Español
Gamereactor
artículos
The Division

The Division - pre-análisis tras 15 horas

Aún no hemos jugado las horas suficientes como para ofrecer el veredicto que merece, pero seguro que estas impresiones con el juego final te indican por dónde van los tiros...

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Nuestra primera hora en The Division nos muestra un universo creíble y muy bien concebido. Cada esquina de este Manhattan está llena de detalles que nos presentan una ciudad en ruinas, pero que todavía preserva su antigua grandeza. Si has visto la película Soy Leyenda, de Will Smith, sabrás qué esperarte. Los supervivientes se acumulan en las aceras, pidiendo agua y kits médicos para poder sobrevivir. Este mundo no es para todos, pero, como parte del grupo The Division, es tu trabajo hacer que sea un poco más seguro y, como suele suceder en la mayor parte de los MMORPG, eres uno de los elegidos y todos se someten a tu voluntad.

Aunque la historia sirve principalmente como trasfondo para los asesinatos y los botines, lo cierto es que también es sorprendentemente interesante y misteriosa. Además, los diferentes tipos de coleccionables mejoran esta sensación, porque te mostrarán objetos que cuentan historias trágicas o informativas, te permiten escuchar llamadas de teléfono de antes de que se propagase la enfermedad y mucho más. De hecho, ¡son los mejores coleccionables que hemos visto en un título de Ubisoft hasta la fecha!

Tras anunciarlo en el E3 de 2013, la comunidad se quedó anonadada con los gráficos del título, pero, más pronto que tarde, aparecieron los rumores del 'downgrading' (recortes en los gráficos). Pues bien, vamos a dejarlo claro: los gráficos son menos impresionantes en comparación con el primer tráiler, pero siguen siendo buenos, sobre todo la iluminación y las animaciones, que son especialmente geniales. De hecho, la primera vez que vimos a un enemigo explotar en llamas, no pudimos evitar quedarnos boquiabiertos de la impresión. Todo esto, combinado con unas animaciones de movimiento muy fluidas, ha hecho que el tiempo que hemos pasado con esta versión para PS4 no deje mucho que desear.

Por desgracia, los gráficos también son el único elemento que nos ha dado problemas hasta ahora. Es genial que haya pocos (y cortos) tiempos de carga, pero eso hace que haya mucho 'streaming' y los 'pop-in' y texturas que no cargan bien están por doquier. Tanto es así que en algunos casos más extremos, nos hemos quedado atónitos al pasar al lado de un coche o un edificio y ver que un personaje ha aparecido justamente a nuestro lado. Y la verdad es que es una pena, porque son justamente estos problemillas los que acaban empeorando esa gran sensación de inmersión de nueva generación que posee la experiencia.

Por otra parte, los menús también podrían haber sido mejores y podrían haber situado las habilidades, ventajas, armas, equipamiento, ajustes y esas cosas en distintas páginas. Los roleros más veteranos del género no tendrán problema alguno, pero los más 'noobs' tendrán que acostumbrarse a ellos.

The Division
The DivisionThe DivisionThe Division

Así, The Division es, a todos los efectos, un MMORPG y se muestra como tal. Tras la primera hora introductoria, te dejan a tu aire y, al principio, no tendrás muchas armas y habilidades con las que juguetear, pero ya se puede ver cómo hay distintos estilos de juego. Las tres primeras habilidades entre las que tendrás que escoger son lanzagranadas (agresivo), escanear una zona en busca de enemigos (más prudente) o un escudo balístico (defensivo). Al ganar EXP, podrás acceder a dos de las habilidades disponibles que podréis cambiar cuando queráis, lo cual va genial para esas situaciones en las que hay que adoptar distintas combinaciones.

Tras pasar unas quince horas con el título, hemos llegado a la conclusión de que somos fans de los rifles de asalto de rango medio con lanzagranadas y habilidades de torreta, sobre todo cuando estamos solos. De esta manera podemos hacer daño a grandes grupos de enemigos mientras permanecemos a cubierto y dividir su atención colocando una torreta en el otro lado. Eso sí, para la Zona Oscura hace falta otra estrategia. En ella, intentamos estar en el lado bueno y representar al personaje de apoyo con habilidades de curación y cobertura. Por otro lado, si sabemos que nuestros compañeros van a estar lejos de nosotros, cambiamos nuestras habilidades para poder curar a distancia, pero si no, nos quedamos con la versión de cerca.No obstante, si no eres muy cooperativo, también puedes ser un lobo solitario.

