Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
análisis de hardware

HP OMEN 15 (2018) - Análisis

Un portátil en busca del óptimo para contentar a todos los públicos.

HP se ha empeñado en convencer al público general alejado de las marcas especializadas de que el gaming no está reñido con los portátiles. Este verano ha lanzado su nueva versión del Omen 15 en varias configuraciones, pero todas con la potencia necesaria para mover cualquier título en alta calidad a resolución FullHD y mostrarlo elegantemente en su pantalla de 144 hercios. Es como si quisiera difuminar la línea que hay entre su gama alta y su gaming puro, ese Omen X Laptop que analizamos hace unos meses.

Sobre todo con el modelo que ha cedido a Gamereactor para esta prueba. No el estándar, sino una versión potenciada con 32 GB de RAM y una finísima Nvidia GeForce GTX 1070 Q-Max. Más brutalidad para llegar a picos más espectaculares que, sin embargo, requieren un sacrificio como veremos más adelante con cifras.

El HP OMEN 15 presenta un diseño mucho más compacto y visualmente atractivo.

HP OMEN 15 (2018) - Diseño y características

Frente al gran cambio de hace un par de ediciones, HP ha apostado por dar continuidad a la línea de diseño que caracteriza a todos los portátiles Omen desde finales de 2017. Eso significa que tenemos entre manos un hardware grande, robusto y de terminación agresiva. Muchos ángulos y muy marcados en su carcasa metálica de color negro salpicada de tonos rojos, acompañada de una pantalla en fibra de carbono que supone la novedad más importante. No transmite ligereza o equilibrio como los equipos que imitan el estilo 'air'. Todo lo contrario, su bestialidad y su rudeza, con detalles como la salida rayada trasera de ventilación, lo hacen atractivo.

Más allá de la mejora en componentes correspondiente al paso del tiempo, el gran adelanto está en la reducción de tamaño en general. El ancho de este modelo es prácticamente el mínimo posible para albergar su panel LCD IPS de 15,6 pulgadas de resolución FullHD (1920x 1080p) y G-Sync. Deja tan solo 5 milímetros por cada lado. Con un marco también reducido por la parte superior (12 mm.), que alberga cámara y micrófono, solo queda espacio aprovechable por abajo, junto a esa doble bisagra muy elevada que lo separa de la zona de calor. La sensación que transmite esta versión es la de estar ante un dos piezas que casi parecen separables. Da un buen rendimiento, porque a esa nitidez y la elevada tasa de refresco máxima sincronizada se suma una gama alta de brillo que permite ver incluso bajo el sol.

Esa reducción de tamaño también se nota en el cuerpo del portátil porque ahora el teclado corre de extremo a extremo. No es mecánico, al contrario, tiene una pulsación de recorrido muy corto, pero al menos ofrece buena resistencia para que la sensación sea pesada y sólida al escribir y al jugar. Para facilitarlo aún más, resaltan especialmente las AWSD, que además permiten una configuración de color independiente. Al otro lado, HP ha encontrado hueco para colocar las teclas de dirección sueltas, duplicadas en el teclado numérico. La personalización de la retroiluminación del teclado, en cuatro zonas, es muy sencilla gracias al software instalado Omen Command Center. El trackpad es excesivamente seco y solo lo salvan sus dos grandes botones.

El HP OMEN 15 cerrado (debajo queda el Acceso de un solo panel), abriendo por sus gruesas bisagras y las conexiones del lateral derecho.

Para que no haya cables estorbando en el entorno natural de ratón y otros periféricos, todos los elementos de conectividad están colocados hacia el fondo, o bien en la parte posterior de los laterales o bien en la trasera (a excepción de una ranura SD). Con tres puertos USB 3.1 más uno USB tipo-C Thunderbolt y Bluetooth 5.0 va servido, pero lo mejor es que ofrece alternativas de salida combinada Mini DisplayPort y HDMI. No podemos olvidarnos del puerto RJ-45, sobre todo porque en Command Center podréis activar la función Doble Fuerza, es decir, que combina la conexión ethernet y WiFi.

HP ha logrado reducir el tamaño a 360 x 263 milímetros, pero los 25 mm. de grosor parecen una barrera imperdonable para albergar todo lo que lleva en su interior. No son nada exagerados para lo que ofrece, sin embargo, los dos kilos y medio de peso. Pero ojo con el gigantesco transformador que hay que llevar siempre encima. Así que portátil sí, pero de punto a punto. Si es para jugar, tampoco es habitual hacerlo en un lugar inapropiado.

