Español
Gamereactor
artículos

Retrospectiva: la historia de Metal Gear - parte 3

Like a Boss: la historia completa del súper-espía y fumador compulsivo de Hideo Kojima, contada por Viktor Eriksson para los lectores de Gamereactor. En la tercera parte hablamos de hijos libres y comedores de serpientes...

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

¿Leíste el capítulo anterior? No te pierdas Parte 2: la oveja negra y la solidificación.

SONS OF LIBERTY

Retrospectiva: la historia de Metal Gear - parte 3

En lo que suele recordarse como uno de los momentos más icónicos de la historia de la feria E3, Hideo Kojima enseñó por primera vez un tráiler cinematográfico de ocho minutos de duración dedicado a Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty. Snake haciendo de las suyas a bordo de un buque de carga azotado por la tormenta, mientras los ultranacionalistas rusos recorrían los pasillos.

Publicidad:

A la gente le costó creer que aquello que estaban viendo era real. El hecho de que el tráiler siga hoy en día, doce años después, resultando tan digno, define el impacto que supuso. El nivel de expectación o 'hype' provocado por el juego alcanzó niveles surrealistas. Muchos llegaron a pensar que el "interludio" en forma de aventura de 'mechas' que fue Zone of Enders vendió tan bien únicamente por incluir una demo de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty. Y cuando las ganas estaban en su punto de ebullición, Konami emitió un comunicado de prensa asegurando que no ofrecería más detalles sobre el juego hasta que estuviera en las tiendas.

Los acontecimientos del 11 de septiembre pusieron el mundo patas arriba. El descomunal impacto de la desgracia estadounidense provocó cambios a toda prisa en prácticamente todos los medios audiovisuales. Metal Gear Solid 2 estaba a solo unos meses del lanzamiento definitivo. Originalmente, la enorme fortaleza móvil Arsenal Gear tendría que haber derribado la Estatua de la Libertad y después haberse estrellado contra el sur de Manhattan. Esa fue una sección alterada de forma drástica, eliminando además todas las banderas americanas (incluyendo la que habría de cubrir el cuerpo del jefe final del juego a las puertas del Federal Hall). Los cambios de última hora se realizaron y Konami llegó a cumplir el plazo.

Retrospectiva: la historia de Metal Gear - parte 3

Konami también había conseguido esconder el mayor giro del juego. La gran mayoría del relato de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty no se contaba desde la perspectiva de Solid Snake, sino de boca del nuevo fichaje, Raiden. Se suponía que Snake había muerto tras la primera hora del juego, que hacía de prólogo, terminando con Revolver Ocelot robando una nueva versión de Metal Gear del ejército estadounidense.

Publicidad:

El juego avanza un par de años hasta el comienzo de la misión de Raiden. Un grupo terrorista denominado la Dead Cell había secuestrado al presidente de los EEUU James Johnson y lo retenía como rehén dentro de la enorme planta petrolífera Big Shell.

Retrospectiva: la historia de Metal Gear - parte 3

Cuando Sons of Liberty llegó al mercado en noviembre de 2001 supuso un éxito en todos los sentidos. Sin embargo, con el paso del tiempo las críticas han ido in crescendo, llegando a calificar la entrega como la más floja de la serie. La aventura estaba hasta arriba de texto, con largas escenas de corte y llamadas de radio aún más pesadas.

Los críticos argumentaban que el status de "juegos de autor" de las obras de Hideo Kojima -imprimiendo su visión en las creaciones- habían atraído cierta arrogancia hacia el entorno del creativo-director. Llegaron a poner la frase "A Hideo Kojima Game" en la portada del juego. Muchos no supieron cómo tomarse la temática del juego sobre la "memetic engineering", surgida a partir de la teoría de Richard Dawkins sobre los memes y los genes culturales. El poder secreto tras los sucesos de Sons of Liberty era The Patriots, un grupo omnipotente que filtraba y controlaba la información global con el fin de inclinarla según sus propios intereses y deseos.

En retrospectiva, Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty era una obra claramente adelantada a su tiempo a nivel de narrativa y de los asuntos que trataba. Aun así, nadie niega que el guión era de todo menos pobre, ni que necesitaba unos buenos tijeretazos.

SNAKE EATER

Para la siguiente entrega de la serie, Kojima volvería a los inicios de la saga Metal Gear. Era el momento de contar la historia del primer Snake, quien también se erige como el mejor soldado jamás conocido, el hombre que se convertiría en Big Boss. Durante el desarrollo de lo que se convertiría en Metal Gear Solid 3: Snake Eater, Kojima anunció que sería el último Metal Gear que dirigiría en su vida.

Retrospectiva: la historia de Metal Gear - parte 3

Metal Gear Solid 3: Snake Eater llegó al mercado a finales de 2004. El juego exploraba la historia del agente de Fox (no confundir con Foxhound) Jack, también conocido como Naked Snake, quien en el futuro sería el legendario Big Boss. La trama se situaba en 1964, en lo más alto de la Guerra Fría, cuando Naked Snake debía cumplir la misión de asesinar a su mentora The Boss, después de poner ésta el planeta al borde de la Tercera Guerra Mundial.

El sistema de juego de Snake Eater exigía mucho más al jugador, pues ahora tenía que tener en cuenta diversos factores constantemente. Además de llevar el sigilo a la jungla y a un nuevo terreno al aire libre, había que determinar cuál era el mejor camuflaje en cada entorno. Cada daño provocado a Snake debía tratarse en consecuencia.

El juego también estrenaba un sistema completamente nuevo para el combate cuerpo a cuerpo denominado CQC (Close Quarters Combat), mientras que el siempre fiel sistema de radar Solition se veía sustituido por una opción mucho más primitiva. Snake se veía incluso obligado a alimentarse de las criaturas salvajes autóctonas, para mantenerse fresco y alerta durante la misión. Esta trama sobre los orígenes estaba tan inmersa en la historia que un jugador novato en la serie debía afrontarla libreta, rotulador y Wikipedia en mano para no perderse a la primera de cambio.

A nivel temático, Snake Eater planteaba cuestiones sobre el relativismo, el patriotismo y el verdadero significado de las fronteras nacionales. Este conflicto también se representaba en la relación entre Naked Snake y The Boss, soldados que una vez lucharon codo con codo pero cuyas creencias los convirtió en enemigos durante aquel clima político.

Retrospectiva: la historia de Metal Gear - parte 3

Snake Eater iba a ser el último juego de Metal Gear firmado por Hideo Kojima. Para el siguiente capítulo de la serie pasarían la carga a un nuevo director. Los fans se mostraron escépticos y tensos, hasta el punto que diversas amenazas bastante serias, incluyendo algunas de muerte, llegaron tanto a Konami como a Kojima Productions.

Nunca se sabrá si llegaron a tener algún efecto, pero lo cierto es que Hideo Kojima volvió a sentarse en la butaca de dirección...

Muy pronto, la cuarta y última entrega de esta retrospectiva especial en Gamereactor.



Cargando más contenido