Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
artículos

El principio del fin de los juegos "only for"

Cuphead para Switch, Journey y Detroit para PC, Mario para móviles y Nvidia, ¡pero habrase visto!

- He visto que Journey va a salir para PC.
- Ni de coña.
- Sí, sí, en la Epic Games Store.
- Será otro juego, ese es solo para PlayStation.
- ¿Cuánto te apuestas?
- ¡20 euros!

Más o menos así perdí 20 euros estas navidades.

Estaba echando un rato con mi amigo jugón Paco, que tiene la colección más inabarcable de Steam que haya conocido, y que es un empedernido jugador retro. Eso sí, cada cosa en su plataforma.

Me explicaba que recientemente se había "pasado la Wii", refiriéndose a que había jugado los mejores juegos de Wii para conocer de primera mano cómo fue la consola.

Hablamos también de las plataformas actuales. Yo tenía Detroit: Become Human muy reciente, y le decía que esos juegos más cinematográficos eran una de las razones por las que recomendaría PS4. "Si eres de Forza, Halo y Gears tienes que comprar una Xbox", añadía a la tentación de Xbox Game Pass si quería ponerse a conocer la generación actual. Porque él es muy nintendero y sé que está a punto de hacerse con una Nintendo Switch.

Porque, claro, ni Detroit iba a salir de PS4, ni los juegos de Microsoft de su consola o Windows, ni los de Nintendo de sus plataformas. Ni Journey, faltaría más, de PlayStation.

El principio del fin de los juegos "only for"El principio del fin de los juegos "only for"
Journey y Detroit ya no son bazas para jugar en PlayStation.

Pues sí, así de abundante contesté con toda la arrogancia "porque trabajo en esto", ignorante y tonto de mí, que no me había enterado de lo de Journey en pleno puente de la Constitución. Nunca se conocieron los entresijos de los acuerdos o desacuerdos entre Sony y Thatgamecompany, pero cualquier jugador que lleve unos años en esto recordará cómo se presentaron Journey y demás como juegos absolutamente apadrinados para PlayStation, con evidente apoyo económico y comercial, y cómo Sony los vendía como propios.

¿Era un acuerdo de exclusividad temporal que expiraba a los siete años o ha sido una cesión reciente a base de talonario? ¿Fue publicidad engañosa el lenguaje que se empleó entonces? Preguntaremos y quizá nunca lo sabremos al detalle, pero el caso es que leer la confirmación de aquella noticia, junto con el correspondiente dolorcillo del pago a base de rondas aquella noche, me abrió los ojos para poder aceptar todo lo que vendría en los meses posteriores.

Que tampoco es nada nuevo, y los que peinamos canas recordamos la 'herejía' que supuso ver los juegos de Rare en consolas Xbox. Microsoft se marcó un puntazo, fuera cual fuese el rendimiento del estudio inglés poco antes y después de la adquisición, y ver a Banjo, Orchid y Joanna Dark desfilando por otras consolas escoció a más de un fan.

Antes, es de lo que iba esto. Elegías consola por identidad, no solo de marca, sino de catálogo e incluso de audiencia. Sabías qué tipo de experiencias y personajes te esperarían en el próximo lustro, casi con los ojos cerrados. Era una apuesta segura, porque esas franquicias eran a su vez las principales bazas de las fabricantes del hardware, las producciones en las que pondrían más esmero para celebración (y ventas) en su comunidad y para generar el pique y la envidia que movía el cotarro hace unos años. La verdad, era algo bastante útil que se está perdiendo, pero quizá no tenga tanto sentido en el panorama actual, con el tamaño de la comunidad actual, ni con la oferta y el tiempo actuales.