HP OMEN 15 (2018) - Rendimiento y juego

Con una máquina así entre las manos no se puede esperar ni un pero en cuanto a la capacidad del equipo. La combinación de un i7-8750H, de octava generación, con una GPU custom GeForce 1070 Max-Q y sus 32 GB de RAM lo ponen a un nivel rayando con los equipos de sobremesa de gama alta hasta la llegada de las nueva RTX.

Haciendo trabajo ofimático y en nivel de rendimiento recomendado, la temperatura de la CPU de la GPU está en torno a los 55 y los 60 grados. Notaremos esporádicamente que saltan los ventiladores a potencia mínima, nada molesta. Dan ganas de bajarlo al nivel mínimo de trabajo, pero sorprendentemente esta configuración no saca buen partido a sus excelentes recursos y pega algún tirón de vez en cuando, algo totalmente inesperado.

Para comprobar hasta dónde es capaz de llegar hemos pasado directamente a probarlo con algunos de los juegos del momento, y como bien suponéis no tiene absolutamente ningún problema para mover títulos en la mayor de las calidades de imagen y con todo activado sin sufrir en la tasa de refresco de imágenes, siempre a la resolución FullHD de su pantalla.

Hablando de los juegos de moda, no tiene problemas en mover Fornite con todo en configuración épica a unos 95 fotogramas por segundo (fps) de media y con picos de más 110 fps en situaciones estables. Pasando a uno que exige la velocidad vertiginosa en escenarios acotados como Quake Champions, en máximo rendimiento lo mueve entre 105 y 117 fps, de nuevo con gráficos en ultra. Mientras que una partida en Sanhok a PUBG, que es más duro, se queda en una media de 55 fps con caída hasta los 40. Es el único caso en el que hemos notado una molestia.

Teclado no mecánico de membrana, pero que responde muy bien... y se calienta.

Era de esperar que este Omen 15 portátil de 2018 no tuviera ninguna complicación para mover todos esos juegos. Y con esa pantalla de resolución FullHD y 144 Hz, la experiencia visual estaba más que garantizada. Además, con G-Sync no hemos notado nada de tearing. No estamos tan satisfechos con su audio, que firma una marca de confianza como Bang & Olufsen. Comportamiento perfecto en cuanto a la reproducción de sonido conectado a un equipo externo, pero tan solo bueno al depender de sus propios altavoces. La potencia no es excesivamente elevada y cuando se le fuerza pierde parte de nitidez por culpa de una especie de eco metálico. Todo, suponiendo que sus ventiladores dejen escuchar bien.

Porque si algo nos preocupa a la hora de jugar en un portátil es precisamente la temperatura. Tenemos una noticia buena y una mala. En modo alto rendimiento, empieza a transpirar muy pronto, y aunque no es estruendoso ni excesivo en revoluciones, sí es molesto. En este caso, PUBG fue el que más fresco lo conservó, con unos 82º la CPU y unos 75º la GPU. El procesador rozó los 100 grados con el de id Software y con el de Epic Games (97º y 96º respectivamente), y la gráfica llegó a los 85º en ambos casos. Hay quienes se preocupan por la durabilidad de los componentes ante estas circunstancias, pero no podemos valorarlo porque esto no es un test a largo plazo.

Lo positivo es que, a pesar de lo recalentado que pueda estar por dentro, el equipo de disipación consigue mantener el exterior en una temperatura aceptable. No se puede negar que si se ponen las palmas apoyadas en el teclado se nota un calor incómodo, pero mientras estás enfrascado en la partida y solo apoyas las yemas no es ni mucho molesto. Sufren un poco más las muñecas y palmas, con lo que apoyéis, que rápidamente estarán a punto de sudar. O al menos en estas noches de verano que hemos usado para nuestros tests.

Es la tendencia: las conexiones, en el centro trasero. En la foto: Ethernet, USB 3, HDMI, Mini Displayport y USB Type-C con certificación Thunderbolt 3.

HP OMEN 15 (2018) - Software gaming

Sabemos que hay mucho jugón que prefiere que su equipo llegue lo más crudo posible para no tener que arrastrar todo ese bloatware, y escoger un equipo HP tiene sus repercusiones a ese respecto. Es la contrapartida por adquirir algo ya montado y testeado. Pero al tratarse de la serie Omen, acaba por ser algo positivo. Poco útil puede ser el Corsair Utility Engine para quienes no utilicen periféricos de esa marca, pero tanto el Omen Command Center como los controles de Nvidia GeForce Experience son bienvenidos.

