Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
ARTíCULO - CONTENIDO PATROCINADO

Un PC para jugar pese al calor

La refrigeración adecuada de una torre gaming también depende del diseño.

El calor ha llegado de golpe tras una primavera fresquita, y tal y como lo has notado tú en tus carnes lo está sintiendo tu PC en sus componentes. No debería hacer falta recordar lo mal que le sienta un exceso de temperatura a la electrónica y cómo reduce tanto su vida útil como el rendimiento que da mientras está funcionando. No sería necesario porque se nota al instante, al comprobar que no procesa de forma fluida, que se queda atascado y que sus ventiladores no dan más de sí. Por eso hay cada vez más y mejores soluciones al respecto, y no estamos hablando solo de componentes.

En un país como España, a la hora de escoger una torre gaming hay que pensar en su refrigeración tanto como en la placa base o en la GPU. Aquí no nos podemos permitir pasar por alto ese componente como en otras partes de Europa porque el sol abrasa las paredes de nuestras casas cuatro o cinco meses al año, no cuatro o cinco semanas. Pasar por alto esta realidad significa renunciar a sacarle el máximo a esa inversión tan importante y que tanto tiempo debe durar.

Apostar por la protección de nuestro equipo frente al clima tiene una ventaja doble, sirve para hacer virtud de la necesidad. Haber escogido un sistema de refrigeración y un diseño eficiente va a ser efectivo también para esas ocasiones en las que el calor no viene de fuera, sino de dentro. Supone tener lista una infraestructura que ayude a mantener a raya los calentones que estamos muy dispuestos a pegarle al jugar a un triple AAA con gráficos en calidad ultra; cuando el procesador recurre a su boost interno de frecuencia y da todo lo que tiene para que nosotros no notemos ni una leve caída de fotogramas por segundo en pantalla.

Un PC para jugar pese al calor

Sería una pena haber alcanzado esa calidad de juego y que, justo en ese momento, la CPU o la GPU llegaran a su tope de calor. Automáticamente se activarían sus mecanismos de protección y se produciría un bajón terrible, de esos que te sacan por completo de la experiencia en la que estés inmerso.

Los fabricantes lo tienen cada vez más en cuenta a la hora de escoger sus aliados y los componentes que ensamblan en sus equipos. Se nota en la evolución de la serie OMEN, pues sus últimas torres gaming incorporan por primera vez soluciones de enfriamiento de la marca Cooler Master. A la hora de configurar los nuevos OMEN 25L y 30L, tenemos la opción de escoger para la CPU entre una refrigeración de aire configurable de 92mm., ideal para usos corrientes, o una refrigeración líquida de 120mm. en caso de apostar por algo más avanzado e ir a por todas. HP también ha escogido a Cooler Master para las fuentes de alimentación de estos modelos, con opciones de hasta una PSU CM 80 PLUS platino de 750W.

Esencial, pero no suficiente. Los equipos más modernos, tanto en el campo de los portátiles como en el de los sobremesa, han demostrado que el diseño, la distribución y los materiales son también básicos a la hora de lograr una disipación eficiente de la temperatura interior. En los laboratorios de HP han descubierto que algo tan sencillo como elevar la torre sobre unas patas de goma de 15 mm. consigue una refrigeración mayor del sistema.

Es la línea general seguida en estos dos PC gaming OMEN 25L y 30L, en los que toda la distribución interior y la colocación de elementos no solo sigue los estándares microATX para que cualquier pueda cambiar piezas sin complicaciones, sino que también consigue una disipación mayor del calor generado en su interior. Entre las variantes del chásis existe una opción de compartimento delantero adicional para aumentar la ventilación con un ventilador del sistema RGB de 120 mm. de Cooler Master.

Un PC para jugar pese al calor

Una vez encontrada la solución de hardware ideal para mantener tu PC bien refrigerado, hay que estudiar también si habrá un software asociado que esté preparado para sacarle partido a todo este equipamiento. De ejemplos anteriores conocemos OMEN Command Center, la consola central de esta serie a través de la que se monitorizan, controlan y ajustan todos los procesos y el rendimiento. También el de la temperatura, o más bien, sobre todo el de la temperatura, a través de la función Center Fan Control, que permite escoger entre tres niveles: silencioso, normal y turbo.

En una situación como la actual, en la que el abanico de posibilidades y componentes es tan amplia, es imprescindible prestar atención a detalles que antes se pasaban por alto o en los que se pensaba que no había elección. Pero sí, la hay, y empieza a ser lo que marca la diferencia entre unos equipos y otros.

Para más información y todas las especificaciones, busca los distintos modelos y configuraciones de OMEN 25L y OMEN 30L en la HP Store.

Una nueva serie de torres gaming que estamos conociendo poco a poco en Gamereactor. Para saber más sobre su diseño y descubrir de dónde viene su nombre, consulta "De cuántos litros es tu torre gaming".

Un PC para jugar pese al calorUn PC para jugar pese al calor


Cargando más contenido