Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
New Super Mario Bros. U Deluxe

Análisis de New Super Mario Bros. U Deluxe

El primer gran paso de Switch en 2019 lo da el fontanero en el terreno que más domina.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Con las navidades ya en el espejo retrovisor, la nostalgia comienza a adueñarse de todos nosotros al mismo ritmo que se acerca el martillo de la monotonía. Precisamente la nostalgia, esa que tan presente está en el sector videojuego, es la que baña al primer gran lanzamiento de Nintendo Switch para este 2019 que acaba de echar a correr. New Super Mario Bros. U Deluxe ya está aquí para traernos la mejor cara del fontanero, la que hemos visto desfilar durante más de 30 años y la que siempre nos hace hablar de él como el Mario "de toda la vida".

Es esa clase de juego que todos esperamos cuando estamos frente a una consola de los de Kioto, uno que esta vez ha decidido esperar a que Switch se acerque a su segundo cumpleaños para llegar a su catálogo no con algo nuevo, sino con algo que no pudo brillar tanto como debía. La que vamos a tener entre nosotros es una versión deluxe, como su propio nombre indica, del New Super Mario Bros. U que llegó a Wii U en noviembre de 2012 y que nos fascinó desde el primer momento (podéis leerlo en nuestro análisis de NSMBU de entonces); una que suma por el camino la aventura de Luigi que supuso el primer tanteo serio con los DLC por parte de los nipones, New Super Luigi U, y que ahora llega en una consola que parece Midas.

Habiendo acumulado ya unas buenas horas jugando en solitario y en compañía, desgranando cada plataforma y cada salto del pasado que ahora vuelve en la híbrida, seguimos manteniéndonos férreos con respecto a lo que ya comentamos en nuestras impresiones de New Super Mario Bros. U Deluxe: estamos ante el mismo juego, con algún retoque aquí y allá para ganar un poco en lo visual y en la accesibilidad y un pelín en los contenidos. Sin embargo, la experiencia sigue siendo igual o más divertida que en su momento.

New Super Mario Bros. U Deluxe

Que consiga esto es la clara prueba de lo eternos que son los plataformas del fontanero, de la genialidad que había tras cada tubería y enemigo del juego original y del toque extra que tiene el aditivo de la nueva consola. No nos cuesta afirmar que NSMBU era el mejor de toda la rama New de Super Mario Bros., aquella que nació en Nintendo DS, como tampoco nos cuesta afirmar lo mismo de NSMBU Deluxe. Lo reúne todo en un mismo cartucho para traer de vuelta lo mejor del fontanero y sus amigos, para recordar la maestría con la que Nintendo trabaja cuando se trata de manejar el scroll lateral.

Un recorrido por una gran cantidad de mundos que te hace pasar de unas praderas a un paisaje de Van Gogh o a mansiones encantadas, a zambullirte en largas fases de buceo o a ir contrarreloj intentando atrapar a Caco Gazapo. Es interesante ver que el modo principal de este juego (hay que tener en cuenta que incluye desde desafíos contrarreloj hasta retos de conseguir monedas o un editor de niveles en el que indicar dónde colocar estas mismas) se cataloga como historia, porque todos sabemos de sobra de qué va la cosa: Bowser secuestra a Peach y lo deja todo plagado de sus tropas, junto con sus Koopalings y otros minijefes habituales. Toca recorrer mundo por mundo, pasando por todo tipo de parajes para llegar al gran final. El clímax, si habéis jugado a algún título anterior de este fontanero saltarín, os lo podéis imaginar.

Esta fórmula, que permanece inamovible en toda la franquicia y que ha tenido algún que otro final inesperado, como en el caso de Super Mario Odyssey, permanece aquí inalterable, porque los New Super Mario Bros. buscan rescatar la esencia (y la princesa) de los clásicos, en los que todo se reducía a cuándo correr, dónde saltar y cómo superar cada nuevo nivel aprovechando los power-ups (esta vez a elegir entre Mario, Toad, Luigi o Toadette, de la que ya hablaremos).

