Gamereactor follow Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國 / Indonesia / Polski
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
artículos
Pokémon: Let’s Go Pikachu!/Let's Go Eevee!

¡Alola o nunca! Pokémon Let's Go no es un Kanto de sirena

Los esperados juegos para Switch traen un mensaje de generaciones y experiencias compartidas.

Facebook
TwitterRedditGoogle-Plus

Pokémon no es para niños. Pokémon no es un juego infantil. De hecho tiene elementos que lo alejan muchísimo del concepto de "accesibilidad". En su más pura esencia, los videojuegos principales de los monstruos de bolsillo hacen al jugador perderse en una maraña de estadísticas, de estrategias de crianza, IV, EV, genética, movimientos, tipos, debilidades, fortalezas... Una vorágine que desata un caos del que solo eres consciente cuando intentas meter el pie y combatir contra otros jugadores que llevan años quemando cartuchos en esta franquicia.

Por eso mismo, creo que Pokémon Let's Go, Pikachu! y Let's Go, Eevee! son uno de los mayores aciertos que Game Freak ha hecho en los últimos años.

Pokémon: Let’s Go Pikachu!/Let's Go Eevee!

Desde que Pokémon Go llegó de la mano de Niantic hemos sido testigos de un fenómeno que ha hecho a montones de jugadores salir a las calles móvil en mano para atrapar criaturas de bolsillo con un gesto sencillo y rápido. Algo que a partir de noviembre podrán repetir en sus casas cambiando la pantalla del teléfono por un Joy-Con con algo más completo y complejo, pero alejado del ruido del RPG "duro".

Tras Alola, se vuelve a la región de Kanto. Muy juguetones los japoneses, ya dieron pistas sobre ello durante los cuatro juegos que han marcado la séptima y última generación para Nintendo 3DS (Sol/Luna, Ultrasol/Ultraluna) y lo que parecía un guiño para la nostalgia era en realidad un codazo para indicar el siguiente paso a dar porque, ¿qué mejor forma de captar a los más veteranos que dándoles un pellizco en el corazón? En el fondo era lo que pensábamos, que el futuro ahora presente iba a hacer que volviéramos a la primerísima región; pero lo que no sabíamos es que se iban a cambiar las reglas del juego.

Pokémon Let's Go confirma aquello que se intuía, pero desmonta muchas de las ideas que rondaban las cabezas de los jugadores y automáticamente hace que surjan preguntas. ¿Por qué esa casualización? ¿Por qué esa marcha atrás para simplificar mecánicas? Se acabó aquello de combatir contra un pokémon en la hierba alta, reducir su vitalidad y tirar cuantas bolas fuera posible cruzando los dedos para que quedara enjaulado; el juego que viene a Switch ha cogido con descaro el mecanismo principal del título "menor" (800 millones de descargas obligan a poner esas comillas), el de móviles, para hacer las cosas más sencillas.

Insisto, es un movimiento tan bueno y evidente que salta a la vista. Hay quienes han llenado las redes con quejas porque Game Freak está entonando un canto de sirena para embaucar a los compradores con algo que no es "un Pokémon de verdad"; pero la realidad es que lleva desde verano de 2016 preparando la tormenta perfecta que se desatará a finales de este año 2018. Una tormenta que, lejos de romper barcos y causar naufragios, quiere unir a dos públicos a golpe de Poké Ball. Quiere realizar un matrimonio entre el que se crió recorriendo Kanto y tirando de Cable Link y el que recorre las calles de su ciudad tirando bolas con el dedo.

Pokémon: Let’s Go Pikachu!/Let's Go Eevee!

"Tu primera aventura... con un estilo diferente". Esta frase que se cuela en el fragmento final del tráiler de presentación de los juegos de Pokémon para Switch condensa un mensaje clave para esos dos públicos. Al veterano le recuerda dónde empezó todo y le da parte de lo que quería cuando andaba por la Ruta 1 o cogía a ese rebelde Pikachu en la Edición Amarilla. Al neófito le adelanta que esto es algo nuevo y que, a pesar de que ya esté familiarizado con lo que es una Pokéball, va a ser su primera vez en algo más grande y complejo.

Cada pieza encaja en ese puzle que Game Freak ha estado construyendo durante estos años. Volver a la primera generación, además del toque nostálgico que ya se ha citado, supone reducir la cantidad de criaturas a atrapar. Cualquiera que entre ahora a la franquicia se topa con la titánica tarea de reunir a más de 800 monstruos con sus evoluciones, legendarios y exclusividades; pero Let's Go vuelve a ese 151 capicúa para no abrumar y hacer que se pierda el interés. Una cifra casi 9 veces inferior hace más factible aquel viejo eslogan del "¡Hazte con todos!" que antes era difícil y que ahora suena a misión de Tom Cruise.

También acerca al que ha estado siempre ahí, pero nunca se ha atrevido. El miedo a la aridez del entrenamiento de las criaturas y de las horas buscando, atrapando y peleando para construir al mejor equipo se disipa con estas facilidades. La franquicia acaba de pisar el pedal de freno y ha aminorado el ritmo ofreciendo un camino lateral para darse un respiro y darlo a los jugadores mientras reúne fuerzas para 2019 y vuelve a dar otro salto generacional; pero para entonces contará con una legión mucho mayor de entrenadores.

Pokémon: Let’s Go Pikachu!/Let's Go Eevee!

Simplificar y facilitar, esa es la clave de la accesibilidad; reducir el control a algo que se puede hacer con una bola en la mano y permitir que otra persona pueda sumarse para compartir la experiencia, también, porque en el fondo Pokémon siempre ha sido una historia de compartir con los demás. Los intercambios y los combates eran la excusa perfecta para bajar con la Game Boy a la calle y reunirte con amigos y, ahora, se ha reinventado de forma que todo sirve para ser esa excusa perfecta. Sumar a un segundo jugador en cualquier momento para que ese padre le muestre a su hijo dónde empezaron esos bichos que salen en su móvil, para mostrarle esa franquicia que le hizo gastar pilas y baterías a diestro y siniestro. Qué estampa, qué prueba de cómo ha pasado el tiempo en esta industria...

Ya no se puede hablar solo de generaciones de criaturas, hay que hablar de generaciones de jugadores, y esa la idea que Masuda y el equipo tras Pokémon Let's Go han tenido siempre en mente con estas nuevas entregas. Switch, la híbrida de Nintendo, va a servir como lugar de encuentro generacional entre jugadores que vienen para revivir el "en-Kanto" del pasado y los que vienen para expandir Pokémon Go.

Y, mientras tanto, yo me muero de ganas por que venga a casa ese sobrino que me gasta todas las Poké Ball que acumulo en Pokémon Go para darle un Joy-Con y llevarlo a visitar el Bosque Verde.

Pokémon: Let’s Go Pikachu!/Let's Go Eevee!