Español
Gamereactor
artículos
Total War: Rome II

Total War: Rome II Emperor Edition - Reanálisis

Retomamos el título de estrategia de Creative Assembly mientras Atila prepara su ataque desde el norte...

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Hace alrededor de un año publicamos un profundo análisis de Total War: Rome II, en el que calificamos al juego con un hermoso sobresaliente después de treinta y tantas horas de juego. A pesar del tiempo que tardaba el juego en procesar los turnos de las IA y después de arreglar un par de errores de optimización, pudimos disfrutar de la campaña y de varias partidas contra otros jugadores.

Sin embargo, después de publicar el análisis, le echamos un ojo al resto de opiniones y no había acuerdo entre los críticos: unos pensaban como nosotros y alababan el enfoque y la ambición del juego, mientras que otros se quejaban de las restricciones técnicas que, para ellos, destrozaban la experiencia. A ver, como ya hemos dicho, había algunos problemillas de optimización, pero la versión que jugamos no era la final y, por lo general, el primer día se lanzan parches para arreglar esos errores (lo dijimos en el texto, que conste, pero aun así es algo que esperas que arreglen antes de lanzarlo).

Entonces salió por fin el juego y los jugadores empezaron a tirarse horas jugando la campaña, pero... ¡Horror! Aparecieron otros errores: esa clase de cosas que no eres capaz de localizar cuando juegas poco tiempo (pero que se hacen evidentes a medida que pasan las horas), o esos problemas frustrantes que se repiten una y otra vez. En pocas palabras, a pesar de que Rome II era el súmmum de la franquicia, acabó considerado como el título más controvertido y con mayor división de opiniones que ha creado el estudio.

Pues bien, durante este año, Creative Assembly ha estado haciendo méritos para arreglar y mejorar el juego, no solo en términos de contenido (hay dos expansiones gratuitas para la campaña), sino también en cuanto a los problemas que encontraron en la comunidad. La Emperor Edition (que es una actualización gratis para cualquiera que tenga el juego y la versión en caja en la que se vende el producto a partir de ahora) supone la decimoquinta actualización y, además de unas cuantas mejoras y cambios en el sistema de juego, también recibimos algo de contenido.

No obstante, ahora vienen las verdaderas preguntas: ¿Han conseguido (con este parche) aplacar a los miembros de la comunidad? ¿O será Total War: Rome II un manchón en el impecable expediente de una franquicia de estrategia tan famosa como esta?

Bueno, nosotros no hemos cambiado de idea desde hace un año, así que más bien será la segunda. La difusión del enfado de algunos de los usuarios muestra cuán variable puede ser una experiencia como esta (ya de por sí compleja) en PC. Particularmente, nosotros tuvimos algunos problemillas, pero nada más allá de algunos tiempos de carga muy lentos; por lo menos, nosotros no sufrimos ninguno de los innumerables errores que detallaron algunos usuarios. Y he ahí el problema de desarrollar videojuegos para PC: con tantas configuraciones, intentar optimizar el juego puede ser algo difícil, por lo que es habitual que una pequeña minoría tenga algunos problemas con el juego.

Total War: Rome II

No obstante, si intentamos usar esto como explicación, estaríamos librando a CA (y a SEGA, que como editor debe hacerse responsable) de gran parte de la culpa. En retrospectiva, el juego es muy bueno, pero si lo pensamos, está claro que Rome II se lanzó sin estar preparado para el público. Un juego tan (maravillosamente) enorme como este necesita tiempo, arreglos y pulidos, algo que, evidentemente, no ocurrió. Sin embargo, ya ha pasado un año y un montón de actualizaciones, desde luego, tiempo suficiente para pensar en lo que se ha hecho. Pero, ¿acaso es suficiente un año?

"Rome II es, por mucho, el juego más ambicioso que hemos creado," nos cuenta el director creativo de Total War, Mike Simpson. "Con este juego, hemos conseguido más jugadores y más tiempo jugado que con cualquier juego en la franquicia de Total War. Sin embargo, nos tomamos muy en serio los comentarios de la comunidad. Con las mejoras y el contenido de las actualizaciones, hemos intentado cumplir las expectativas de nuestro público; básicamente porque queremos que la Emperor Edition se convierta en uno de nuestros mejores títulos".

Y tienen razón, Emperor Edition es muy ambicioso. Es un título que une muchas facetas en una sola (todo el contenido gratuito que se había ido sacando) y, en sí, representa la versión definitiva del juego. Tiene cosas nuevas como Twitch.tv integrado, por si quieres compartir tus conquistas con el resto del mundo; nuevas facciones y unidades; y, por fin, la versión para Mac del juego (que es gratis si ya lo habías adquirido).