New Super Mario Bros. U Deluxe

Lo importante en un juego de Mario no es llegar al final, sino recorrer todo el camino. Nintendo conoce y domina tanto esta idea que ha concebido alrededor de ella una fórmula tan infalible como el lenguaje con el que la desarrolla (tan solo hay que ver cómo los 15 primeros segundos del clásico Super Mario Bros. dicen más que muchos otros juegos posteriores). Sigue exprimiéndola a día de hoy, pero jamás falla. Cada nuevo nivel de este juego es una prueba distinta, un mecanismo diferente que llega a través de la disposición del escenario, de los tipos de enemigos que hay en él o por la compañía de Yoshi (presente en su forma bebé y en su forma adulta) y que, para colmo, guarda sitio para esconder recovecos y pasajes que invitan a revisitarlo.

Pero a pesar de esto, se nota que el conservadurismo restringió demasiado las posibilidades en cuanto a mecánicas en la obra de 2012 y, por tanto, en esta Deluxe. Aunque haya invenciones de lo más original que afectan a los enemigos de siempre, y algún que otro experimento con la estética y el diseño de niveles que hacían del original "el menos New, pero sin duda el más Super", parafraseando al compañero David Caballero, hay un aroma a clásico que siempre está presente y en ocasiones provoca situaciones predecibles, puede ser por la sobriedad de determinados elementos o por la falta de riesgo en líneas generales.

Afortunadamente, ahí está New Super Luigi U para ofrecer algo que se sale de la norma y, por ende, más fresco. Accesible desde el primer momento y desde el menú principal, te ofrece pasar por otra enorme cantidad de mundos, solo que esta vez a través de una experiencia más compacta y exigente. El reloj se reduce considerablemente, el comportamiento de los personajes es distinto (más resbaladizo y con más tiempo en el aire al saltar) y los niveles son más difíciles.

New Super Mario Bros. U Deluxe

Una experiencia que coge las mismas bases, pero corta de un lado y pone de otro para que las partidas sean completamente distintas. El nivel de exigencia sube un par de peldaños en la aventura de Luigi y, aunque la rama protagonizada por Mario no es demasiado difícil, esta sí encaja mejor en los jugadores que ya se sacaron el C2 en el idioma plataformero de Nintendo. No podemos obviar tampoco la ayuda de una curva de dificultad trazada milímetro a milímetro con sumo cuidado tanto para Luigi como para Mario, casi con el mismo esmero con el que se diseña cada nivel. No hay picos que te hagan perder la paciencia, aunque sí desafíos que te harán buscar algún que otro Champiñón verde de 1UP para recuperar vidas perdidas.

Y por supuesto, todo se multiplica cuando coges un Joy-Con y se lo das a un segundo jugador, o cuando varios amigos se juntan en casa para jugar. Aunque el multijugador asimétrico de Wii U se ha perdido (ya no hay alguien con pantalla propia poniendo y quitando plataformas a placer), New Super Mario Bros. U Deluxe gana muchos enteros con estas partidas. Los niveles están planteados con cierta dualidad, para funcionar tanto jugando en solitario como con amigos. La cámara se aleja, se acerca y la escena acoge siempre a todos los jugadores que haya, máximo de 4, para que no se pierdan nada de lo que pasa. Todo invita a que la partida se desarrolle con normalidad, dentro de la locura que puede ser, incluso a descubrir más sorpresas de cada mundo.

Huelga decir que esto trae consigo más de un momento de risas, algún que otro enfado y mucho intento de coordinación, o de supervivencia si el equipo no se compenetra. El tono que adquiere este juego cuando hay más de un jugador cambia por completo y, a pesar de seguir siendo un plataformas, recibe un toque festivo, muy de party game, que genera una experiencia bastante divertida. Comienzan los piques por coger tal o cual power-up, los traicioneros lanzamientos hacia enemigos, los pisotones "accidentales"... Esa diversión que, de nuevo, nos recuerda de lo que es capaz Nintendo con sus juegos.

New Super Mario Bros. U Deluxe

No podemos ponerle ni un pero a esta forma de jugar, ya que es la que más nos ha hecho disfrutar del juego durante el análisis; aunque sí podemos hacerlo si pensamos en el hardware. Lo mencionábamos en nuestras impresiones finales, el tamaño de la pantalla de Switch no nos parecía suficiente para juntar a cuatro para jugar, y es algo que nos ha quedado más claro con el paso del tiempo. Por suerte, en la TV (donde, esta vez sí, funciona a full-HD 1080p) el problema de la falta de visibilidad se disipa. El único que puedes tener en ese momento es un Koopa que no esperabas o un "amigo" que te ha empujado a un barranco.

