de activos y estudios era la forma más honesta y correcta de acabar con todo esto.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.