Ya os hablamos antes de la utilidad del centro de control de la casa como lugar en el que configurar teclado y conexión de red. Tiene otras funciones extra como vigilancia del rendimiento, pero lo más interesante es su función de transmisión de juego, que permite ejecutar juegos a medias entre dos equipos siempre que estén dentro de la misma red local y monten Windows 10. Como si de un cloud gaming local se tratase, el portátil Omen se encarga del procesado principal y el receptor de reproducirlo en remoto. Por desgracia, no hemos tenido ocasión de probarlo para comprobar qué tal va de latencia y calidad de imagen.

Hará que nos olvidemos de Nvidia GameStream, pero de lo que no queremos olvidarnos si somos principiantes en gaming es de GeForce Experience y Ansel. Esto significa que el equipo ya está preparado para la grabación de vídeo, emisión en directo y toma de capturas hasta en 360º sin complicaciones. Incluso lo puedes configurar para que grabe automáticamente momentos destacados de la partida o los últimos cinco minutos para no tener que estar siempre pendiente del instante.

Capturas de Quake Champions a resolución FullHD en calidad ultra tomadas con Nvidia Ansel.

HP OMEN 15 (2018) - Especificaciones técnicas


  • CPU: Intel Core i7-8750H (2,2 GHz y hasta 4,1 GHz, 14 nm)
  • Memoria: 2x 16GB RAM DDR4-2666
  • GPU: Nvidia GeForce GTX 1070 Max-Q / Intel UHD Graphics 630
  • Pantalla: LCD IPS de 15,6 pulgadas a resolución 1920x1080 (FullHD) y 144Hz con tecnología G-Sync y con retroiluminación WLED
  • Almacenamiento: SSD 256 GB NVMe GB M.2 / HDD SATA 1 TB 7200 RPM
  • Conectividad: WiFi 802.11ac Dual Band / Bluetooth 5 / 3x USB 3.1 / USB tipo-C Thunderbolt 3, ini DisplayPort, HDMI, RJ-45, lector SD, 2x minijack (auriculares y micrófono)
  • Sistema operativo: Windows 10 Home
  • Dimensiones: 360x263x25 mimímetros
  • Peso: 2,52 Kilogramos

Conclusión

No es fácil decantarse por un portátil gaming, pero este segmento sigue evolucionando a gran velocidad para reducir al mínimo las diferencias con los sobremesa y, por tanto, convertirse en alternativas realmente atractivas. Solo hay que ver cómo han cambiado los Omen by HP en dos años, de la versión 2016 a la 2018.

Haber conseguido reducir el tamaño prácticamente a la mínima expresión que marca el tamaño de la pantalla es un símbolo de progreso, sobre todo si no es a costa de aumentar su grosor ni de rebajar componentes. Este portátil HP Omen 15 va equipado con procesador, gráfico y RAM para juego en máximo rendimiento sin sacrificios de fluidez. El gran inconveniente, la temperatura, está bajo control, aunque sea a costa de la molestia del ruido.

Con su pantalla FullHD con mucha luminosidad y nitidez lo tiene todo para unas sesiones de juego tan largas como con un sobremesa. Ofrece como ventaja su movilidad, y el tamaño de imagen puede no ser un inconveniente con todo ese repertorio de conectividad si hay un buen monitor a mano. Además, es compatible con las 4K, aunque suponemos que sufrirá bastante. Y gracias a ese software preinstalado de uso sencillo, también se presta como una buena alternativa para quienes están dando sus primeros pasos en el gaming.

La fuente de alimentación es bastante discreta: parece un powerbank.
El OMEN 15 tiene más cosas en común con el OMEN X Laptop que su diseño característico.

NOTA: El modelo 'estándar' que ha vendido el fabricante este verano es el Portátil gaming OMEN X by HP 15-dc0026ns (sobre los 1600 euros). El modelo empleado para este análisis es el HP OMEN 15 dc0032ns, que ya incluye el doble de RAM, GTX 1070 y el doble de almacenamiento.

08 Gamereactor España
8 / 10
+
Potencia de sobra pero sin excesos. Dimensiones bastante optimizadas. El tope de la imagen Full-HD.
-
El control de temperatura es a base de ruido. Y sus altavoces se quedan cortos. Batería propia de un equipo estándar.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países