Por otra parte, algunos dirán que los enemigos son como esponjas para las balas, pero eso solo se hace evidente si escoges el nivel de dificultad más alto en las misiones. De hecho, si te enfrentas a esta clase de misiones con esa dificultad y en solitario, te acabarán pareciendo experiencias imposibles, incluso a pesar de que tengas el nivel recomendado para ella. Tanto es así que hasta con tres compañeros necesitarás una buena cantidad de balas. En nuestro caso, al enfrentarnos contra una jefe, todos tuvimos que tener una caja de munición bien colocadita a nuestro lado y utilizarla cinco veces cada uno para derrotarlo. No nos cabe la menor duda de que esto desanimará a muchos, aunque sea algo bastante común en el mundo de los MMO. No obstante, de nuevo, esto solo sucede en las dificultades más altas. Si juegas en normal, te encontrarás con una buena batalla en la que los enemigos caen de tres o cuatro ráfagas de un buen rifle de asalto.

Hablando de armas, hay que reconocer que nos encanta el sistema de 'loot'. Hasta ahora, se parece más a Diablo que a Destiny. Hay armas más parecidas a las del famoso shooter de mundo compartido de Activision, pero las estadísticas son mucho más diversas. El daño por segundo de dos AK-47 no suele ser el mismo, y con los distintos modos, la diversidad va un paso más allá. Cada arma se maneja de manera distinta y no te debería resultar difícil encontrar algo que se ajuste a tu estilo de juego.

La diversidad también está presente en términos de gameplay. La mayoría de las misiones de la historia y de las misiones secundarias te piden que vayas de A a B y que mates a un gran número de enemigos en B (incluso puede que a un jefe). Las cuatro desarrolladoras han hecho un gran trabajo a la hora de mezclar misiones en las que tienes que encontrar unos objetos en un tiempo límite, defender otros ítems de las oleadas de enemigos y actividades similares, pero al igual que ocurre con otros muchos juegos parecidos, la rutina puede acabar siendo un tanto repetitiva para algunos. Dependerá fundamentalmente de la frecuencia con la que te encuentres con los mismos enemigos de camino a tu objetivo, y tengas que escuchar el mismo diálogo una y otra vez.

Sin embargo, hasta ahora, para nosotros no ha sido un problema. Uno de los motivos es la inclusión de las diferentes facciones de enemigos. Ya hemos tenido que enfrentarnos a la facción de los Limpiadores, armados con lanzallamas. Con el rango amplio que tienen, pueden llegar a contenerte y convertirte en una barbacoa con patas si te acercas. Los Rikers y los Rioters suelen ser más fáciles de manejar, ya sean luchadores kamikazes, unidades de asalto de rango medio o francotiradores ocultos. Por lo general, sabrás a quién te vas a tener que enfrentar en función de la misión en la que estés. Si, por ejemplo, te has metido por las cloacas para arreglar el suministro de agua, lo más probable es que no tardes en notar un olor a chamuscado. Esto se debe a que las distintas facciones también tienen motivaciones diferentes, lo que contribuye a crear la intriga de este universo.

Dependiendo del tipo de misión secundaria que escojas, te pagarán con una divisa que sólo podrás usar para subir de nivel la sección de la base que te haya dado la misión. Subiendo de nivel las distintas alas (Asistencia Técnica, Seguridad y Servicios Médicos), desbloquearás nuevas habilidades, ventajas y recursos, así que si buscas cómo conseguir algo en concreto, lo mejor es que te pongas manos a la obra con la rutina. Lo cierto es que esta solución nos gusta bastante, porque no nos hace buscar recursos extraños (y escasos) ni nada parecido, sino que nos pide que completemos las misiones especiales que aparecen aleatoriamente. Mantiene el flujo del juego sin obligarnos a hacer búsquedas inútiles y cosas por el estilo.

En definitiva, nuestras primeras quince horas con The Division en versión final nos dejan una sensación muy positiva. La historia engancha, los controles están bien, el gameplay hace que las horas pasen volando y la dualidad de camaradería/traición en la Dark Zone parece que nos va a enganchar docenas (si no cientos) de horas. De todos modos, debemos preguntarnos: ¿estamos todavía en ese periodo de luna de miel? ¿Se apagará la llama del amor a medida que avancemos en el juego? Danos unos días más y te lo diremos en el análisis de The Division definitivo.

Contenido relacionado

The DivisionScore

The Division

ANÁLISIS. Autor: Eirik Hyldbakk Furu

Tras un buen porrón de horas online, estamos preparados para emitir nuestro veredicto sobre el nuevo MMO de Ubisoft.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.