Y ya que hablamos de las novedades que trae el hardware, vamos a hablar de las otras que incorpora esta versión deluxe. Además de sumar todo el contenido de Super Luigi U al original, de mejorar la resolución tanto en modo TV como en modo portátil, y de perder el multijugador asimétrico, cuenta con ligeros ajustes adicionales como el pequeño extra de tiempo en esa campaña más difícil del hermano de Mario y, por supuesto, trae al personaje que, junto con su power-up, han dado tanto que hablar: Toadette.

Esta Toad rosa a la que conocemos ya por títulos como Captain Toad: Treasure Tracker o Mario Kart 8 Deluxe (también rescatados en Switch), tiene la opción de usar la Supercorona, una mejora exclusiva para ella que la convierte en alguien casi idéntico a Peach. Se suma así a su movimiento la capacidad de planear y de conseguir un impulso extra tras el salto, convirtiéndose en un personaje más fácil de usar, como también en uno para explorar otra forma de jugar cada nivel de ambas campañas.

Ella, junto con Caco Gazapo, es la herramienta con la que Nintendo facilita la accesibilidad a nuevos jugadores. Este último es un personaje prácticamente invencible, idóneo para los más pequeños, al que puedes manejar para pasar un nivel sin miedo a recibir impactos enemigos. Tras este, el siguiente escalón es el de Toadette gracias a su transformación en Peachette y, a partir de ahí, Mario, Luigi y Toad ofrecen una forma de juego más tradicional.

New Super Mario Bros. U Deluxe
Resolución multiplicada: en Wii U era de 720p en TV y 480p en el GamePad. En Nintendo Switch es de 1080p en TV y 720p en modo portátil.

Dos personajes que se suman a una atmósfera que derrocha simpatía y viveza con la clara intención de hacer de New Super Mario Bros. U Deluxe un juego para reunir a la familia frente a la pantalla y, al mismo tiempo, permitir al que prefiere destrozar el crono buscar otra forma de superar sus marcas con las nuevas mecánicas de Peachette. Esta última es, además, muy buen fichaje para hacer del reparto de personajes algo más variado en lo que a habilidades y comportamiento se refiere. En definitiva, el conjunto de personajes funciona muy bien gracias a esta pequeña pero importante ampliación.

Realmente, podemos decir que no es solo cosa de los personajes, sino que es todo lo que funciona muy bien en este juego. No podemos evitar echar en falta algún extra más, otra novedad no disponible en el original para ganar más valor añadido; pero tampoco podemos negar que la base era y es genuinamente buena, y que este New Super Mario Bros. tiene contenido para invertir horas y horas, sobre todo para los completistas que quieran conseguir todas las monedas especiales de cada nivel (cuidado con las de Luigi U, estáis avisados). Es otro juego que viene de Wii U a Switch para enriquecer su catálogo, pero qué diantres, sigue siendo igual de bueno que cuando salió.

Y por eso mismo tenemos que recomendarlo, porque quien no tuvo la oportunidad de probarlo ahora tiene la ocasión de tener consigo el mejor New Super Mario Bros. de todos, y para colmo llevarlo consigo para las partidas rápidas en el metro o mientras espera al bus. Quienes ya lo jugaran, estarán ante un retorno al que se le echan en falta más novedades, pero con el suficiente contenido y atractivo como para tenerlo en el centro de las reuniones con amigos. Es todo lo que podrías pedir a un Mario 2D y lo que, esperamos, sea el pilar de una nueva entrega más arriesgada.

New Super Mario Bros. U Deluxe
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Un mundo original, colorido y muy atractivo; los niveles son divertidos tanto en solitario como en multijugador; jugar con varios puede ser caótico e hilarante; profundidad y contenidos a rabiar.
-
Se pierde el quinto jugador capaz de colocar plataformas; el multijugador fuera de la TV se puede volver complicado por falta de visibilidad; alguna novedad más podría hacerlo perfecto.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países