Me decía Paco que creía que God of War también saldría de PlayStation, le decía yo que "ese sí que no" porque Journey era a fin de cuentas una producción externa indie que bla, bla, bla, mientras que la serie de Kratos se hacía como súper-producción casera. ¿Y qué?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Está claro que tanto Sony como, sobre todo, Nintendo, ambas sin mercado en PC, van a ser mucho más recelosas y reticentes a la hora de permitir que sus franquicias exclusivas salgan fuera de sus máquinas, pues es en el combo de hardware y software donde hacen el mayor negocio, a la vez estimulando que las third parties compren licencia para sacar sus juegos.

Pero lo cierto es que el concepto de plataforma se está difuminando a pasos agigantados estos años, lo que propicia las colaboraciones cruzadas y la apertura de los responsables de licencias a hacer negocio fuera de casa. Ni siquiera Nintendo se resiste, y aparte de llevar sus personajes al cine y los parques de atracciones, ya ha lanzado cuatro juegos dedicados para móviles e incluso ha permitido por vez primera que sus propios clásicos salgan en otro hardware actual, como pasó recientemente con los juegos de Wii para Nvidia Shield.

Esta semana ha sido clave en esta tendencia. Los a priori intocables y en su día costosísimos trabajos de Quantic Dream salen de PlayStation por el mismo tipo de acuerdo misterioso que Journey, y así muy pronto Heavy Rain, Beyond y Detroit llegan a PC. Por otro lado, la "exclusiva Xbox para toda la vida" de Studio MDHR, Cuphead, sale para Nintendo Switch.

El principio del fin de los juegos "only for"
Se rumorea que habrá un Forza Street para móviles y que el propio Forza, Halo u Ori podrían seguir a Cuphead en Switch.

Esto último es un trato mucho más público y colaborativo que las exclusivas apadrinadas por Sony antaño, pues Nintendo y Microsoft llevan un tiempo reconociendo con buen rollo sus colaboraciones y promocionándolas juntos, y el propio Xbox Live se integrará como servicio en Switch, volviendo a difuminar cuál es la plataforma realmente.

No se puede negar que algunos fans de Sony y Microsoft se han enfadado con estos movimientos, como los de Nintendo cuando empezó a trabajar en móviles o los de MS cuando los juegos de Xbox empezaron a salir en PC. Porque, cuando te gastas 400 euros en una consola, quieres toda la atención y que se cumplan las promesas y las exclusivas. Aquella sensación de identidad, de relación con personajes y mundos, se puede estar estropeando, al igual que el juramento de "esto es lo que vas a jugar si compras nuestra plataforma". Pero, una vez más, con la confusión del término 'plataforma', con Google Stadia proponiendo un futuro sin máquinas en el que juegas desde un enlace y te saltas hasta las tiendas, con la mencionada Epic Games firmando a su vez exclusivas en su plataforma dentro de PC, quizá vaya siendo más necesario este peregrinaje. No es una cuestión exclusivamente del tan lógico "así lo puede disfrutar más gente", sino de visión y estrategia.

Porque el fan de Nintendo se enfadaría de igual modo viendo en Xbox a Samus Aran de Metroid Prime 4 o a Captain Falcon de F-Zero, pero se le pasaría enseguida y recibiría con los brazos abiertos "de vuelta a casa" a Jet Force Jemini, Conker o, ya que estamos, los juegos de Rare en la Nintendo 64 Mini. Y no se corta un pelo deseando Cuphead para Smash Bros. o soñando con Ori, Forza o Halo en Switch.

Entonces, ¿de verdad que también pasará con Uncharted o Zelda? ¿Qué apostamos?

El principio del fin de los juegos "only for"El principio del fin de los juegos "only for"
Algo como Rare Replay parece complicado en Switch por cuestiones de emulación, pero es inconcebible una N64 Mini sin los clásicos que posee Microsoft.
El principio del fin de los juegos "only for"
Con xCloud a la vuelta de la esquina, ¿quién dice que Nintendo no podría ceder sus valiosos clásicos para streaming y/o abrir el lanzamiento de algunos títulos a Xbox y Windows?


Cargando más contenido