Y lo que es más (y mejor): permite jugar una nueva campaña, que se sitúa justo después de la muerte de Julio César, en la que el imperio está dividido y tiene un futuro incierto por delante. Todo comienza en el año 41 A.C. y permite a los jugadores o bien consolidar lo actual y hacer que Octavio se convierta en el primer emperador de Roma, o bien empezar un nuevo hilo en la historia y avanzar en otra dirección. Es decir, los usuarios pueden meterse de lleno en un pozo de intrigas y postureo y ayudar a decidir el resultado del Imperio Romano, o hacer lo que hicimos nosotros e ignorar esa parte de la historia. Nosotros nos decidimos por los Icenos y, como podéis ver en el siguiente gráfico, disponéis de diez facciones iniciales para la nueva campaña, así que por variedad no será.

Total War: Rome II

El comienzo de la campaña representa un panorama geopolítico nuevo, pero en sí, el juego es exactamente igual, a excepción de los ajustes y el equilibrio. En apariencia los cambios son sutiles y solo si jugáis durante mucho tiempo empezaréis a notar la verdadera profundidad de la transformación.

Nosotros empezamos a jugar e intentamos conquistar la isla de Britania, y después de unos turnos y batallas, conseguimos recordar lo mucho que nos encanta la fusión de los turnos y las batallas en tiempo real: la fórmula que define a la franquicia. Dicho esto, en aquel momento, nuestra creciente expansión no nos había dado muchas oportunidades para ver los cambios del parche, más que nada porque hay mejoras que solo se ven cuando te enfrentas al fracturado Imperio Romano.

Podéis ver las notas del parche aquí, y los cambios que comentan deberían mejorar el juego, para aquellos que quieran disfrutar de una nueva campaña (y gracias al nuevo escenario podréis jugar y jugar cuanto queráis). Algunos de los principales cambios que podemos encontrar son un mejor equilibrio entre múltiples unidades o una campaña y una IA enemiga mejoradas: ahora nos enfrentamos a enemigos mucho más duchos en esto de las batallas y donde antes sabíamos con certeza que ganaríamos, ahora nos lo hemos pensado dos veces. Después de nuestro somero análisis de los principales cambios y de nuestra campaña, parece que CA ha hecho un buen trabajo con Emperor Edition. O, al menos, los tiempos de carga se han reducido bastante.

Dicho esto, Emperor Edition de Total War: Rome II está bastante lejos de ser lo más interesante que le ha pasado a la franquicia durante las últimas semanas. Por si no lo sabíais, tanto Sega como CA han anunciado Total War: Attila. Es la continuación de Rome II, pero no una expansión (como el genial La Caída de los Samuráis fue para Shogun 2).

Puesto que la ocasión lo merecía, enviamos a uno de los nuestros a echarle un ojo al juego antes del gran lanzamiento (y podéis leer aquí todo lo que vio en su gloriosa visita al cuartel general de Creative Assembly, en Horsham, Reino Unido), pero en esencia se centra en la caída final del Imperio Romano, cuando Atila y su ejército se convierten en los primeros antagonistas de la serie, una amenaza militar que explica perfectamente el cambiante panorama del mapa de la campaña y que presiona al jugador para que tome algunas decisiones importantes.

Parece como si CA hubiese aceptado las críticas de Rome II y enviase como respuesta a Atila a cambiar la mala opinión que tienen algunos sectores de la comunidad acerca del estudio. Desde luego, si quieren restaurar su reputación, tendrán que trabajar mucho; pero confiamos en que lo conseguirán (si evitan los errores del pasado) y le dan al juego el tiempo de gestación suficiente antes de mostrárselo al mundo.

Rome II fue un título muy ambicioso y, en nuestra opinión, en su mayor parte, vale la pena. Puede que no sea nuestro título favorito de la serie (estamos indecisos entre este y Shogun 2), pero los cambios y el nuevo contenido que añade la Emperor Edition han arreglado muchos de los fallos detectados hace un año. Puede que, sin importar lo que hagan, este juego no sea recordado con tanto cariño como le ocurrió al primer Rome, o al <inserta tu juego favorito de la franquicia aquí>, y es todo por culpa del lanzamiento chapucero y apurado y de los numerosos errores que derivaron de él. Ahora, pueden arreglar este desaguisado con Total War: Attila y esperamos que lo consigan, porque, francamente, nos aliviaría mucho saber que lo ocurrido el año pasado fue un tropezón y no el inicio del fin de la franquicia de estrategia de CA.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Contenido relacionado

Total War: Rome IIScore

Total War: Rome II

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

Los fans de la aclamada serie llevan esperando esta segunda parte muchos, muchos años. Ahora pueden montar una bacanal, porque no decepciona.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.