Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國 / Indonesia / Polski
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
artículos
Fortnite

Experimento Fortnite Battle Royale para principiantes

Hemos encontrado una brecha espacio-temporal por la que entrar en el juego de moda por la Temporada 5.

Facebook
TwitterReddit

Tanto tiempo escuchando hablar de Fortnite por aquí y por allí acaba por despertar el gusanillo. El ruido que montó hace un mes el estreno en Nintendo Switch y la llegada de la Temporada 5, que precisamente trata sobre brechas en el espacio-tiempo, son la llamada definitiva. Y el hecho de tener entre manos estos días un PC de gaming se ha convertido en la excusa perfecta para descargarlo e instalarlo por fin.

Epic Games ha simplificado el procedimiento al máximo para que todo el mundo se anime a jugar al menos una vez. Empezando, claro está, por ofrecerlo de forma gratis como free-to-play. La versatilidad del motor Unreal Engine 4 hace que corra hasta en un móvil sin más cambios que el gráfico, pero nuestro objetivo, conforme hicimos hace poco con su rival PUBG, es justamente el contrario, probarlo a máximo rendimiento, con toda la configuración en épico y fps ilimitados (fotogramas por segundo). Esas son las condiciones que se establecen por defecto al arrancar la primera partida con el nuevo portátil de gaming HP OMEN 15, que con una Nvidia GTX 1070 de 8 GB y 32 GB de RAM tira de sobra (y también la configuración estándar, con GTX 1060 y 16 GB).

Quienes venimos de la era de los FPS individualistas de hace 20 años nos sentimos muy poderosos en la primera partida, equipados hasta los dientes en un santiamén y aplicando las dos o tres nociones de sigilo que son bien conocidas por todo lo que se ha dicho de este tipo de juegos battle royale. Pero en cuanto te encuentras con alguien con experiencia te das de bruces con sus muros, literalmente. "Hasta que no sepas construir no vas a ganar nada", nos dice un amigo experto con toda la razón.

Intentar aprender a construir en partidas a uno, dos o cuatro jugadores por equipo es un suicido porque el círculo se cierra rápido y todos los flancos son peligrosos. La bombilla se enciende al encontrar el modo escuadrón 50 contra 50, porque te la oportunidad de estar tranquilo en medio mapa y practicar durante los minutos que tarda en avanzar la zona, aunque sea de golpe (y de gorronear unos puntos de experiencia por la cara para subir niveles, dicho sea de paso). El control de teclas de movimiento AWSD y combate es el tradicional, y con este teclado no mecánico pero de recorrido medio se le coge la sensibilidad rápido. Meterle la construcción al sistema es solo estirar el meñique a la letra Q para ir cambiando y entender las distancias.

Un par de partidas más y la teoría ya está aprendida, pero ponerla en práctica es algo más complejo. En 50 contra 50 puedes aguantar sin morir, pero matar también es más difícil porque los mejores jugadores se llevan los trofeos. Es hora de volver a bajar el número de compañeros. El paso por los escuadrones, sin mucha gana de comunicarse todavía para evitar toxicidad ante la evidente falta de experiencia, es como jugar solo pero con tres tíos que no pueden matarte. Al menos podéis servir de cebos los unos a los otros y lograr las primeras bajas.

El dúo parece el mejor sistema, pero es necesario tener un buen compañero. Así que no nos queda más remedio que volver a la vieja escuela, al todos contra todo con el que nos hemos criados. En solitario, solo frente al pequeño mundo en forma de isla, por fin nos paramos a apreciar la enorme fluidez con la que se mueve Fortnite en este HP OMEN 15 y cuánto ha avanzado el gaming en laptop, como se puede ver en estos vídeos capturados con su propio sistema interno a 1080p y 60 fps. Desde fuera, la nitidez es total en esa pantalla de 144Hz G-Sync con una conexión de fibra de 300MB, que se complementa a la perfección con el hardware para que no haya tirones y el apuntado sea lo más rápido y fino posible.

¿Con la ventaja técnica que tenemos y aún no matamos nada? Jugar en las mejores condiciones no garantiza ser el superviviente de una battle royale. Pero ayuda, siempre ayuda. Ahora, a seguir practicando mientras terminamos de analizar el portátil.