Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
artículos

Toca posicionarse con o contra el modelo GeForce Now

Hay dos puntos de vista: o el jugador es dueño de la licencia y la reproduce donde quiere o es una acto de redistribución que debe pasar por caja.

Toca posicionarse con o contra el modelo GeForce Now

Es una lástima que no haya más gente todavía en GeForce Now, porque Nvidia está planteando una forma de aprovechar el cloud gaming muy ventajosa para el jugador habitual de PC. Tan ventajosa, que algunos publishers están comenzando a recular, a retirar su apoyo a esta forma tan distinta de acceder a sus títulos. Si alguna vez estuvo cerca eso de "no pagar dos veces por el mismo juego", parece que hay a algunos que no ven con buenos ojos que sea posible.

Aunque lleva ya un lustro en marcha, sigue habiendo mucha gente que desconoce GeForce Now, así que lo vamos a explicar de forma resumida y sencilla. En concreto, vamos a explicar cómo funciona ahora, pues en realidad esto es la segunda versión, antes era una plataforma-tienda cloud gaming idéntica a Google Stadia. Ahora no.

GeForce es una plataforma cloud gaming que te permite jugar a tus títulos de PC ya comprados en otras tiendas, como Steam, Uplay o Epic en un ordenador viejo o nuevo (PC o Mac), una tele con Shield TV y hasta un móvil Android. No hace falta que tu hardware sea potente porque todo se procesa en la nube y se envía la señal por streaming a tu pantalla. Esto permite que incluso puedas jugar con gráficos ray tracing sin tener una GPU RTX. Entre medias hay un proceso de descarga, instalación y verificación bastante tradicional, pero no es en tu equipo, es en una máquina virtual remota.

Toca posicionarse con o contra el modelo GeForce Now

Parece un concepto muy ventajoso para el usuario, ¿cierto? Es como poder llevarte tu biblioteca a cualquier lado dejando el PC en el escritorio. Nvidia gana porque cobra 4,99 euros al mes por el servicio de calidad, llamado Founders, pero incluso hay un periodo de prueba de tres meses gratis y una suscripción básica a coste cero con funciones limitadas. Además, promociona su marca y sus tarjetas gráficas.

Una buena idea, y por eso no es la única compañía que lo hace. En España, por ejemplo, tenemos Nware, una joven startup aun en fase de desarrollo que ofrece exactamente lo mismo. Siguen apareciendo más porque no hay una respuesta definitiva sobre la legalidad de este proceso. Sin embargo, grandes compañías y estudios pequeños están bloqueándolo de forma generalmente poco ruidosa.

Hay dos posturas. Dos puntos de vista que dan lugar a dos comportamientos. Mientras no haya demandas y sentencias de por medio, son posturas teóricas y morales, por lo que cada compañía de cloud gaming decide qué camino tomar. El de Nvidia es el de la colaboración, es decir, hablar con los estudios para que sus juegos formen parte o no del programa. Lo hace así porque tiene una gran relación con la mayoría de desarrolladores de alto nivel, con quien colabora en la optimización de software para sus GPU. No le conviene pelearse con Activision o con Microsoft, dos de las que han solicitado retirar sus títulos del catálogo. Otras como Bandai Namco o Ubisoft han reforzado su apuesta. Y Cyberpunk 2077 estará adaptado de lanzamiento.

Toca posicionarse con o contra el modelo GeForce Now
Control es uno de los últimos grandes juegos en llegar al catálogo de GeForce Now.

Por el no: redistribución sin derechos

Excepto un pequeño estudio independiente, quienes se han marchado de GeForce Now lo han hecho sin dar motivos. Raphael van Lierop, director de The Long Dark sí fue muy claro. Nvidia agregó su título sin permiso y pidieron que lo retiraran al darse cuenta porque "los desarrolladores deben poder planear su estrategia sobre cómo y dónde van a aparecer sus juegos". Incluso recibió un disculpa de la compañía taiwanesa y una propuesta de compensación, además de tener las puertas abiertas para volver en el futuro.

Este punto de vista entiende que el acuerdo de uso y disfrute de la licencia que paga el comprador del software virtual se sobrepasa con el cloud gaming al aparecer un intermediario que obtiene un beneficio. Equipara esta figura con la de un revendedor que no ha formalizado su posición y, por tanto, es una técnica fraudulenta.

No tiene en cuenta este modelo el beneficio que aporta poder llegar a un número mayor de usuarios, que independientemente del modelo tienen que comprar el juego en Steam o en la plataforma de turno para poder hacerlo correr posteriormente en la app de GeForce Now.

Por el sí: la licencia ya está pagada

En absoluto lo ven así desde la otra parte. Plantea que un usuario compra la licencia con total libertad de instalación en el equipo que desee, ya sea un PC de su propiedad o una máquina virtual que alquila a Nvidia u otro proveedor. Además, el proceso cumple con todos los acuerdos del EULA, que se deben volver a firmar en la primera instalación virtual. Porque la forma de controlar que no haya un abuso de licencia por multicuentas en el momento actual no es mediante el hardware sino a través de la activación de usuario, y eso se sigue cumpliendo. Por ir poco más allá en la comparación, ¿hay en realidad alguna diferencia entre tener tus juegos activos en dos equipos vía Préstamo Familiar de Steam y esto?

El punto de encuentro entre los dos modelos estaría en que Nvidia pagara una comisión a cada uno de los publishers, grandes o independientes, cuyos títulos estén en GeForce Now. Sin embargo, no parece que la rentabilidad sea muy alta si se ponen frente a frente el coste de ofrecer este servicio y la reducida cuota que cobra. Forzaría a un cambio de modelo, a volver al concepto de tienda cloud como Stadia. Es decir, a que los jugadores tengan que pagar dos o más veces por el mismo título.

Estamos ante la próxima lucha que se abre entre jugadores y compañías, con una corriente cada vez más fuerte pidiendo el llamado cross-buy. Los títulos free-to-play a base de coleccionables han abierto los ojos a la comunidad, que ve cómo es técnicamente posible repartirse de un dispositivo a otro una vez que la información personal recae en la cuenta de usuario almacenada en los servidores y no en las partida guardada en local. La fragmentación entre PC y consolas es, por el contrario, el mayor inconveniente; cada tienda cobra en torno a un 30% del precio de venta de comisión (excepto Epic Games y otras pequeñas) y no parece que vaya a ser posible encontrar una forma de que haya un reparto entre ellas.

Sin embargo, el cloud gaming conectado como el de GeForce Now y similares rompe esta disputa al convertirse en un puente, con o sin peaje. Hay que posicionarse porque estamos ante el principio de un debate que va a traer mucha cola ¿Con cuál de los dos puntos de vista estás de acuerdo?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad


Cargando más contenido