Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
artículos

Ahora sí, hablemos de terrorismo, asesinatos y videojuegos

Opinión: Políticos y medios generalistas vuelven a culpar a los videojuegos, pero el sector y la demócrata Alexandria Ocasio-Cortez apuntan a los foros de radicalización.

Estados Unidos vive un verano especialmente violento, con tres asesinatos en masa consumados en tan solo una semana y varios intentos más que han fracasado. Reticentes a clasificarlo como terrorismo cuando el atacante es un hombre blanco estadounidense, esta vez las autoridades sí han acuñado el término para uno de ellos, el de El Paso, Texas. Un crimen de corte racista, como el mismo autor ha dejado redactado. Sin embargo, varios políticos y medios de comunicación han vuelto a echar la culpa a los videojuegos. La mayoría con el discurso del supersoldado, pero Alexandria Ocasio-Cortez ha ido por otro camino, el de la radicalización.

Patrick Crusius era un joven anónimo de 21 años hasta la tarde (hora local) del pasado sábado. Cruzó el gigantesco estado de Texas con su coche para llegar a un centro comercial de El Paso frecuentado por familias mexicanas y de raíces hispanas en general y asesinó a 20 personas. Sabía exactamente cuál era su objetivo, una metrópoli transfronteriza, indivisible de Ciudad Juárez en México, que simboliza el hermanamiento entre ambos países. Una ciudad progresista que vota Demócrata. Su objetivo era sencillamente parar "una invasión hispana de Texas". Él cree que se está produciendo el "reemplazo de la gente de raza blanca por extranjeros" que llevará a la división del país en territorios por razas, y que "si pudiéramos deshacernos de suficiente gente, nuestra forma de vida sería más sostenible".

La motivación de Crusius está clara porque él la ha dejado por escrito en un foro como 8chan, de videojuego entre otros temas. Y desde el primer momento, tanto el Gobierno texano como el central de Donald Trump, ambos del partido Republicano y defensores de la venta y posesión de armas, han utilizado sus medios afines para culpar a los videojuegos. Coordinados en torno a sus medios de comunicación afines y especialmente la cadena Fox News, han realizado declaraciones como las que recoge en estos fragmentos de vídeo el asistente de eSports Rod Breslau.

El asesino estaba "viviendo su fantasía de supersoldado" a lo Call of Duty; Dan Patrick, vicepresidente de Texas.

El problema para Dan Patrick, vicegobernador de Texas, es que el asesino estaba "viviendo su fantasía de supersoldado" a lo Call of Duty, citando la serie de Activision. Aprovechó la ocasión para denunciar "a una industria del videojuego que educa a la gente joven para matar", aunque sí reconoció que era un crimen de odio contra los inmigrantes. La "deshumanización del individuo" es el resultado de esta educación para el representante del partido en la cámara, Kevin McCarthy, y para una de las analistas consultadas por la cadena que apuntó a quienes se pasan las horas "jugando a uno de esos Fortnites". Ni la tenencia y porte de armas en la calle sin prácticamente regulación, ni mucho menos el discurso racista y supremacista blanco que se extiende por el país son las causas para este partido, aunque el chico lo dijera públicamente.

"Los videojuegos no están causando los tiroteos masivos, lo hace el supremacismo blanco", dijo acto seguido Alexandria Ocasio-Cortez, congresista del partido Demócrata que ha conectado con la gente joven. "Muchos asumen que los Neo-Nazis acechan en los rincones oscuros, repugnantes, racistas y misóginos de 4chan. Pero ahí no es donde se radicaliza la gente joven. Ahí es donde terminan después de radicalizarse en las redes sociales. Hay un rastro que les lleva allí desde Facebook, Youtube, etc", publicó en sus redes sociales.

"Los videojuegos no están causando los tiroteos masivos, lo hace el supremacismo blanco"; Alexandria Ocasio-Cortez, senadora demócrata.

Los videojuegos como factor están presentes en esta y otras masacres, eso tampoco lo podemos negar desde el sector, y Ocasio-Cortez es una de las primeras personas con alto rango político en involucrar la parte social y no el gameplay. La respuestas interna siempre es las misma: con miles de millones de personas jugando en todo el mundo, hombres y mujeres, es complicado culpar a los videojuegos de un fenómeno criminal que se da especialmente en Estados Unidos y proporcionalmente más en un grupo social definido, el hombre blanco joven.

4chan fue el soporte en el que se cimentó el Gamergate, un movimiento que incluye odio al diferente y acoso organizado. No ha sido ahí, sino en 8chan, donde ha publicado Crusius su manifiesto, sus razones para matar. Esta escisión aún más extremista saltó a los titulares a principios de año cuando líderes de THQ Nordic decidieron hacer promoción en esos foros, ante la incredulidad de multitud de usuarios que no se esperaban que fueran capaces de utilizar un espacio que consiente la pedofilia y los mensajes de odio y cuyos lectores difunden y festejan masacres como la de El Paso, como ha ocurrido este fin de semana. Es el tercer asesinato en masa previamente anunciado en este foro en lo que va de año, como apunta The Guardian.

El más grave no fue en suelo americano, sino en Christchurch, Nueva Zelanda. Otro joven asesinó a 51 musulmanes de una congregación siguiendo las mismas ideas racistas y xenófobas. Y también una metodología propia de los shooters. Brenton Tarrant se colocó una cámara y emitió en directo su masacre por redes sociales. ¿No era lo suficientemente parecido a un FPS? Otro ultraderechista, Philip Arps, lo editó para añadir un punto de mira y un contador de bajas, motivo por el que ha ido a una cárcel neozelandesa.

La iconografía y el lenguaje de los shooters ha calado hondo en el supremacismo blanco y los foros y chats de videojuegos son un punto de encuentro habitual que están explotando este tipo de organizaciones. Captación, sensación de pertenencia a un grupo, formación y ánimos para que después actúen como lobos solitarios, que es como se les cataloga habitualmente. ¿Qué diferencia hay entre estos ataques y los se atribuye ISIS que sí son clasificados como terrorismo? Disponibilidad de armas y radicalización ideológica contra las personas diferentes. Debatamos el papel de los videojuegos, pero de momento no son ni el arma ni el cerebro de los ataques.

Una especialista consultada por Fox News involucra jugar a Fortnite con la masacre de El Paso.
View comments

Cargando más contenido