Español
Gamereactor
artículos
World of Warcraft: Shadowlands

Disfrutando WoW Shadowlands como un lobo solitario

Un experimento para comprobar cuánto se puede disfrutar y hasta dónde se puede llegar en este MMORPG tratándolo como un RPG convencional.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Nadie va a discutir que World of Warcraft es siempre mejor en compañía, y que participar en raids, mazmorras y en el PvP sin amigos o conocidos de una guild es una gozada. Pero como eso es lo que hemos hecho siempre, esta vez he probado a seguir el camino por las Tierras Sombrías en solitario, a mi propio ritmo, o solo con la ayuda de gente encontrada con la herramienta de búsqueda aleatoria. Para comprobar cuánto da de sí Shadowlands en estas circustancias y hasta dónde se puede llegar así, que es muy lejos.

Del nivel 10 al 50

En las vacaciones de fin de año nació un personaje nuevo, el germen de este proyecto en el que llevaba bastante tiempo pensando. Era un Orco Mag'har caballero de la muerte, una raza aliada a la Horda, así que antes de nada había que haber superado algunas misiones con otro personaje para desbloquearla. Cumplido con antelación para el análisis, así que estaba todo listo para el nacimiento de Maxcavalera, un tributo al cantante de Sepultura, que también tiene bastante cara de orco.

Una de las particularidades de las razas aliadas es que empiezas en el nivel 10, incluso como caballero de la muerte; solo tienes que completar una breve historia en la que el Rey Exánime Bolvar da la bienvenida a esa raza, y listo. Como ahora World of Warcraft te deja decidir cómo levelear, me fui por Warlords of Dreanor, que es una expansión con mucha conexión con la historia de los Mag'har. En cuestión de días ya estaba en el nivel 50, tenía una Armadura Dinástica restringida y me había metido en las Tierras Sombrías.

World of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: Shadowlands
World of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: Shadowlands

Del nivel 50 al 60

Ya en Shadowlands, completé rápido la secuencia inicial en Fauces, llegué a Oribos y tuve que tomar una decisión. ¿Repetir la historia entera o ir directamente a escoger Pacto? Tiré para adelante y me uní a los Necroseñores de Maldraxxus, un reino de soldados no-muertos que encajan perfectamente con este tipo de orco, que también es un soldado no-muerto.

Aproveché esta segunda vuelta para visitar el mundo central con más calma y descubrí todos detalles que ofrece a quienes se toman su tiempo en explorarlo. Por ejemplo, ¿sabías que Ta'gosh vende una poción que te convierte en nube y gracia a ella puedes caer desde distancias elevadas sin lastimarte? ¿O que Ta'wak ofrece una bebida llamada Sangría Sargeras que presenta como alcohólica pero atípica? Antes de dejar Oribos aprendí el oficio de herrero, tan útil para subir de nivel el equipamiento y craftear objetos legendarios más tarde.

Creo que este es el verdadero punto de partida de la aventura, y si bien no tuve que repetir la campaña principal al completo, sí que tuve que completar varias misiones por las cuatro regiones del juego para poder llegar al máximo de poder. Es una vez que has alcanzado el nivel 60 cuando ganas acceso al potencial real de tu Pacto, es decir, a todo lo que ofrece el end-game.

World of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: Shadowlands

El Pacto

A continuación, me propuse superar la campaña principal de los Maldraxxus. Es alucinante que Blizzard haya logrado crear historias distintas para cada Pacto y cómo cada una lleva a encontrarse con personajes antiguos de World of Warcraft, a aprender más sobre distintas partes de este universo y llenar el zurrón con ítems preciosos. También completé algunas mazmorras, pero prácticamente todo lo equipado era o bien de esta campaña o bien de las misiones del mundo.

En estos momentos tengo un nivel de objetos 177, formado por una legendaria y seis épicas. Lo he conseguido gracias a la posibilidad de intercambiar Ánima por mejoras, así que si vas acumulando suficiente puedes convertir el equipamiento raro en épico con tan solo estos dos tipos de contenidos mencionados.

También estoy trabajando en reforzar el santuario, que incluye un puesto en el que crear abominaciones (es en sí mismo otro minijuego a través del que dar vida a estas criaturas para que te acompañen en tus aventuras), un sistema de portales repartidos por este reino, un mecanismos para ver secretos a través del mapa y una mesa táctica en la que sacar adelante misiones con ayuda de los compañeros a lo minijuego de estrategia.

Además de todo esto, también estoy mejorando mi relación con los tres personajes con los que puedes forjar un vínculo y desbloqueando más ventajas y habilidades. Sigue el recuento, pues he ganado dos monturas, objetos decorativos de todo tipo y un montón de oro. Todo esto sin salir del contenido del Pacto. Y todo ese oro lo he gastado en pociones y comida en la subasta para ir al lugar más terrible de todo Shadowlands, Fauces.

World of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: Shadowlands
World of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: Shadowlands

Fauces, Torghast y el Forjador de Runas

La diversidad es la seña de identidad de esta expansión, y permite que estén pasando otras historias en paralelo en otras áreas de las Tierras Sombrías que afectan a personajes atrapados en la Torre de los Condenados, como Cairne Pezuña de Sangre, Thrall o Anduin. Torghast está dividido en varias secciones que van cambiando semana a semana, y cada una consta de ocho plantas en las que la dificultad es creciente. Los niveles superiores pueden ser muy difíciles, pero me los he pasado casi todos, así que he desbloqueado compañeros nuevos y conseguido mucha ceniza.

Este objeto también se utiliza para fabricar equipamiento legendario en el Forjador de Runas, pero antes de hacerlo hay que conseguir otros objetos. Pues más de lo mismo, también puedes hacerte con todos por tu cuenta, aunque en algún caso tenga que ser vía la subasta. Para teminar está Facues, con sus propias misiones secundarias, y Ve'nari, un personajes misterioso que te ayuda y mantiene su propio sistema de reputación, pero sus intenciones no están claras.

Si todo esto sabe a poco, también puedes ir a las mazmorras PvP y encontrar compañía con la herramienta de búsqueda de grupos, e incluso a las propia raid en el castillo de Nahtria. Lo que pasa es que superarla así está rebajado de dificultad y, en consecuencia, las recompensas son de peor calidad.

World of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: Shadowlands

Conclusión

Shadowlands da más libertad que ninguna otra expansión de World of Warcraft para jugarlo como uno quiera. Se puede ir en grupo o solo, en PvP o en PvE. No es casualidad que WoW esté otra vez ganando fama, más que es toda la década, pues Blizzard ha diseñado un título muy accesible y por el que se avanza rápido del nivel 1 al 50, más un end-game muy disfrutable y repleto de contenido, loot, historias y personajes. Lo mejor es que esto todavía no ha acabado, ya que las Tierras Sombrías van a dar aún más que hablar.

World of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: Shadowlands
World of Warcraft: ShadowlandsWorld of Warcraft: Shadowlands

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.